Las preguntas

1) ¿Por qué hacía falta una regulación de los centros?

2) ¿Cómo pensás que va a ser la instrumentación de la ley en las escuelas?

3) ¿Qué aportes puede hacer la creación de un Registro Único de Centros (dependiente del Consejo General de Educación y de la Secretaría de la Juventud)?

4) ¿Cómo fue el proceso de debate en tu agrupación del texto de la ley?


Paula Sueldo, de la Unión de Estudiantes Secundarios (UES); Arantxa Bernardis, de la Juventud Radical en secundarios (JR); Santiago Haddad, del Movimiento Nacional Reformista (MNR) vinculado al Partido Socialista; y Candelaria Vírgala de la JP Descamisados dan cuenta del debate que dieron sobre el tema en el seno de sus agrupaciones; evalúan cómo será la implementación concreta en la vida institucional de sus escuelas; y miden de qué modo impactará en la participación política y en la conformación de cuadros dirigentes.

Paula Sueldo (UES). Escuela del Centenario

1) La regulación de los centros era sumamente necesaria porque si bien hoy no hay ningún impedimento legal para formar un centro, aún siguen existiendo instituciones que no garantizan este espacio de participación a los y las estudiantes. Impiden de ese modo el poder organizarse, representar y defender a los compañeros de forma democrática, en la lucha por nuestros ideales y derechos.

2) La imagino de manera muy positiva. Creo que los y las jóvenes que somos hoy secundarios sabemos de la ley y la vamos a militar y hacer llegar a las diferentes instituciones. Además, está recibiendo el acompañamiento de varios organismos que cuentan con proyectos para difundirla.

3) La creación del Registro es muy importante y como provincia es un paso muy grande que vamos a dar. Nos brindará la posibilidad de conocer cómo se constituye cada centro, sus representantes y los delegados del establecimiento, así como su estatuto. Vamos a saber cuál es la situación particular que se vive en cada institución, dónde no se cuenta con centro y lo principal, será un apoyo para los nuevos centros que se van a formar.

4) El proceso de debate de la ley fue sumamente enriquecedor. No fue algo sencillo, debido que a veces se contraponían opiniones, pero más allá de eso todos buscamos lo mismo con esta ley. Fueron varios meses de juntarnos y tratar artículo por artículo, tratando de no dejar nada suelto, teniendo siempre presente las diversas situaciones o falencias que se nos presentan como estudiante así como también las experiencias que nos deja el trabajar con centros de otras escuelas.

Arantxa Bernardis. Juventud Radical. Colegio del Huerto

1) Hacía falta ya que no en todos los colegios estaba permitida la conformación de los centros de estudiantes. A partir de esta ley, se logran estos ámbitos de participación y expresión de muchos jóvenes interesados en poder ser partícipes de las cuestiones que viven a diario, que se preocupan de la realidad de su colegio y sus compañeros. La ley es la que nos da el derecho de organizarse.

2) Creo que cada escuela va a responder de manera diferente en la instrumentación de la ley. Espero que el personal docente y los directivos de las escuelas incentiven a los chicos a la creación de los centros y nos den una base objetiva de pensamientos e ideas para que cada escuela y casa estudiante pueda optar libremente por lo que considere correcto.

3) El Registro Único de Centros me parece innecesario. La ley tendría que darnos el derecho de hacer política sanamente. No me gusta un registro que, más que de centros parece ser de datos de quiénes militan y quiénes no y para quién. Más teniendo en cuenta que había una propuesta para sacar las banderas partidarias de las escuelas y el gobierno no quiso. Que exista la posibilidad de que los partidos entren a los colegios y bajen una ideología determinada, y que toda esa información esté en un registro, me parece que va en contra de un desarrollo sano de los primeros pasos políticos.

4) Con los chicos arrancamos viendo el primer proyecto del gobierno. Entre otras cosas estipulaba el derecho a la conformación de cada centro en cada escuela pero tenía cosas como la misma fecha, el 16 de septiembre, para los comicios en todas las escuelas de toda la provincia. Es re-importante para nosotros conmemorar a los chicos de la Noche de los Lápices y lo que sufrieron por formar parte de centros. Pero el día de los comicios es oportuno que lo fije cada estatuto de cada escuela para que nadie de afuera pueda hacer una campaña general en todos los centros de estudiantes. Sería un caos y yo no quiero que los políticos nos utilicen para sus propios intereses. También analizamos el tema del Registro Único y presentamos otra propuesta según la cual ningún partido podía financiar ningún centro de estudiantes y que en las escuelas no podía haber banderas partidarias, marchas de los partidos ni podían los centros usar los mismos nombres. Lamentablemente no la incluyeron en el proyecto.
Candelaria Vírgala.

JP Descamisados. Colegio La Salle

1) La lucha por la reivindicación de los derechos de los estudiantes es histórica, es un reclamo generacional que siempre se ha hecho desde la juventud hacia la dirigencia política. La existencia de una ley surge en el marco de un proceso de incremento de la participación de la juventud a nivel nacional. Es esencial que se nos garantice en el ámbito escolar la participación, un lugar, un órgano que represente nuestros intereses, que defienda nuestros derechos. Esta ley viene a darnos un respaldo para enfrentar a quienes todavía tienen miedo de que los jóvenes tomemos la posta; a que podamos seguir avanzando en la construcción de la reivindicación estudiantil.

2) Creo que no se trata de imaginar ese proceso sino de ponerlo en acción. Esta nueva ley es un logro importantísimo, pero ahora es cuando empieza otro largo proceso: el de que todas las escuelas de nuestra provincia tengan un centro. Tenemos que ir escuela por escuela incentivando a los pibes a que se sumen, explicar qué es un centro, para qué sirve y lograr transmitir la verdadera importancia de nuestro rol en este momento. Claro que las redes sociales, medios de comunicación, son un aporte que suma a la difusión, pero el contacto entre nosotros, los jóvenes, consideramos que es fundamental.

3) La creación de un Registro Único va a formalizar los centros de cada escuela y gracias a él vamos a contar con la información necesaria para poder ponernos en contacto entre los mismos estudiantes entrerrianos para futuros proyectos. A la vez, va a facilitar la creación de lo que va a ser la Federación de Estudiantes Secundarios, la cual será integrada por un delegado por cada departamento. Va a ser un espacio interesante, donde vamos a poder encontrarnos con las distintas realidades y formas de organización de los distintos lugares de nuestra provincia.

4) El debate fue muy enriquecedor. Creo que todos pudimos crecer y aprender un poco más discutiendo y armando esta ley hecha por y para nosotros. Sabemos que es un gesto de nuestra dirigencia política, como lo han sido otras políticas de juventud, es una invitación a que sigamos construyendo y haciendo política, que sigamos contagiando pibes. Haber podido entregarle el proyecto de ley en manos al gobernador, fue una experiencia inolvidable. Como lo fue el día que se aprobó la ley, la felicidad que nos invadía en ese momento era inexplicable. Todo el tiempo y esfuerzo invertido lo valió un 100 %.

Santiago Haddad. Movimiento Nacional Reformista (MNR) en secundarios. Paraná High School.

1) Desde el MNR secundario creemos que es fundamental la regulación de los centros de estudiantes ya que garantiza el marco legal para que los estudiantes se puedan agremiar, permitiendo un mayor nivel de organización y el respaldo para que no sea negado este derecho. Estamos de acuerdo con que el estudiante, que es el actor más importante de la comunidad educativa, tenga la posibilidad de organizarse y reclamar por lo que cree justo.

2) Imaginamos que el rol fundamental lo deben llevar adelante los órganos de aplicación, pero creemos importante que el estudiantado se apropie de esta ley. El éxito tiene que ver con el compromiso de los estudiantes y que entendamos que la participación política es la herramienta para lograr esa sociedad que colectivamente queremos alcanzar.

3) El Registro Único va a darnos un aporte muy importante en la medida que éste brinde información accesible para cualquier estudiante o ciudadano que la requiera de manera rápida, útil y actualizada de los centros de estudiantes. A su vez podrá servirnos para ver datos concretos que permitirán obtener estadísticas sobre el crecimiento de los centros de estudiantes, su evolución en el tiempo, fortalezas y debilidades, y el desarrollo territorial de los mismos.

4) En diciembre, cuando el compañero Lisandro Viale estaba elaborando el proyecto que finalmente presentó el 3 de diciembre de 2012, nosotros fuimos partícipes de la redacción del mismo. Dimos nuestro punto de vista, como estudiantes y militantes políticos, colaboramos en el articulado. Ésta es una práctica que llevamos adelante constantemente en diversos temas. Nos sentimos muy contentos cuando supimos que este proyecto se iba a tratar pero nos sorprendió lo similar que era la propuesta del Ejecutivo respecto al nuestro, que fue presentado cuatro meses antes.

Participación y compromiso

–¿La ley impactará en los niveles de participación?

–Paula Sueldo (UES): No tengo dudas de que la ley va a impactar en los niveles de participación de los y las estudiantes. Se reconoce el derecho de poder formar y participar de este órgano representativo y se logra que, finalmente, todas las instituciones tengan este espacio.

–Arantxa Bernardis (JR): Esta ley está muy vinculada con la del voto a los 16 años. No sé si uno está listo para votar a los 16 años. Va a ser muy importante el rol de cada escuela en la formación cívica de ahora en más.

–Santiago Haddad (MNR): Sí, entendemos que la ley contribuye en gran medida a fomentar la participación, pero reiteramos que es importante que los estudiantes nos apropiemos de esta ley y nos animemos a llevarla adelante con gestión política, para transformar la realidad de nuestras escuelas, porque ¿quién mejor que nosotros para señalar lo que necesitamos?

–Candelaria Vírgala (JP Descamisados): Claro, viene a eso. ¿Qué mejor lugar para los jóvenes que la política, que el de la participación? El Centro de Estudiantes es un hecho plenamente político. Algunos le tienen miedo a la palabra “política”, o la relacionan directamente con lo partidario para que olvidemos lo fundamental: que la política es una herramienta de transformación, de cambio. Y esa herramienta tenemos que llevarla a los colegios.

Cómo será la organización estudiantil

Las organizaciones estudiantiles funcionarán ahora en línea con lo que dispone una ley. Se crea un Registro Único de Centros y se establecen plazos para que los haya en las escuelas en que no funcionan. Se crea una federación provincial y se determinan obligaciones para las autoridades escolares.

Con la reapertura democrática, a partir de1983, se reabrieron lentamente los Centros de Estudiantes en las escuelas secundarias de toda la provincia. Hubo un reverdecer entonces, en la vida política de las instituciones educativas; decayó en la década de los 90; y ha recuperado un vigor inusitado a partir de 2003.

Siempre se funcionó con escuetas reglamentaciones de la autoridad educativa, adaptadas a la realidad de cada institución.

Pero en línea con la decisión del gobierno provincial de fomentar estas organizaciones, junto con la nueva ley del voto a partir de los 16 años, el Ejecutivo envió un proyecto a la Legislatura. Con mínimos cambios, fue aprobada la ley de Centros de Estudiantes en la Legislatura entrerriana.
La norma alude al derecho de los estudiantes de agremiarse en centros, fija objetivos de estas organizaciones, dispone órganos de funcionamiento y establece, entre otras cuestiones, un Registro Único de Centros de Estudiantes con una serie de requisitos a tener en cuenta.

Alcances

La ley incumbe a los centros que deberán funcionar en las escuelas de nivel secundario, terciario no universitario y carreras de educación no formal de más de un año de duración, establecidas en jurisdicción provincial.

Entre otros fines de la organización estudiantil se establecen: a) defender y asegurar el cumplimiento y pleno ejercicio de los derechos estudiantiles; b) contribuir al desarrollo de una cultura política pluralista; c) representar equitativamente a los alumnos de la institución educativa; d) realizar propuestas relativas al mejor funcionamiento respecto de la convivencia armónica en el establecimiento educativo; h) comprometer al conjunto de la comunidad educativa en la discusión de los temas que tienen a los estudiantes como protagonistas.

La ley faculta a los centros a darse su propio estatuto, aunque se fijan como criterios “el principio de representación proporcional y la aplicación de los procedimientos democráticos” para su funcionamiento, en línea con la Constitución nacional y la provincial. Se establece el sistema del voto secreto, universal y obligatorio, para la designación de autoridades.

El artículo 7º implica un cambio sustancial con el estado actual de cosas: en las escuelas que no cuenten con centro, las autoridades tienen obligación de convocar a elección de delegados por curso a los fines de que ese conjunto de representantes designe Junta Electoral y proceda, en plazos breves de no más de 30 días, a concretar la elección.

Conducción

La ley contempla la convivencia de tres órganos de funcionamiento de la vida política estudiantil: la Asamblea General, como órgano máximo de conducción; el Cuerpo de Delegados; y la Comisión Directiva (CD) del centro.

La norma también dispone una serie de prescripciones para las autoridades de las instituciones educativas. Deberán “facilitar los medios necesarios para la implementación y funcionamiento del Centro de Estudiantes; arbitrar las medidas conducentes para asignar un espacio físico determinado dentro del establecimiento para el funcionamiento del centro de estudiantes, con carácter permanente”. Por otro lado, los directivos deben “informar a la comunidad educativa los alcances de la ley, y brindar asesoramiento acerca del modo de implementación de la misma”. Deben disponer que se cuente con los recursos para atender “los gastos que demande el acto eleccionario” y garantizar la confección y actualización permanente de “el padrón de electores, el que deberá contener los nombres de todos los estudiantes regulares del establecimiento”.

Por otro lado, se contempla la creación de una organización provincial, una Federación de Centros de Estudiantes de Entre Ríos que supo existir a mediados de los 80. La norma dispone la conformación provisoria, con representantes de cada departamento, hasta tanto se consolide ese nuevo espacio institucional a nivel provincial.

REGISTRO. El artículo 31 crea “el Registro Único de Centros de Estudiantes, que funcionará bajo la dependencia del Consejo General de Educación y la Secretaría de la Juventud de la provincia”.
Ese registro inscribirá a los Centros de Estudiantes que hayan presentado la siguiente documentación: copia del estatuto; nómina de integrantes del Cuerpo de Delegados; y de los integrantes de la Comisión Directiva.

Semillero

–¿Cómo impacta la ley en la conformación de la futura dirigencia política?

–Paula Sueldo (UES): Va a ser un gran aporte en la conformación de dirigentes a futuro. Es en la escuela donde damos nuestros primeros pasos en relación a formar parte de una sociedad. La escuela no debe ser sólo el lugar donde se nos llene la cabeza de conocimientos y se nos haga repetir textos sin sentido alguno, si no un espacio donde además de aprender, se inicie nuestro camino como ciudadanos y personas críticas.
–Arantxa Bernardis (JR): El aporte principal es que ahora tenemos derecho al libre ejercicio de la política en las escuelas. Lástima que esa libertad tiene la sombra de que los partidos puedan decirles a los jóvenes cómo son las cosas y no dejen que lo averigüemos solos. Por lo que surge de la nueva ley, es posible que así sea.

–Santiago Haddad (MNR): Estamos convencidos de que los centros nos van a dar una práctica política elemental, para que el día de mañana podamos replicar en todos los ámbitos en donde se tengan que tomar decisiones colectivas. Creemos que va a elevar los niveles de participación y de debates ideológicos. Va a posibilitar que la formación ciudadana, que tantas veces la vemos desde la teoría, la logremos en la práctica misma dentro del centro.

–Candelaria Vírgala (JP Descamisados): La ley viene a incrementar la participación de los jóvenes. Ojalá en el mismo proceso, los mismos pibes vayan identificándose con ideales, con proyectos políticos, con ideologías, las que sean, pero que lo hagan, que se sumen, que militen. Necesitamos formarnos. No hay momento revolucionario de la historia donde los jóvenes no hayamos sido parte; éste es uno. Los jóvenes somos el futuro. Mañana va a ser esta generación a quien le toque tomar las riendas de nuestro país, y debemos prepararnos para eso, y no olvidarnos de los que vendrán, porque luego les tocará a ellos.
Fuente: El Diario

Claves

Universidad

Publicá tu comentario

¡Tu comentario fue enviado con éxito!

La publicación del mismo está sujeta a la aprobación del moderador. Muchas gracias.

¡Escribí tu comentario!

* 600 caracteres disponibles

Comentarios

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

Publicá tu comentario

¡Tu comentario fue enviado con éxito!

La publicación del mismo está sujeta a la aprobación del moderador. Muchas gracias.

¡Escribí tu comentario!

* 600 caracteres disponibles