En las PASO del 9 de agosto el candidato a gobernador del Frente para la Victoria, Gustavo Bordet obtuvo 289.295 votos, sobre 238.715 votos del candidato de Cambiemos, Alfredo de Angeli. La diferencia fue de 50.580 votos.

El candidato a presidente del FpV, Daniel Scioli, fue votado por 287.152 entrerrianos, mientras que el candidato de Cambiemos, Mauricio Macri, juntó en la provincia 252.797 votos. Esto es: Bordet reunió más votos que Scioli y De Angeli juntó menos votos que Macri.

Eso dicen los fríos números del 9 de agosto. El único sondeo real sobre el escenario electoral de Entre Ríos con el que se cuenta.

La carrera presidencial cerró sin mayores variaciones respecto a lo ocurrido en las PASO. Esto es: no se observa a nivel nacional una paridad de Macri con Scioli. El objetivo mayor de Macri es, en todo caso, entrar al balotaje. Para eso necesita que Scioli no alcance los 45 puntos y quedar a menos de diez puntos de distancia.

En Entre Ríos, en cambio, no hay balotaje. El que gane por un voto este domingo será gobernador. En Cambiemos repiten hace meses que todos los votos de Macri van para De Angeli. Pero Macri aspira a estar a menos de 10 puntos de Scioli y no a ganarle en primera vuelta.

Como se dijo, el 9 de agosto Macri sacó más voto que De Angeli en Entre Ríos y Bordet, en cambio, sacó más votos que Scioli.

En suma, para que el resultado varíe este domingo en relación a las PASO, debería darse en Entre Ríos un fuerte corte de boleta en beneficio de De Angeli y en perjuicio de Bordet, de modo que muchos que no votan a Macri lo hagan por De Angeli y muchos que voten a Scioli no voten a Bordet.

A favor de las esperanzas de De Angeli juega la incertidumbre en el escenario nacional, que da lugar a la posibilidad de sorpresas.

Esas posibles sorpresas nacionales son tres: 1) que Scioli alcance el 45% y se termine la discusión; 2) que Macri entre al balotaje pero no con lo justo, sino quedando a pocos puntos de Scioli; o 3) que Massa desplace a Macri del balotaje.

De Angeli necesita de la sorpresa 2) y de un poco más, porque aún en ese caso requiere obtener más votos que Macri. A De Angeli no le alcanza con quedar a pocos puntos de Bordet, porque en Entre Ríos, vale reiterarlo, no hay balotaje.


Variables

Aunque durante la campaña en Cambiemos dijeron contar con encuestas favorables, nunca las mostraron. El optimismo de quienes postulan a De Angeli se funda en dos supuestos centrales:

1) que al votante radical se le pasó el enojo con el PRO (al que acusan de haber dejado a la UCR sin candidato) que expresó en agosto y ahora acompañará a De Angeli, porque finalmente entendieron que, en cualquier caso, para un intendente o concejal radical es negocio contar con un gobernador aliado. Creen que muchos de esos votos de radicales enojados que en agosto fueron a Adrián Fuertes (el efímero compañero de fórmula de Atilio Benedetti) o al voto en blanco, ahora irán a De Angeli. Recuerdan que hubo 174 mil votos en blanco.

2) ven una interna peronista con las heridas abiertas, que se terminaría saldando en la general votando en contra de los candidatos digitados por el gobernador Sergio Urribarri. Estiman que ese malestar interno no afectaría sólo a candidatos del orden local (como la negativa de Gastón Grand de acompañar a Blanca Osuna en Paraná), sino que afectaría también a Bordet.

En el oficialismo, en cambio, el discurso ha sido que buena parte de los votos en blanco de las PASO corresponden a las boletas cortas que jugaron internas para intendente en muchas localidades donde Urribarri impidió el pegado, como Paraná. Dan por hecho que ahora todos esos votos irán a la lista completa de nueve cuerpos, con lo cual Bordet no sólo no estaría perdiendo votos, sino que sumaría y aumentaría su ventaja sobre De Angeli.

El escenario nacional no cambió demasiado respecto de las PASO. No hubo la polarización que esperaba Macri y en la que depositaba sus esperanzas Cambiemos de Entre Ríos para que De Angeli descuente la diferencia con Bordet. El mérito fue de Sergio Massa, que no sólo se sostuvo como una alternativa, sino que creció en base a un perfil más propositivo que Macri y Scioli.

¿Qué incidencia tendrá ese crecimiento de Massa en el escenario entrerriano? ¿Beneficiará directamente al candidato a gobernador Adrián Fuertes? ¿A quién le restará votos?

El armado de Fuertes, hecho a las apuradas tras la caída de la fórmula que integró con Benedetti en su fugaz paso por Cambiemos, demostró falencias en Paraná, donde los candidatos que perdieron la interna para la intendencia se fueron con el candidato de Cambiemos, Sergio Varisco. ¿Cuánto suman todos esos pases que el ex intendente radical recibió desde filas peronistas? ¿Cuánto restan, en especial uno: el acuerdo con el diputado urribarrista y dirigente municipal Hugo Vásquez?

No fueron, claro, lo únicos pases. ¿Cuánto suman y cuánto restan pases como los de las concejales radicales Roxana Villagra y Adriana Torner al FpV? ¿Qué incidencia tiene el repentino pase del cristinismo al sciolismo de Urribarri?

La “campaña sucia” que mutuamente se denunciaron Varisco y la intendenta Blanca Osuna ¿a quién perjudica más, a las víctimas o a los agresores?
Fuente: Página Política

Publicá tu comentario

¡Tu comentario fue enviado con éxito!

La publicación del mismo está sujeta a la aprobación del moderador. Muchas gracias.

¡Escribí tu comentario!

* 600 caracteres disponibles

Comentarios

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

Publicá tu comentario

¡Tu comentario fue enviado con éxito!

La publicación del mismo está sujeta a la aprobación del moderador. Muchas gracias.

¡Escribí tu comentario!

* 600 caracteres disponibles