En su perfil de Facebook, Miguel Bonasso homenajeó a Guillermo Alfieri, que falleció el domingo pasado.


A continuación el texto:

En el Día del Periodista, mi homenaje al gran Guillermo Alfieri


Su maravillosa conciencia, de hombre comprometido y bueno, lo había dejado el domingo pasado. Pero yo me enteré de su partida recién hoy, precisamente en el Día del Periodista.

Él fue un gran periodista en tiempos difíciles, como queria Rodolfo Walsh. Estuvo junto a Alipio Paoletti, en uno de los más grandes diarios argentinos de los años setenta, que fue El Independiente de La Rioja. Un diario que solía ser fuente de información para la elite periodistística de la Capital. En una época en que el periodismo argentino era -sin ninguna duda- el mejor de lengua hispana.Como otros informadores valientes fue detenido, torturado y tuvo que aguantar cuatro largos e inciertos años de prisión durante la dictadura militar.

Hace algún tiempo estaba jubilado y se entretenía, allá en Paraná, en escribir magníficos relatos que nos regalaba en las redes sociales. Los medios de la posmodernidad -mayormente vacíos y mentirosos- no estaban interesados en este periodista de 82 años, mucho más talentoso que todas las plumas de colores de hoy en día. Así es la Argentina: produce grandes talentos y los deja arrumbados en el olvido.

Hace un tiempo hablamos por teléfono y lo leí hasta hace pocos días en los magníficos aguafuertes que me regalaba. Fui compañero de redacción de su hijo, que se llama Guillermo Alfieri como él. Un compañero leal y talentoso, que siempre fue muy delicado y generoso conmigo, tal vez porque me identificaba con su viejo, con esa generación tan sacrificada. Me acordé mucho de Guillermo Alfieri junior cuando me enteré de la muerte de su padre. Desde aquí, desde esta modesta trinchera, quiero hacerle llegar un fuerte abrazo y reiterarle lo que ya sabe: su padre fue un gran periodista y un gran hombre, de los que restan muy pocos.




Por Federico Malvasio

Hace unos meses, en rigor el 17 de marzo, con Jorge Riani y Juan Cruz Varela, fuimos a visitar a Guillermo a su casa. Lo llamó Jorge haciéndole saber que queríamos verlo. El hombre aceptó y nos recibió. Fue un sábado. Tomamos unos mates y hablamos de todo. De El Diario y del viejo diario que supo tenerlo como jefe de la Redacción. Hablamos de política, de la repetición de nombres de aquella época, la suya, y la actualidad. Abordamos la historia y narró anécdotas de Carlos Menem, cuando se iniciaba en tierra riojana. Contó su historia que escribió maravillosamente en el libro Ver de Memoria que le mangue al final de la visita. Libros y películas, una de sus dos grandes devociones, aparecieron en la charla. Entusiasmado, nos contó que estaba leyendo el último libro de Bonasso. Y que le gustaba. Reveló allí que había estado en contacto con su colega en los últimos años cuando el gobierno anterior decidió poner al frente del Ejército a César Milani, oriundo de La Rioja, donde Guillermo se desempeñó en El Independiente. Nos despidió con abrazo y con el pedido que “se repita”. La foto que ilustra esta anécdota fue ese día, en el que volvimos a escuchar al maestro.
Agrandar imagen
Fuente: Página Política

Claves

Periodismo Bonasso

Publicá tu comentario

¡Tu comentario fue enviado con éxito!

La publicación del mismo está sujeta a la aprobación del moderador. Muchas gracias.

¡Escribí tu comentario!

* 600 caracteres disponibles

Comentarios

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

Publicá tu comentario

¡Tu comentario fue enviado con éxito!

La publicación del mismo está sujeta a la aprobación del moderador. Muchas gracias.

¡Escribí tu comentario!

* 600 caracteres disponibles