De la mano, y retroalimentandose, continúan en pie la huelga de docentes universitarios y la toma de facultades que protagoniza fundamentalmente el movimiento estudiantil.

Luego de más de diez días de intensa dinámica y en la quinta semana consecutiva de paro, se viven horas de definiciones aun cuando se sabe que el reclamo por más presupuesto para la Universidad pública será bandera a levantar alto mientras esté en vigencia un modelo político y económico que borró de un plumazo el Ministerio de Ciencia y Técnica.

En lo que refiere al reclamo salarial, habrá novedades el viernes y en Buenos Aires. Ese día, Conadu y Conadu Histórica --de las que son gremios de base los sindicatos entrerrianos AGDU y Sitradu-- definirán qué hacer con la nueva propuesta salarial de Nación para los docentes.

Por estos días, se votan mandatos por facultades, a lo que se añade un modelo de consulta virtual por parte de AGDU. El lunes, el gobierno ofreció un 25 % o, en rigor, un 10% más que se agrega al 15% que ya había otorgado.
Las tomas
A todo esto, una postura gana peso en un sector docente. Se mociona que se levante la toma de facultades y se planteen mecanismos alternativos de sostener el reclamo universitario en el tiempo.

El martes, el asunto fue tema de extensa discusión en Ciencias de la Educación. Finalmente, los trabajadores de la educación resolvieron por mayoría conformar una comisión que “negocie” con los estudiantes la cesión de algunos espacios físicos para el desarrollo de determinadas actividades académicas e institucionales. Es que la situación de la toma es la que garantiza en un 100 por ciento la paralización de la actividad.

En ese marco, hubo quienes, por caso, reclamaron su “derecho a trabajar” ante la resistencia a que tal cosa suceda por parte de quienes sostienen la medida de fuerza. Desencuentros y críticas cruzadas marcaron el clima en la sede de calle Buenos Aires, en la mañana de este miércoles.

En Trabajo Social, aunque de modo menos intenso, también se le da forma a una propuesta que postule “rever” la modalidad. Desde el decanato y con el aval de algunos docentes se empieza a motorizar esta idea. En la unidad académica de calle Almirante Brown, cada día, hay asamblea interclaustros a partir de las 17.

En las dos instituciones hay un hecho contrastable: la unidad que en el marco de la toma se dieron las distintas agrupaciones estudiantiles, a diferencia de lo que caracterizaba el inicio de la medida de fuerza. Contra quienes advierten que la toma es contraproducente para sostener la lucha de la comunidad universitaria, los estudiantes y buena parte del sector docente rebaten el argumento y, por el contrario, aseguran que fue esta modalidad la que dio visibilidad al conflicto.

Los salarios

Con relación a la propuesta de incremento salarial planteada el lunes, el dirigente de Sitradu, Alejandro Haimovich, precisó: “Se trata de un 10% más, con sumas que son remunerativas y no bonificables lo cual constituye un retroceso porque en 2006 habíamos conseguido que todos los aumentos sean sobre el básico y en blanco”. Añadió que se contemplan cláusulas de revisión en diciembre y en febrero.

Mencionó que Conadu Histórica debatirá qué hace con la propuesta el viernes, en congreso nacional, en base a lo que discuta cada organización en las universidades de todo el país. “Mientras tanto, sigue el paro”, dijo Haimovich.

En relación a las tomas apuntó que “lo salarial es una parte en el marco de una lucha más amplia por el presupuesto, lucha en la cual es absolumente significativa la participación estudiantil que es la que siempre mueve el amperímetro”. “Como Sitradu apoyamos las tomas que llevan adelante los estudiantes. Venimos siendo parte de la asamblea interclaustros, adherimos y participamos”, remarcó.

Por su parte, Patricia Riobó, secretaria General de AGDU afirmó que “independientemente de lo que resuelvan los gremios docentes (Conadu también resuelve el viernes, en plenario nacional), la lucha va a seguir adelante”. “No se resuelve aquí ni el tema del presupuesto universitario ni los recortes al presupuesto en ciencia y tecnología, lo que incluye la decisión de bajar de categoría al ministerio”, agregó.

“Estamos ante el ajuste a ciencia y técnica, ante la baja de categoría al Ministerio de Salud lo que es una pérdida tremenda, un riesgo muy grande para los argentinos”, enmarcó la dirigente sindical.

Si bien evaluó que “la propuesta salarial que dio el gobierno nacional es mejor a lo que venía siendo” hizo notar que “tiene imprecisiones respecto de cómo va a seguir la negociación”. Coincidió con Haimovich en que “es un retroceso ese aumento no bonificable”. “No estamos satisfechos y estamos en un contexto del país muy difícil, en una situación caótica que se va a expresar en la discusión que se den los docentes para dar mandato”. Vale mencionar que Conadu, a nivel nacional, ya había levantado el paro cuando se vislumbró la nueva instancia de negociación con Nación. Aun así, AGDU tuvo posición distinta en Entre Ríos, impulsando la modalidad de “paro activo”.
Fuente: Página Política

Claves

Paro docente universitarios

Publicá tu comentario

¡Tu comentario fue enviado con éxito!

La publicación del mismo está sujeta a la aprobación del moderador. Muchas gracias.

¡Escribí tu comentario!

* 600 caracteres disponibles

Comentarios

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

Publicá tu comentario

¡Tu comentario fue enviado con éxito!

La publicación del mismo está sujeta a la aprobación del moderador. Muchas gracias.

¡Escribí tu comentario!

* 600 caracteres disponibles