En Cambiemos es más o menos así. Suena el timbre, el vecino sale, se encuentra con Atilio Benedetti y algunos más. Enseguida, tras un apretón de manos o un beso, el precandidato radical bendecido por Rogelio Frigerio dirá “futuro, esperanza, expectativa” y algunos tips más. Punto. Y así, sucesivamente. Esa es, en buena parte, la campaña diseñada por Jaime Durán Barba y que tiene como objetivo construir “cercanía” entre el postulante y la gente.

En Somos Entre Ríos la cosa está un poco más desdibujada. La pretensión de máxima es provincializar la campaña, cuestión nada fácil en una elección de medio término. Gustavo Bordet, el dirigente de mayor imagen en la política entrerriana dicho por propios y opositores, sería la llave que abriría un triunfo para el oficialismo en una contienda que se insinúa que será voto a voto. Así lo manifiestan en Casa de Gobierno. En los últimos días, y contra los planes que se habían fijado, el Gobernador no estuvo en la primera plana como estaba previsto. En las últimas horas apareció en el primer spot como única voz.

En la última semana ganaron presencia Sergio Urribarri y Jorge Busti. El primero fue invitado por sectores internos (Pedro Báez/Blanca Osuna y José Cáceres). El presidente de la Cámara de Diputados cuestionó a Mauricio Macri, pidió defender el gobierno de Bordet y, de paso, hizo una cerrada defensa de sus gestiones cuando polemizó con el diputado radical Marcelo Monfort. Busti, por su parte, inauguró dos locales (uno en Paraná y otro en Concordia). Llamó a “frenar las políticas impopulares que podrían llegar a profundizarse de la mano de Cambiemos” y dijo que “esto es muy sencillo porque en estas elecciones hay dos actores enfrentados: de un lado está la gente y del otro el ajuste”, sintetizó el antiguo socio de Alfredo De Angeli.

“La trompada libre”, como autorizó Bordet, cuesta tomarla. Desde el peronismo no se golpea como se hace desde la oposición. La corrupción comenzó a aflorar en algunos guiones. Urribarri, obviamente, es el blanco. El ex gobernador se defiende en soledad, excepto el apoyo de su sobrina y discípula Carolina Gaillard. La precandidata se le animó a Benedetti. En el spot que circula por estas horas como punta pie, el Gobernador habla del “ordenamiento” de la provincia que le tocó resolver y, que tal tarea, la está haciendo con “transparencia”.
Los Cresto no se van nunca del libreto. Directamente no adscriben a ninguno. Como una especie de provincia aparte, en Concordia las cosas se resuelven ahí. Juan Carlos Cresto, como presidente del PJ, emitió un documento en durísimos términos contra la Justicia ante la ola de imputaciones y procesamientos que vienen llenando las portadas de los medios. Le advirtió a los integrantes del Poder Judicial: “No asuman la actitud golpista que antes se hacía a través de las armas”. Los artiguistas locales de este lado de la provincia mueren por vociferar esas declaraciones propias del kirchnerismo puro, pero no se animan. Se consuelan con leerlas, incluso, en la pluma de un peronista al que ubican a la derecha del movimiento.

“La unidad en la diversidad”, en 2009, fue la regla que rigió entre Urribarri y Busti en el impasse que se dieron para enfrentar las elecciones legislativas. Otra vez se los encuentra en el mismo barco, pero en distinto camarote. Faltan apenas dos semanas para las PASO, que terminará con cualquier especulación acerca de la percepción de la sociedad. También develará la eficacia de las estrategias de campaña.
Fuente: Página Política

Claves

Elecciones 2017 Campañas Bordet

Publicá tu comentario

¡Tu comentario fue enviado con éxito!

La publicación del mismo está sujeta a la aprobación del moderador. Muchas gracias.

¡Escribí tu comentario!

* 600 caracteres disponibles

Comentarios

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

Publicá tu comentario

¡Tu comentario fue enviado con éxito!

La publicación del mismo está sujeta a la aprobación del moderador. Muchas gracias.

¡Escribí tu comentario!

* 600 caracteres disponibles