Un contexto político diferente al de los últimos años y un escenario de reveses en las negociaciones salariales justifican la voluntad política incipiente, de algunas voces dispersas, en pos de lograr mayores niveles de unidad entre sectores sindicales fuertemente enfrentados en los últimos diez años.

Algo de eso se insinuó el jueves pasado, en el paro y movilización que protagonizaron los estatales nucleados en ATE en el marco de una jornada nacional de protesta que coincidió con un nuevo paro de los docentes entrerrianos.

ATE, que es conducido desde noviembre del año pasado por Oscar Muntes, tiene por aliado natural a la seccional Paraná de los docentes de Agmer. De hecho, fueron los maestros de esta capital, nucleados en la agrupación Rojo y Negro, los que engrosaron la columna encabezada por los estatales.

Agmer Central, controlada por Integración, decidió enviar una señal. No movilizó pero hizo llegar una salutación para ser leída en el acto que los estatales encabezaron frente a la Casa Gris con reclamos para Gustavo Bordet. La firmaba el secretario General, Fabián Peccín y estaba dirigida a su par al frente de ATE, Muntes. Fue un acompañamiento a la protesta estatal y una dura crítica a la gestión provincial.

El gremio docente, desde calle Alameda de la Federación, valoró la decisión de Muntes de referir en su discurso a la necesidad de unidad y, concretamente, a su anuncio ante los medios del lanzamiento de un “frente estatal” junto a los docentes para sostener el reclamo a la Casa Gris.

Voluntad

En la nota a Muntes, Peccín expresa el “acompañamiento y solidaridad” del gremio que conduce “ante los justos reclamo y la lucha que viene llevando adelante” la organización sindical de ATE.

“Más temprano que tarde, en la medida en que a nivel nacional se profundiza una política de ajuste del Estado, limitación de los derechos de los trabajadores y transferencia de recursos del campo del trabajo al de capital, esperamos encontrarnos para coordinar y profundizar nuestras luchas”, dijo Peccin y disparó a la Rosada aunque, luego, apuntó a la gestión provincial: “Más temprano que tarde, ante un gobierno provincial que parece replicar y subordinarse a las políticas nacionales, y que dilata y no resuelve las justas demandas salariales de los trabajadores, estaremos juntos compartiendo esa plaza y honrando la historia de lucha que nuestras organizaciones sindicales supieron construir en Entre Ríos”, auguró el secretario General del gremio de los trabajadores de la educación que, en el marco de un paro, puso de relieve en la nota los niveles de adhesión que rondaban a esa hora el 90% “pese a nuevos aprietes y a la amenaza e descuentos.

Finalmente, Peccín instó a Muntes a “coordinar acciones que nos permitan, a la vez que contar con un fuerte frente de resistencia a los ajustes que nos proponen las corporaciones económicas reagrupadas en los gobiernos de turno, construir herramientas para ir por más derechos”.

Muntes contestó con un anuncio: la conformación de un “gran frente estatal, con todos los trabajadores del Estado, esencialmente con los compañeros docentes”. “Necesitamos construir una agenda para discutir el Estado que queremos y esa agenda la vamos a construir nada más que los trabajadores”, agregó.

Veredas

A grandes rasgos, el sindicalismo estatal en la provincia se parte en dos pedazos en los últimos diez años. Como pasó en todo el país, la tijera recorta según los niveles de acercamiento /distancia con el oficialismo kirchnerista a nivel nacional con su versión urribarrista en la provincia.

De un lado estuvieron ATE que por ocho años condujo Miguel Pelandino y Agmer Central (con la lista Integración); y del otro la oposición interna del gremio estatal, comandada en Paraná fundamentalmente por la Corriente Clasista y Combativa (CCC) y Agmer Paraná (siempre en manos de la agrupación Rojo y Negro).

En la primera vereda merodearon sectores del peronismo, sobre todo los más vinculados con el kirchnerismo y el urribarrismo, y referencias de la izquierda aliada al PJ como el Partido Comunista, el PCCE, entre otros grupos. Enfrente, y desde el conflicto del campo y hasta el final de la era K fundamentalmente, se encontraron sectores vinculado al PCR, simpatizantes de partidos de centroizquierda como el socialismo, o de izquierda no K como el MST, hasta expresiones que terminaron por abonar el triunfo de Cambiemos a nivel nacional y en una treintena de municipios.

Con un nuevo escenario político, a partir de diciembre, y con una agenda de conflictos sociales y reclamos, hay distancias que pierden vigor cuando no se constituyen en un escollo para fortalecer la negociación por mejoras salariales.

El lazo más fuerte que unifica sin grises ATE provincial y Agmer Paraná –y divide las aguas con el resto de las expresiones sindicales-- es la presencia homogénea de la CCC. Pero hay quienes minimizan esa situación al marcar, por un lado, que hay otros sectores que en uno y otro lado ganan presencia. En ATE, los más allegados al peronismo con el que históricamente ha estado más cercano Muntes que se encargaron, en la movilización del jueves, de hacerse notar entonando la marcha peronista en plena marcha. En Agmer Paraná, los sectores vinculados al MST que suelen desencontrarse con la CCC en algunos planteos como el que, por ejemplo, se hizo visible al momento de poner en debate, en el último congreso, una expresión de solidaridad con Hebe de Bonafini por su situación judicial.

En todo caso, además, se asume la fortaleza de la CCC en Paraná aunque se marca que ATE y la “Rojo y Negro” fuera del ejido de la capital provincial está lejos de parecerse a la CCC y, en cambio, pueden encontrarse más coincidencias con sectores de Cambiemos.

Del mismo modo, los sectores más allegados al kirchnerismo -que perdieron la conducción de ATE en noviembre y que expresan a algunos sectores de Agmer Central- también son más reacios a buscar la unidad entre las conducciones provinciales de los dos gremios, junto con la apuesta por reunificar la CTA partida en la provincia, como en todo el país.

Costas

Con la capital provincial más contaminada para buscar la unidad, los gestos vinieron desde la otra costa. Fue el secretario Adjunto de Agmer, Alejandro Bernasconi, el que llevó en mano la carta de saludo a Muntes previo al acto del jueves. Muntes, también oriundo de Concepción del Uruguay, devolvió con el llamado al “frente estatal”.

El secretario General de ATE se ocupó de marcar presencia propia. Dicen que buena parte de la movilización, desde el interior, la garantizó la militancia de su seccional, Concepción del Uruguay, que engrosó la columna verde que el jueves recorrió las calles céntricas y el centro cívico de Paraná.
Fuente: Página Política

Publicá tu comentario

¡Tu comentario fue enviado con éxito!

La publicación del mismo está sujeta a la aprobación del moderador. Muchas gracias.

¡Escribí tu comentario!

* 600 caracteres disponibles

Comentarios

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

Publicá tu comentario

¡Tu comentario fue enviado con éxito!

La publicación del mismo está sujeta a la aprobación del moderador. Muchas gracias.

¡Escribí tu comentario!

* 600 caracteres disponibles