Es el primer aniversario de la muerte del fundador del kirchnerismo sin el kirchnerismo en el poder. Hace seis años falleció Néstor Kirchner. El 27 de octubre del 2010 murió un ex presidente que, junto a su esposa, calentaron la tribuna política como no sucedía desde la época de Raúl Alfonsín. Fueron años intensos, aunque a diferencia del proceso radical post dictadura, se ejerció el poder sin medias tintas. Todos los resortes del Estado estuvieron a disposición de un proyecto político partidario.

Su fallecimiento reveló algo que se desconocía o, en rigor, se descreía. La adhesión a una figura política. Las calles de Buenos Aires, bajo la lluvia, rebalsaron de gente que se movilizó del interior de la provincia de Buenos Aires y hasta de otros distritos. Felipe Solá, esa noche, ante Julio Blank y Eduardo Van Der Kooy, dijo no haber visto una noche visto una cosa igual desde los sepelios de Perón y Evita. El ex gobernador ya se había corrido del Frente para la Victoria.

En plena jornada de censo, la primera convocatoria a Plaza 1º de Mayo que llegó a la Redacción de Página Política la firmaba un desconocido para el gran público de la política, Jorge Barreto. Sólo ostentaba su lugar en un espacio nacional, la Corriente Martín Fierro. A seis años es el mismo Barreto que, como diputado nacional, convoca a descubrir una placa en el PJ provincial. Ayer como hoy se revela la presencia de dos fenómenos: la resistencia kirchnerista y la crisis de identidad en el peronismo.

A la Plaza 1º de Mayo los primeros en llegar fueron Edgardo Massarotti, Miguel Pelandino, Sergio Elizar, Marta Madoz, Juan Iturburu, delegados de los organismos de Derechos Humanos, Hijos, Afader, La Solapa, y aliados del Partido Comunista como José Iparraguirre y Federico Soñez. Luego se sumaron José Cáceres y Blanca Osuna. Ambos dirigentes peronistas, emocionados, fueron de los que hablaron ante un improvisado escenario que se armó frente al Instituto del Seguro.

Con el correr de las horas llegaron decenas de declaraciones en las que se recorría la carrera política y el “legado” del presidente muerto. También llegaron las especulaciones. Cómo seguía la historia. Habría reelección de Cristina Kirchner o no. Horacio Verbitsky lo escribió a las 48 horas. Fin de la historia.

Sergio Urribarri ya formaba parte del grupo cercano. Fue, incluso, de los pocos que estuvo en el velatorio íntimo en El Calafate. Hoy fue de los primeros en recordar a Kirchner en las redes sociales.

Como todo el proceso kirchnerista, hubo hechos y relato. Se agradeció al ex presidente haber llegado a Entre Ríos ni bien asumido a resolver el conflicto docente del gobierno de Sergio Montiel. El radical dijo luego, en una entrevista, que lo que el ex presidente hizo fue traer los fondos que la Nación le debía a la provincia a causa de su enfrentamiento con Domingo Cavallo. Kirchner y Montiel estuvieron en el mismo bando cuando enfrentaron al ex ministro de Economía. Relato y literatura.

Un hecho concreto fue cuando días antes del recordado acto de la ESMA, Hebe de Bonafini pidió que los gobernadores que expresaran al menemismo no se les ocurra pisar aquel templo del terror que se iba a convertir en el de la Memoria. Mandatarios peronistas, ofendidos, firmaron una solicitada. Allí estaba la rúbrica de Jorge Busti. Eso fue y es tambiñén el kirchnerismo.
Fuente: Página Política

Claves

Peronismo

Publicá tu comentario

¡Tu comentario fue enviado con éxito!

La publicación del mismo está sujeta a la aprobación del moderador. Muchas gracias.

¡Escribí tu comentario!

* 600 caracteres disponibles

Comentarios

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

Publicá tu comentario

¡Tu comentario fue enviado con éxito!

La publicación del mismo está sujeta a la aprobación del moderador. Muchas gracias.

¡Escribí tu comentario!

* 600 caracteres disponibles