Suele afirmarse que, en política, cualquier cosa es posible. La expresión se usa para marcar los límites de las alianzas electorales, que en las últimas décadas se han ampliado al ritmo de los reiterados cambios de posiciones de la mayoría de la dirigencia.

De Eduardo Lorenzo Borocotó para acá, ha quedado claro que el transfuguismo político paga cada vez menos costo. Todo el repudio social al acto de cambiar de caballo a mitad del río parece haber recaído sobre aquel mediático médico infantil que en 2005, tras ser electo diputado nacional por el macrismo, se pasó al kirchnerismo.

Elisa Carrió dejó de considerar “contrabandista” y “corrupto” a Mauricio Macri y lo impulsó nada menos que como presidente de la nación. Felipe Solá pasó en poco tiempo de aliado electoral de Macri a correr por izquierda a algunos kirchneristas. El GEN de Margarita Stolbizer se alía a Sergio Massa en el orden nacional, pero es parte de Cambiemos en Entre Ríos. En 2013, el hoy aliado de Gustavo Bordet, Jorge Busti se asoció con el PRO de Rogelio Frigerio y avaló la lista que convirtió a Alfredo de Ángeli en senador nacional. Busti, como Sergio Urribarri y la amplísima mayoría de la dirigencia peronista entrerriana, fue menemista en los años 90. Y la lista sigue. Multicolor. Interminable.

Con estos antecedentes, nada puede sorprender demasiado. Por eso es que la impactante foto que este miércoles distribuyó el presidente de la Cámara de Diputados Sergio Urribarri, con su par santafesino, Antonio Bonfatti, dio margen a la especulación.
Urribarri y Bonfatti se mostraron juntos y cargaron contra Macri Redacción de Página Política 03 Oct, 2018
Sobre todo cuando la hipótesis de una alianza entre kirchneristas y socialistas encuentra algunas bases que la vuelven verosímil y hasta en algún punto coherente. Las críticas de unos y otros hacia el gobierno nacional de Mauricio Macri son muy coincidentes, tanto que posibilitaron una foto como la de este miércoles.

Pero además, en Entre Ríos los kirchneristas y los socialistas también concuerdan en las críticas al rol que está jugando el gobernador Gustavo Bordet en esta coyuntura política.

De hecho, la conducción provincial del socialismo entrerriano acaba de publicar una declaración política en la que le reclama a Bordet que no sea “socio del ajuste”.

Leé el documento socialista aquí: Para más datos, en conversaciones informales, hace meses que sectores del kirchnerismo/urribarrismo vienen señalando a los socialistas como posibles aliados.

Página Política se lo preguntó al presidente del Partido Socialista de Entre Ríos, Marcelo Haddad. “Antes era al revés. Antes los kirchneristas nos decían que éramos macristas porque decíamos que había que cuidar la transparencia y las instituciones. Es muy gracioso, pero es así. En el Partido Socialista de Argentina y en el de Entre Ríos estamos trabajando por una alternativa frentista que supere la grieta, en sus dos márgenes: ni un gobierno de ajuste y corrupción, ni un gobierno de corrupción que tampoco cambió la matriz de la concentración económica”, respondió el dirigente.
Sólo ”institucional”
Haddad puso el acento en que la foto de Urribarri con Bonfatti retrató “un acto netamente institucional”.
Agrandar imagen
“La semana pasada Antonio nos anticipó esta reunión y nos dijo que lo mismo se hará con la legislatura de Córdoba. La Región Centro va a reclamar desde una posición federal”, explicó.

“Está claro que la calidad institucional de la provincia de Santa Fe marca un diferencial, comparado con el resto. Cuando se le hizo el juicio a la Nación lo hicieron todas las fuerzas políticas, lo mismo cuando se hace el plan estratégico de la provincia, o los presupuestos se consensuan”, acotó.

Haddad recordó que el gobierno de Cristina Fernández “castigó a la provincia de Santa Fe” y el de Macri “hace lo mismo”.

El gobierno de Macri “pide ajuste a políticas sociales para pagar el despilfarro y la timba financiera que han montado hace tres años”.

“Es un saqueo brutal de guantes blancos. Si vemos un bolso tirado por un tapial nos resulta una imagen muy gráfica, muy guaranga. Pero la brutalidad de la corrida cambiaria es monumental, al destinar los mismos miles de millones de dólares que se le piden al FMI para garantiza a los inversores la continuidad de la fiesta de la bicicleta financiera”, comparó.

En ese contexto, sostuvo que la movida de Bonfatti apuntó “desde la institucionalidad, a decir que las provincias no queremos ser socios del ajuste”.
Fuente: Página Política

Claves

socialismo Haddad Urribarri Bonfatti

Publicá tu comentario

¡Tu comentario fue enviado con éxito!

La publicación del mismo está sujeta a la aprobación del moderador. Muchas gracias.

¡Escribí tu comentario!

* 600 caracteres disponibles

Comentarios

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

Publicá tu comentario

¡Tu comentario fue enviado con éxito!

La publicación del mismo está sujeta a la aprobación del moderador. Muchas gracias.

¡Escribí tu comentario!

* 600 caracteres disponibles