En la provincia la disputa electoral del 22 de noviembre entre Mauricio Macri y Daniel Scioli presenta algunas particularidades. Aunque el gobernador electo, Gustavo Bordet, es del Frente para la Victoria, en Entre Ríos ganó Macri, por una diferencia de 1.035 votos sobre Scioli.

Ese es el punto inicial con el que se juega la partida en la provincia de Sergio Urribarri, que necesita revertir la suerte de Scioli en su territorio si quiere mantener viva la expectativa de integrar un eventual gobierno del motonauta.

Macri fue votado por 314.057 entrerrianos, Scioli por 313.022. Tercero quedó Sergio Massa con 164.799 votos, cuarta Margarita Stolbizer, con 17.501, le siguió Nicolás del Caño con 14.420 y Adolfo Rodriguez Saá con 7.925.

Se puede suponer que los votos en blanco (fueron 96.798 el 25 de octubre) se mantendrán ahora que se achican las opciones presidenciales a dos. Y que se incrementarán, porque la izquierda ya había anticipado que votaría en blanco en un ballottage y, ahora, el Partido Socialista, según confirmó el ex candidato a gobernador Lisandro Viale a Página Política, hará lo propio. (Entre paréntesis: tanto lío por pegar la boleta con Margarita, y Viale terminó obteniendo más votos que su candidata a presidente: 19.908, sobre 17.501).

Contando sólo los votos positivos de octubre, el 100% es 775.787 sufragios en Entre Ríos. Quiere decir que, en la hipótesis de que se mantengan ese número de votos, quien obtenga la mitad más uno de esa cifra ganará el ballottage en el distrito: el número de la victoria es 387.893 votos más uno.

Para alcanzar esa cifra, Macri debe sumar 73.837 sufragios y Scioli 74.872. ¿De dónde salen esos votos? Centralmente de los electores que en octubre votaron a Massa, porque la izquierda y socialismo proponen votar en blanco y, más allá de que ningún partido es dueño de sus votos, cuesta imaginar que alguien que haya elegido una de estas dos opciones de mayor carga ideológica elija ahora a Scioli y mucho menos a Macri.

Quedan aún los 7.925 entrerrianos que votaron por Rodríguez Saá. Se supone que este es un voto peronista, que llevado a la opción del ballottage se volcaría en su gran mayoría a Scioli.

El candidato del Frente para la Victoria tiene otra fuente importante en la que abrevar: Bordet. El gobernador electo obtuvo 12.856 votos más que Scioli. Otra vez: nadie es dueño de los votos, pero por muchas razones cuesta imaginar que alguien que puso el voto por Bordet lo haga ahora por Macri.

El interrogante central sigue siendo a dónde irán los votos de Massa. En el caso de Entre Ríos, qué porción del electorado de Massa es atribuible al candidato a gobernador Adrián Fuertes (que, por cierto, recibió 44 mil votos menos que Massa) y qué impacto pudo tener entre sus electores no ya su apuradísima opción por Scioli, sino la decisión de anunciarla en una reunión en Casa de Gobierno junto a Urribarri.

Está claro, además, que las otras vertientes del massismo en la provincia, que integran referentes como el ex gobernador Jorge Busti y el ex intendente de Gualeguaychú, Emilio Martínez Garbino no tienen una posición tomada y les cuesta adoptarla. Está tan claro como que poseen una firme identidad peronista y, también, que en las elecciones de 2013 fueron aliados de PRO en la provincia. En buena medida, el futuro político de Urribarri está por estas horas en manos de Busti.
Fuente: Página Política

Publicá tu comentario

¡Tu comentario fue enviado con éxito!

La publicación del mismo está sujeta a la aprobación del moderador. Muchas gracias.

¡Escribí tu comentario!

* 600 caracteres disponibles

Comentarios

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

Publicá tu comentario

¡Tu comentario fue enviado con éxito!

La publicación del mismo está sujeta a la aprobación del moderador. Muchas gracias.

¡Escribí tu comentario!

* 600 caracteres disponibles