La posibilidad de que el gobernador Gustavo Bordet adelante las elecciones provinciales para el primer semestre de 2019, a fin de separarlas de los comicios presidenciales, es evaluada en el radicalismo de Entre Ríos.

Si eso ocurre, hay dirigentes que entienden que debería modificarse también la fecha de elecciones partidarias. Los mandatos de las autoridades de la UCR tienen una duración de dos años y se eligen en el mes de octubre de los años pares, justamente porque no hay elecciones. A fin de 2018, la UCR debe renovar sus conducciones provincial, departamentales y locales.

Pero la variante de un desdoblamiento electoral en Entre Ríos, con elecciones a gobernador, intendente, legisladores y concejales posiblemente entre marzo (internas) y mayo (generales) de 2019; sumado al adelantamiento de la campaña presidencial definida por el PRO en estos días, presume un mes de octubre de 2018 fuertemente atravesado por el proceso de las elecciones generales provinciales y nacionales del año que viene.

Las soluciones que se imaginan son el adelantamiento de las internas partidarias o, en su defecto, cerrar un acuerdo interno para prorrogar los mandatos por un año más.

Por lo pronto, el congreso partidario que se reúne este sábado en Paraná debe saldar una asignatura pendiente del año pasado: la conformación del tribunal electoral y de disciplina, que debe intervenir en la organización de las internas para la renovación de autoridades.
También el PRO
Una situación similar enfrenta el PRO. El partido que en la provincia lidera el ministro del Interior Rogelio Frigerio sabe bien lo que significa atravesar un proceso interno en plena campaña electoral.

Eso fue lo que ocurrió a principios del año pasado, cuando por una orden judicial promovida por la agrupación Alberdi, el PRO entrerriano se vio obligado a convocar a elecciones para terminar con su intervención, que llevaba casi cuatro años.

La dureza de la crítica que encabezó Hernán Blázquez y el fallecido Daniel Luján, junto con la decisión de Frigerio de ignorarlos, generaron unos meses de exposición mediática desgastante, que se coronó con una impugnación de la lista opositora con la que el oficialismo evitó la interna.

La superposición de la interna con el proceso de elecciones de diputados nacionales provocó una serie de contratiempos y pérdida de energías que se podrían haber evitado. No obstante, el deterioro público de la primera mitad del año que pudo haber sufrido el PRO entrerriano no hizo mella en las elecciones de octubre, como nada del orden provincial en una elección que se nacionalizó por completo.

Pero el año que viene se vota gobernador, intendentes, legisladores provinciales y concejales, muy posiblemente en la primera mitad del año. Y los mandatos en el partido que preside el único intendente entrerriano de PRO, Gustavo Hein (Basavilbaso), vencen en junio de 2019.
Fuente: Página Política

Claves

Interna UCR Cambiemos PRO

Publicá tu comentario

¡Tu comentario fue enviado con éxito!

La publicación del mismo está sujeta a la aprobación del moderador. Muchas gracias.

¡Escribí tu comentario!

* 600 caracteres disponibles

Comentarios

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

Publicá tu comentario

¡Tu comentario fue enviado con éxito!

La publicación del mismo está sujeta a la aprobación del moderador. Muchas gracias.

¡Escribí tu comentario!

* 600 caracteres disponibles