El cronograma electoral tiene dos fechas clave para la definición del escenario en el que se dará la disputa en esta elección de medio término. La más esperada es la del 24 de junio, cuando se deben anotar los candidatos para las PASO de agosto. Pero, antes que eso, el 14 de junio deben inscribirse las alianzas electorales, que determinarán las opciones dentro del cuarto oscuro y, en particular, resolverán que tan polarizada se presenta la elección legislativa.

En Entre Ríos hay dos posibles movimientos que contribuirían a una polarización:

1) El más firme hasta ahora: la integración de un “frente peronista” impulsado por el gobernador Gustavo Bordet para sobrevivir al examen de mitad de mandato. Aquí el dato central es la incorporación del ex gobernador Jorge Busti, con su partido el Frente Entrerriano Federal.

2) Una jugada posible: el alistamiento a Cambiemos de una pata peronista más electoralmente atractivas de la que ya posee. Se habla de un interés concreto de Rogelio Frigerio por sumar a dirigentes como Luis Leissa y Emilio Martínez Garbino, con quien ya compartió una alianza electoral en 2013.

Los dos movimientos tienen un mismo efecto: debilitar al Frente Renovador, que fue la tercera opción electoral en los comicios generales de 2015 y de la que Busti, Leissa y Martínez Garbino formaron parte.

Sería, en todo caso, la profundización de una dispersión del massismo que se empezó a producir al día siguiente de las elecciones de hace dos años, cuando quien fuera nada menos que el candidato a gobernador por el sector, Adrián Fuertes, resolviera volverse al PJ para integrarse al gobierno de Bordet al frente del ministerio de Turismo.

Busti, hay que recordarlo, iba como candidato a vicegobernador. De modo que ya es casi un hecho que la fórmula del massismo de 2015 no estará en esta tercera opción y en octubre se habrá alineado por completo al polo peronista.
Tercera opción
La duda pasa por el movimiento 2). Si no suman al polo de Cambiemos, Leissa y Martínez Garbino serán primeras figuras de una tercera opción electoral en la provincia, que resultará novedosa respecto a las ofertas electorales de 2015.

La salida de Busti del Frente Renovador allanó el camino al Partido Socialista para evaluar la posibilidad de integrar un frente que les impida repetir la historia de 2015, cuando se quedaron prácticamente solos en las elecciones y no les alcanzó ni para retener los espacios de poder que ocupaban en la legislatura provincial y en algunos concejos deliberantes de la provincia.

Sin Fuertes y sin Busti, en el massismo provincial quedan como principales figuras Leissa y Martínez Garbino y el diputado provincial Alejandro Bahler, que por estos días convoca a peronistas, radicales, socialistas, militantes del GEN y vecinalistas para un frente electoral.

El tercer actor de esa avenida del medio que sueña con ser tan amplia como para evitar la polarización entre el frente peronista (Bordet, Busti y el kirchnerismo) y Cambiemos (UCR, PRO y una pata peronista más o menos fuerte) es el GEN, que en las elecciones de 2015 fue parte de la coalición de radicales y macristas.

Ahora, los “margaritos” entrerrianos tienen la posibilidad de seguir los pasos de su líder, Margarita Stolbizer, que en Buenos Aires camina junto a Sergio Massa. Y, de paso, volver con sus antiguos aliados del centro izquierda, los socialistas.
Fuente: Página Política

Claves

Legislativas Elecciones 2017 Frente Renovador Frente peronista Peronismo Cambiemos GEN

Publicá tu comentario

¡Tu comentario fue enviado con éxito!

La publicación del mismo está sujeta a la aprobación del moderador. Muchas gracias.

¡Escribí tu comentario!

* 600 caracteres disponibles

Comentarios

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

Publicá tu comentario

¡Tu comentario fue enviado con éxito!

La publicación del mismo está sujeta a la aprobación del moderador. Muchas gracias.

¡Escribí tu comentario!

* 600 caracteres disponibles