A esta altura de los acontecimientos, no hay nada dicho y todo puede ser de aquí a los comicios de 2015 en el campo de la variada gama opositora.

Así como en Entre Ríos los guiños cruzados no tienen límites, van del Frente Amplio UNEN al PRO, de un sector de la UCR al massismo y del massismo a todo quien quiera, los movimientos son similares en todos los distritos del país, de cara al 2015, en un tablero con un oficialismo debilitado pero con un piso alto, lo suficientemente alto como para medirse exitosamente ante una oposición dispersa.

En este contexto, la legislación y la doctrina no son asunto que pueda adaptarse siempre a cualquier circunstancia. Y el fallo de la Cámara Nacional Electoral que habilitó en 2011 el doble pegado de boleta en Entre Ríos se constituye hoy en un paraguas bajo el cual en distintos puntos del país buscan darle marco a determinados acuerdos electorales.

Aquel fallo favoreció al Frente Progresista Cívico y Social que conformaron en 2011 la Unión Cívica Radical (UCR) y el Partido Socialista (PS). La boleta del candidato a gobernador Atilio Benedetti –junto a la del candidato a diputado provincial Lisandro Viale- conseguía la posibilidad de pegar con dos candidatos a presidente de dos alianzas diferentes: Ricardo Alfonsín, de Unión para el Desarrollo Social (Udeso); y Hermes Binner, del Frente Amplio Progresista (FAP).

Una interpretación de la autoridad electoral provincial –que mereció un reproche tardío de la Cámara- impidió que el fallo se aplicara. Pero está vigente. Y es materia de consulta en distintos puntos del país, según supo Página Política.

El doble pegado que no fue

La UCR y el PS, como Frente Progresista Cívico y Social, presentaron tres boletas sábana para la elección general de 2011. Los cargos municipales (Varisco en Paraná); y provinciales (Benedetti y Viale) pegaban con tres candidatos a presidente de distintas alianzas: Alfonsín (por esa coalición que se llamó Udeso); Binner, por el FAP que unió al socialista con el GEN de Margarita Stolbizer; y con Elisa Carrió, candidata a presidenta de la Coalición Cívica.

La autoridad electoral del distrito Entre Ríos impidió esa estrategia y el Frente Cívico y Social apeló ante la Cámara Nacional Electoral.

Ese tribunal impugnó el “triple pegado” pero le dio luz verde al “doble pegado” el 7 de octubre, a 16 días de la elección. Se entendió que el PS de Entre Ríos acreditaba vínculo jurídico con el FAP que proponía a Binner “en tanto es miembro de dicha coalición”. Lo mismo ocurría con la UCR, que “forma parte” de la Unión para el Desarrollo Social que postulaba a Alfonsín. No sucedía igual con la CC porque el partido de Carrió no tenía personería en Entre Ríos.

De todos modos, eso no importaba demasiado entonces. En las PASO de agosto de 2011 ya habían surgido los preferidos y Binner se había ubicado en tercer lugar en el distrito con un nada despreciable 13%, porcentaje que se elevaba considerablemente, llevando al PS al segundo lugar en Victoria y Paraná. Carrió, en cambio, no estaba entonces en su mejor momento: había superado apenas los dos puntos en las primarias.

La UCR y el PS presentaron la doble boleta, mandaron a imprimir y militaron cada fuerza su papeleta. Duró poco y luego fue un boomerang.
Agrandar imagen
Suspendido

El GEN –que llevaba la boleta de Ana D’Angelo para la Gobernación- apeló la decisión de la Cámara y reclamó la exclusividad en el pegado con Binner.

También apeló el PJ que consideró que su candidato, Sergio Urribarri, estaba en desventaja frente a Benedetti que iba a estar en tres boletas –contra una- en el cuarto oscuro. Además, observó que había una fórmula Benedetti – Binner, que estaba en la general pero no había pasado por las PASO.

Cinco días antes de la elección, la Junta Electoral de distrito obvió jurisprudencia clara y consideró que la apelación del GEN y del PJ ponía en suspenso las disposiciones del fallo de la Cámara. Con el voto en disidencia de Gustavo Zonis (entonces Juez Federal con competencia electoral), la presidenta de la Cámara Federal de Paraná, Cintia Gómez; y la titular entonces del Superior Tribunal de Justicia, Leonor Pañeda, impidieron el doble pegado, a cinco días de la elección y con la boleta nula circulando como válida en toda la provincia.

La Cámara Nacional emitió un duro reproche a la Junta que “carece de facultades para interpretar” si hay efecto suspensivo o devolutivo y que “se apartó sin fundamento de la jurisprudencia claramente aplicable al caso (…) desconociendo el carácter obligatorio de los pronunciamientos de esta cámara expresamente previsto en la ley que la instituye como autoridad superior”. Pero el llamado de atención llegó cuatro días después de la elección.

Hubo quejas infructuosas de la UCR para evitar que Pañeda fuera reelecta al frente del STJ. Hubo un pedido de juicio político a Pañeda que la mayoría oficialista rechazó sin más en la Cámara de Diputados.
Agrandar imagen
La elección ya había sido y el escrutinio provisorio terminado. Tres años y medio después, hay quienes le sacan el polvo a ese fallo pasado por alto, ahora con la mirada puesta en 2015.

Mirada esa resolución judicial a la luz del escenario actual surge, en principio, que no aparecerían impedimentos de acuerdo con el PRO a simple vista y que las perspectivas de asociación con el massismo dependerían de la herramienta jurídica con que el Frente Renovador juegue finalmente en Entre Ríos y su concordancia con el partido nacional que postule al ex intendente de Tigre.
Fuente: Página Política

Claves

Justicia

Publicá tu comentario

¡Tu comentario fue enviado con éxito!

La publicación del mismo está sujeta a la aprobación del moderador. Muchas gracias.

¡Escribí tu comentario!

* 600 caracteres disponibles

Comentarios

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

Publicá tu comentario

¡Tu comentario fue enviado con éxito!

La publicación del mismo está sujeta a la aprobación del moderador. Muchas gracias.

¡Escribí tu comentario!

* 600 caracteres disponibles