Urnas. Primarias. Generales. Sueño entrerriano. Equilibrio. Pases. Más pases. Minga vuelve. Busti vuelve. La lista de Urribarri. ¿Barreto? ¿Gervasoni? ¿Gaillard? Votá Urribarri. Vuelve la lista 3. La Lista de Benedetti. De Ángeli conciliador. De Ángeli senador. UCR sin banca. Massa. Cristina en Paraná. Bicentenario. Viene Lilita. Viene Sanz. No alcanza. El sueño entrerriano. Cada vez más cerca. Urnas.

El año que termina vio el inicio rutilante y la pérdida de brillo, a los seis meses, de lo que se denominó “el sueño entrerriano”. Es el nombre que le ha puesto el gobernador Sergio Urribarri a sus pretensiones de ganar terreno en el tablero nacional.

“El sueño entrerriano” fue la consigna de las elecciones legislativas. Más votos, más cerca del sueño. Salió airoso de la contienda electoral pero desde sus comienzos estuvo y está atado a la bendición de Cristina Fernández de Kirchner y al poder de ungir sucesores que le queden de resto a la Presidenta hacia 2015.

En los archivos de Página Política, la expresión aparece por primera vez en boca de Sigrid Kunath, el 9 de julio, en un acto en el que se la presentó como la coordinadora de la campaña en Paraná. “Entre Ríos hoy juega en primera”, dijo ese día la senadora nacional que arengó: "Que esta provincia sueñe, y sueñe cada vez más fuerte, que sueñe en la Argentina”.

Fue la primera vez dicho así, con ese nombre. Aunque ya en febrero había dicho el vicegobernador José Cáceres que “el Pato está para mucho más”; Julio Solanas informó del modo en que circulaba el nombre de Urribarri en el mundo K; y hasta el propio Gobernador advirtió a la militancia entrerriana que “el país” estaba mirando qué pasaba, cuántos votos obtenía el mandatario provincial en la lista de candidatos que armó y develó él ante la sorpresa de toda la dirigencia peronista el 22 de junio.

Urribarri armó la lista a su arbitrio, la integró como candidato suplente y se cargó al hombro la campaña como figura excluyente, unificadora y cauterizadora de cualquier disconformidad con una nómina plagada de desconocidos para la dirigencia tradicional del PJ.

Es que llegó a ese momento tras haber logrado, de a uno, el pase de todos los dirigentes del bustismo a sus filas, desde el más ignoto, pasando por los seis diputados bustistas que sin vueltas abultaron la mayoría que le consagró la Constitución provincial, y llegando finalmente al ex intendente de Paraná, José Carlos Halle.

Para abonar ese proceso, como presidente del PJ, firmó la amnistía para toda la dirigencia que antes había sido suspendida en su afiliación en un congreso ensañado con los díscolos que tuvo al mandatario como único orador.

Además de consolidar el poder fronteras hacia adentro de la provincia, también había guiños a nivel nacional. Con el tiempo, Urribarri se consolidó como la carta del kirchnerismo puro para suceder a Cristina. Así lo presentaron los medios nacionales, los oficialistas como 678 lo llevaron al piso y los opositores husmearon en sus propiedades a través del programa de Jorge Lanata.

Empezó a aparecer en las encuestas nacionales como opción y se lo mencionó como integrante del pequeñísimo círculo político de la Presidenta.

El “sueño entrerriano” supo ganar cuerpo a lo largo de 2013. La sesión del GESTAR en Paraná, en mayo, le dio verosimilitud, ubicó a Urribarri en una vereda distinta de la otra opción, la de Daniel Scioli, cuando Jorge Capitanich no constituía todavía una amenaza.

Así las cosas, las listas para las legislativas fueron las que Urribarri definió, probablemente en teléfono abierto con la Rosada, tanto que tras develar la sorpresiva lista confió que a la Presidenta “le gustó mucho” la nómina de nombres.

Y no le fue mal. Todo lo contrario. El gobernador ostentó un 46 por ciento de los votos, pero con el condimento de 20 puntos de distancia de la segunda fuerza que terminó por ser Alfredo De Ángeli, asociado con su ex aliado y archienemigo, Jorge Busti.

Centro derecha y peronista

El 2013 termina con Alfredo De Ángeli, una estrella mediática del conflicto agropecuario de 2008, sentado en una banca del Senado de la Nación. Levantó la voz en el Congreso, por primera vez, para correr por izquierda al gobierno kirchnerista que llevó presos a los genocidas pero que promovió el ascenso de César Milani como jefe del Ejército.

El ruralista, que había ocupado todos los medios en pleno conflicto del campo, apeló al resto que le dejó esa inmensa exposición. Con un discurso bien lavado, aliado con el PRO de Mauricio Macri, llegó al Congreso dejando dos datos políticos salientes: 1) expulsó a la UCR del Senado y la convirtió en tercera fuerza; 2) revivió a Jorge Busti. El tres veces gobernador coló a su esposa, Cristina Cremer, como diputada nacional y ya se subió al barco de Sergio Massa, con viento de cola para el 2015.

De Angeli estuvo en el centro de la escena política durante todo el año. Todos quisieron tenerlo de su lado. Todos lo criticaron. Coqueteó con el radicalismo que tuvo una serie alocada de movimientos erráticos hasta ubicarse en el tercer lugar. Pero De Angeli –en línea con la opción de Macri- se quedó con el peronismo de los 90, desalojado del poder K y antes o después devenido en kirchnerista.

Hubo un puente para tal alianza y fue la presencia de Luis Leissa –cercano al ruralista- y de Emilio Martínez Garbino en el frente liderado por Busti.

La Lista 3, tercera

La Unión Cívica Radical (UCR) tuvo su peor elección en años, no tanto por el caudal electoral obtenido si no, más simbólicamente, por ser desplazada del segundo lugar y del Senado de la Nación.

La fuerza centenaria siguió y profundizó en 2013 el proceso iniciado en 2009 cuando se inició la fuerte hegemonía de Atilio Benedetti y su espacio al frente del partido; sin adversarios dispuestos a dar la interna ni a sumar para la camiseta partidaria.

El diputado mandato cumplido lanzó su postulación a senador demasiado temprano. Buscó aliados donde nos los encontró (en el Partido Socialista), bloqueó el acuerdo con Alfredo De Angeli lanzado para el mismo cargo y no supo –ni él ni sus adversarios- completar la nómina de la UCR con sus adversarios internos. Sin aliados internos ni externos, Benedetti encaró la elección con poco apoyo, en desventaja ante la fuerte presencia proselitista del oficialismo y de De Angeli, y de nuevo en la cancha con la tradicional Lista 3 de la UCR.

Después de la elección, hubo un congreso pobre, sin mayores autocríticas, sin debate. Benedetti ensayó una convocatoria a nuevas alianzas con el socialismo de cara al 2015. Desde el socialismo se hizo lo propio ante una elección que estuvo lejos de colmar las expectativas después de una interna abierta y una elección general en el marco del FAP.

Cuando se acababa el año, sólo asomó como novedad un nuevo espacio político liderado por el diputado nacional Fabián Rogel. Y unos días antes, el 10 de diciembre, las presidentes del PS y la UCR, Lisandro Viale y Jorge D’Agostino respectivamente, se mostraron juntos en un acto a 30 años de la vuelta a la democracia.

Actores

El sueño entrerriano, maltrecho, sigue en pie. Pero no dependa en casi nada de la realidad provincial y se encuentra a merced de un escenario nacional complejo, sobre todo para el sector k de paladar negro que encontró en Urribarri una opción.

El año empezó y terminó con los votos necesarios para la sanción de normas que buscaron recaudar más, bajo el letrero de consignas progresistas que no pusieran en jaque el relato: en enero de 2013 se votó una reforma tributaria que incluyó el Impuesto a la Herencia con destino exclusivo de lo recaudado a erradicar los ranchos de toda la provincia; cierra el año, ahora, con una reforma tributaria que no es cualquiera si no la que propuso la CTA lo que aseguro que los gremios del estado aplaudieran con bombos y platillos.

La diferencia entre un hecho y el otro es el aval de los seis diputados electos por el bustismo que hace un año votaron en contra; y la presencia activa de la dirigencia sindical que antes no se hizo notar.

Hasta ahora, en el peronismo, nadie saca los pies del plato. Y los pataleos por lo bajo, no se hicieron sentir en las urnas que en suma es lo que cuenta.
Fuente: Página Política

Publicá tu comentario

¡Tu comentario fue enviado con éxito!

La publicación del mismo está sujeta a la aprobación del moderador. Muchas gracias.

¡Escribí tu comentario!

* 600 caracteres disponibles

Comentarios

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

Publicá tu comentario

¡Tu comentario fue enviado con éxito!

La publicación del mismo está sujeta a la aprobación del moderador. Muchas gracias.

¡Escribí tu comentario!

* 600 caracteres disponibles