Por: Matías Colaprete (*)

El peronismo entrerriano atraviesa desde su vuelta al poder luego del gobierno del doctor Sergio Montiel sus momentos más difíciles de cara a lo que viene gracias al surgimiento de una ola amarilla que pareciera tener un efecto letal y porque el propio peronismo ha entrado en una crisis partidaria que todavía no ha llegado a tocar fondo.

Si uno debiera explicar qué produjo este efecto derrame comandado por Mauricio Macri y compañía podría destacar un punto sobresaliente que está relacionado a la nacionalización de la campaña sobre su eje comunicacional, pero claramente esto sería simplificar los hechos.

Deberíamos agregar a este análisis otros puntos como por ejemplo, la concepción del equipo de trabajo compuesto por holgado curriculum vitae que se repite en cada oratoria; la profesionalización de la política que reúne los mejores técnicos y militantes para entender ¿qué se debe hacer y cómo?; la instalación de un fuerte mensaje esperanzador sobre un cambio a esta realidad que nos incomoda a los argentinos, un gran apego discursivo hacia la lucha contra la corrupción que generó el gobierno anterior y un sentido de la planificación territorial trabajada con tiempo y sentido común. Estos son componentes que suman a un combo que viene a poner en duda que la única fuerza capaz de gobernar sea el peronismo.

De hecho esto podría dar cuenta y hacer entender cómo el PRO desde 2015 a la fecha, ganó en 13 provincias; en Entre Ríos se alzó con la victoria en departamentos como Gualeguaychú, Concepción del Uruguay y Concordia que históricamente venían simpatizando con el oficialismo provincial y en nuestra ciudad (Paraná) el efecto derrame no estuvo exento y la oleada amarilla llegó a seccionales identificadas con el peronismo y a la vista está que Cambiemos ganó en 14 circuitos electorales. Claramente lo que pareciera que era exclusividad del peronismo ahora se pone en duda.

En la vereda de enfrente se sitúa un peronismo que tomó nota de una derrota que hizo tambalear hasta el más optimista de los peronistas. Una crítica partidaria clara, real y constructiva puertas adentro se opaca ante la búsqueda pública de culpables por parte de la dirigencia provincial tirándose la responsabilidad de la derrota de un lado a otro.

La manera de pensar la política en el peronismo debe empezar a mutar para recuperar la confianza en el electorado, si hay algo que instaló el PRO es profesionalizar la política. La formación de cuadros en la estructura del Partido Justicialista debiera ser un hecho conjugando la militancia territorial y los componentes técnicos, la aparición de caras nuevas que pueda aportarle recambio a una sociedad que pide a gritos oxigenación dirigencial, la planificación de las campañas electorales, el marketing político para posicionar candidatos y el asesoramiento de especialistas son puntos que se deben poner en marcha para empezar a cambiar la realidad de las últimas elecciones.

Existe en el peronismo la ausencia de una figura fuerte que aglutine y tenga ascendencia en los sectores internos del partido tanto a nivel provincial como local. El gobernador Gustavo Bordet que además es jefe del partido justicialista se puede definir por su estilo no confrontativo, dialoguista y obsesionado con el orden y la trasparencia fiscal características adecuadas para esta coyuntura pero encuentra su primer obstáculo en los propios militantes que lo ven con una cierta indefinición política. Traducido en términos partidarios, Bordet debe ser complaciente con el gobierno nacional porque sabemos del costo que implicaría declarar una guerra que le puede costar la gobernabilidad en la provincia, pero a la vez debe ser obediente con los principios de su partido que lo llevaron al poder.

Esto lo ubica en una posición intermedia hacia adentro de la estructura que dificulta generar pertenencia hacia su figura y no lo identifica como un líder natural. Ahora bien, Bordet desea crear el bordetismo con nombres propios que respondan a sus pretensiones, de hecho los movimientos dentro del gabinete fueron pensados con esa lógica bajo el mensaje solapado de darle aire fresco a la gestión; así se nos presenta una pregunta ineludible: ¿alcanzaran dos años para lograr la identidad propia?.

Ahora bien cuando ponemos la atención en Paraná, ciudad que representa la mayor cantidad de votos se sabe que existen distintos sectores políticos que dificultan el surgimiento de una figura fuerte. En este marco, el vicegobernador de la provincia Adán Bahl que lograra su máximo esplendor cuando fuera Ministro de Gobierno transformándose en el actor político más importante de la gestión del ex gobernador Sergio Urribarri se empieza a posicionar de manera natural para ser protagonista de cara al 2019.

Según lo antes expuesto, Bahl sería la carta que jugaría el peronismo para recuperar la capital de la provincia ya sea porque cuenta con méritos propios o porque puede ser impuesto por el consenso logrando la aceptación por parte de los demás sectores tradicionales, aun cuando se sabe en el microclima político de la provincia que este binomio presenta dificultades en la relación, pero si se quiere ganar una elección estas cuestiones pasan a ser secundarias: ¡se solucionan o en su defecto se dejan de lado!.

A esto debemos sumar la buena imagen de gestión con la que cuenta tanto Bordet como Bahl, dato que no es menor ante un escenario que estaría siendo adverso para el peronismo y teniendo en cuenta que al electorado se les debe mostrar las mejores cartas de presentación.

Esto no es una tarea sencilla, en este juego de especulaciones hacia el 2019 el peronismo sabe que la frase “se gana tranquilamente” ya no aplica más y ahora la preocupación pasó a ser “hay que retener la provincia” frente a quienes desde la oposición ya se sienten gobierno. Sobre este posible escenario la biblioteca se divide entre quienes pregonan no bajar los brazos y dar pelea hasta lo último planteando la renovación a partir de retener el poder en el 2019 y quienes son pesimistas sobre la coyuntura electoral que predice una victoria de la alianza cambiemos promoviendo una profunda renovación a partir del ostracismo, esta segunda lectura se hace puertas adentro.

El peronismo se encuentra así ante este desafío crucial. Debe reorganizarse como una fuerza crítica constructiva y cooptar al electorado independiente que siempre supuso una dificultad respetando el juego que la democracia y las instituciones imponen.

En la provincia Bordet debe asegurar la gobernabilidad y jugar sus mejores armas para retenerla. ¿Sera positivo y posible el desdoblamiento que empieza a imaginarse? Suponer que no hacer coincidir el proceso electoral provincial con el calendario nacional ¿aislaría al peronismo entrerriano de los efectos de la ola amarilla?

En cambio el PRO viene a quedarse con todo porque ha copiado lo que la sociedad demanda y vicerversa, la sociedad legitimó este mensaje. Deberá seguir haciendo las cosas bien para que el éxito de la campaña nacional concluya de la mejor manera, la figura del Ministro del Interior Rogelio Frigerio será determinante para armar el rompecabezas que permita dar la competencia en el 2019. El interrogante que se presenta es saber si Frigerio ¿dejaría una estructura como la del Ministerio del Interior que le concede una trascendencia a nivel nacional? O ¿querrá calzarse la banda de gobernador de una provincia con la que tiene un trato especial como él mismo ha señalado?

En términos darwinianos el contexto político presenta la siguiente consigna de cara a lo que viene: “adaptarse o perecer”. La cuenta regresiva comenzó, hagan sus apuestas.



(*) Licenciado en Ciencias Políticas (UCA). Diplomado en negociación internacional (Iadis). Especialización en control y gestión de políticas públicas (Flacso). Actualmente cursa la maestría de Evaluación de Políticas Públicas (UNER). Trabaja en la Caja de Jubilaciones.
Fuente: Página Política

Claves

OPINIÓN Peronismo Cambiemos

Publicá tu comentario

¡Tu comentario fue enviado con éxito!

La publicación del mismo está sujeta a la aprobación del moderador. Muchas gracias.

¡Escribí tu comentario!

* 600 caracteres disponibles

Comentarios

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

Publicá tu comentario

¡Tu comentario fue enviado con éxito!

La publicación del mismo está sujeta a la aprobación del moderador. Muchas gracias.

¡Escribí tu comentario!

* 600 caracteres disponibles