“¡Mi vida!”, fue la expresión más sincera que tuvo una mujer, en silla de ruedas, tras recibir un volante y un par de palabras de una mujer, vestida de negro, que le explicó de qué se trataba ese asunto: 400 personas, de negro, con un velo en la cara, caminando por Peatonal San Martín en el mediodía de este viernes.

Siguió la mujer su camino. Y le resumió al joven que empujaba la silla: “Un mellicito que buscan desde la época militar”.

Fueron alrededor de 400 los paranaenses que “le pusieron el cuerpo” a la búsqueda del Melli Valenzuela Negro, el bebé de Raquel Negro robado luego del parto en la maternidad clandestina montada en tiempos de la dictadura en el Hospital Militar de Paraná.

Raquel dio a luz a mellizos en condición de secuestrada. Hoy es parte de la lista de desaparecidos, al igual que el padre de los chicos, Tulio Valenzuela. La niña, Sabrina Gullino Valenzuela Negro, recuperó su identidad, fue querellante en la causa que hizo justicia respecto de su propia historia de secuestro y desde que supo quien es busca a su hermano. Espera que esclarezca la historia el juicio oral y público a los médicos propietarios del Instituto Privado de Pediatría (IPP) en el que estuvieron internados los bebés durante casi un mes hasta ser dados de alta el 27 de marzo de 1978. Desde entonces, nunca más se supo del Melli, un varón registrado como NN López en el sanatorio.

Miguel Torrealday, David Vainstub y Jorge Rossi, socios del IPP, están acusados de la sustracción y sustitución de la identidad de los hijos de los militantes. Se constituye en una instancia clave porque supone por primera vez, en la provincia, apuntar a la complicidad civil en el Terrorismo de Estado.

La intervención, este viernes en Peatonal San Martín, consistió en ese recorrido de dos cuadras hasta Plaza de Mayo, mientras un violín sonaba en vivo y guiaba los pasos lentos de la columna.

Hubo luego una lectura a un documento alusivo al robo de bebés, a la lucha de Abuelas de Plaza de Mayo y al juicio que se inicia el lunes con un fuerte reclamo a los médicos encartados para que “rompan el pacto de silencio” y esclarezcan qué hicieron con el Melli.

La iniciativa de organismos de Derechos Humanos tuvo este viernes un aliciente para ponerse en marcha: la restitución de la identidad a otro nieto recuperado, el número 128, Marcos Eduardo Ramos apropiado a los cinco meses de edad en Tucumán. Lo buscaban Ismael y Camilo, sus hermanos.

En Entre Ríos, la expectativa está puesta en que a partir del lunes se pueda esclarecer a quien entregaron el bebé de Raquel Negro.
Fuente: Página Política

Claves

Derechos Humanos

Publicá tu comentario

¡Tu comentario fue enviado con éxito!

La publicación del mismo está sujeta a la aprobación del moderador. Muchas gracias.

¡Escribí tu comentario!

* 600 caracteres disponibles

Comentarios

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

Publicá tu comentario

¡Tu comentario fue enviado con éxito!

La publicación del mismo está sujeta a la aprobación del moderador. Muchas gracias.

¡Escribí tu comentario!

* 600 caracteres disponibles