Cada charla, cada pedido de información, cada acto de un candidato, cada comunicado que se divulga desde un sector, supone siempre que la lectura periodística sea parecida, diferente o diametralmente opuesta a la que el dirigente político esperaba ver. Cabalgar en ese trajín diario sin perder los estribos ni las buenas costumbres es la misión del encargado de prensa.

En esta redacción de Página Política se lo va a extrañar a Marcelo Buiatti. Por haber sido sabio en esa relación; por respetar el oficio de periodista lo que se explica porque estuvo rodeado de los buenos. Se lo va a extrañar por tener códigos y por ser excelente fuente sin desatender un ápice –todo lo contrario- su trabajo como vocero de prensa del mundo de la política.

Se lo va a extrañar porque tenía ese tono justo, preciso, de un periodista y trabajador de prensa que husmea en los partidos: juventud suficiente para desmontar mitos, inteligencia para encontrar la noticia vendiendo el mejor título a la prensa; y sobre todo un exquisito paladar para disfrutar de las noticias que se encuentran sólo rascando bastante en la cáscara del poder. No abundan asesores de prensa como él.

Se lo va a extrañar por el tremendo humor con el que supo lidiar su dolor. Ese humor que nos hacía más fácil cargar con el nuestro en la relación con él, un compañero de apenas 28 años. Ese humor inmenso explica que alguno de nosotros comentara hoy, cuando supimos, que creía que “Marcelo andaba un poco mejor”. Es que su último post en Facebook dejó un tendal de comentarios jocosos, alusivos a una foto suya, luciendo zapatos y cinto rojo.

No es fácil, cuando se trabaja en esto, dar al otro lado del mostrador con tipos como Marcelo Buiatti. No es fácil encontrar en ese lugar a alguien con quien quedó pendiente una historia más larga, algún encuentro distendido, después de la campaña, algo más que el ejercicio cotidiano de un oficio que Marcelo disfrutó siempre, contra viento y marea.

Marcelo Buiatti, periodista, estudiante de Ciencia Política, era encargado de prensa del diputado nacional Julio Solanas y asesor del Ministerio de Desarrollo Social de la provincia. Falleció este martes en Paraná, después de pelear a destajo contra un cáncer. Sus restos fueron trasladados a su ciudad, Maciá.
Fuente: Página Política

Publicá tu comentario

¡Tu comentario fue enviado con éxito!

La publicación del mismo está sujeta a la aprobación del moderador. Muchas gracias.

¡Escribí tu comentario!

* 600 caracteres disponibles

Comentarios

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

Publicá tu comentario

¡Tu comentario fue enviado con éxito!

La publicación del mismo está sujeta a la aprobación del moderador. Muchas gracias.

¡Escribí tu comentario!

* 600 caracteres disponibles