Pese a que el PRO Entre Ríos ya tiene 10 años de historia, la estructura siempre termina por tener su base verdadera en Buenos Aires.

Tanto es así que otra vez la fuerza está intervenida y es probable que así siga siendo el tiempo suficiente para que sea éste el marco de las definiciones de cara al 2015. La fuerza sigue bajo control porteño, con Rogelio Frigerio como interventor, quien ya ocupó un lugar clave como jefe de campaña de las legislativas de 2013.

La fuerza que desplazó a la UCR al tercer lugar, merced a la figura del ruralista Alfredo De Angeli, reorganiza ahora su estrategia de alianzas, luego de la experiencia de acuerdo con Jorge Busti. Aquel frente terminó el mismo día de la elección que consagró al referente de Federación Agraria como senador nacional y a Cristina Cremer como diputada nacional. Ya para la asunción, la esposa de Busti no tenía compromisos con el jefe de Gobierno porteño y sumaba para las filas de Sergio Massa.

En foco

Pese a esa historia del PRO atada a la voluntad porteña, con el tiempo ganan peso las voces que en Entre Ríos aconsejan volver a poner la mirada en la UCR como eventual aliada. No fue distinto en 2013 pero desde el macrismo atribuyen el fracaso de ese intento a “la intransigencia” radical de no negociar el candidato a senador que fue Atilio Benedetti, desplazado por el ruralista en la banca entrerriana de la oposición.

Los PRO locales ponen en la balanza que el radicalismo en la provincia está lejos de ser lo que en otros distritos. Acá garantiza una estructura aceitada que el PRO no tiene. Ese es el mito que, con dificultades, la UCR logra confirmar en cada elección.

Ven una desventaja, en cambio, en una institución con reglas precisas, infranqueables. “Esa democracia permanente, que a veces se valora, otras complica. Hay conversaciones con todo el mundo en el radicalismo pero no hay nada garantizado si no se aprueba en el congreso o en el comité”, dijo un referente del PRO a Página Política, referente que desconoce esos mecanismos siendo parte de una fuerza con decisiones más a la mano.

En principio, y si sólo se tratara de eso, el “escollo” estaría ya salvado en función de que el congreso partidario avaló una cláusula flexible que, de antemano, no veta ninguna fuerza política como eventual aliada de la UCR.

Condiciones

Para el PRO, como lo fue en 2013, sería innegociable la postulación de De Angeli a la Gobernación. En cambio, hay quienes opinan que la UCR debe tomar las riendas en Paraná para lo cual anotan al ex intendente Sergio Varisco con quien hay buena sintonía ya desde las legislativas.

Esa es la idea: De Angeli Gobernador, Varisco Intendente en el marco de un acuerdo PRO – UCR. Afirman en el macrismo local que la apuesta apunta en ese sentido y saben que para que tal cosa suceda debe darse, en primer lugar, un acercamiento a nivel nacional entre UNEN y Macri. Y a su vez, se intuye que eso depende del peso específico que de aquí al momento de las definiciones ganen las expresiones progresistas en torno a la figura del socialista Hermes Binner. Es que tanto a nivel nacional como provincial, por el momento, si la UCR se acerca al socialismo se aleja del PRO.

“No hay radical que no coincida con la necesidad de llegar a un acuerdo con De Angeli”, resume el macrista entrerriano. Cierto. También es verdad que en el partido centenario la mirada está puesta exclusivamente en la figura del ruralista, y si se lo puede despojar del sello del PRO, mejor.
Fuente: Página Política

Claves

2015 Varisco De Ángeli

Publicá tu comentario

¡Tu comentario fue enviado con éxito!

La publicación del mismo está sujeta a la aprobación del moderador. Muchas gracias.

¡Escribí tu comentario!

* 600 caracteres disponibles

Comentarios

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

Publicá tu comentario

¡Tu comentario fue enviado con éxito!

La publicación del mismo está sujeta a la aprobación del moderador. Muchas gracias.

¡Escribí tu comentario!

* 600 caracteres disponibles