La Ley Castrillón, que instauró las internas abiertas y simultáneas en Entre Ríos, pretendió echar por tierra las cláusulas partidarias de armado de listas. En la UCR, por un fallo judicial que jerarquizó la carta orgánica por sobre la ley, se restablecieron las disposiciones de inclusión de minorías.

En el partido centenario, las minorías ingresan en la distribución proporcional cuando obtienen un piso del 25 por ciento de los votos en la interna. Y en el caso de la lista de diputados, se plantea una ingeniería que fusiona, por un lado, un distrito único con los primeros cinco candidatos que pondrá el candidato a gobernador; por el otro, un orden de mérito según el cual, a partir del sexto lugar, la lista se arma con los candidatos a diputados surgidos de los departamentos que obtuvieron el mejor resultado para la UCR en los comicios inmediatamente anteriores.

Por el lado del PJ, y antes de la entrada en vigencia de la Ley Castrillón, las reglas habilitaban la disputa en cada departamento con la definición del candidato a diputado provincial electo en cada jurisdicción. Fue esa la escala en que los caudillos departamentales del PJ lograron sostener su poder ante los liderazgos provinciales. Luego, un congreso del PJ, breve y populoso, ordenaba la lista según borradores más o menos acordados previamente.

El conjunto de textos que hoy se engloban en la reforma política, supone en algún punto, y desde la perspectiva del PJ, desempolvar y retocar la carta orgánica partidaria.

Encolumnar

Si para 2007 se buscó arrasar las expectativas internas de disputar espacios en las listas, forzando a los adversarios internos de Sergio Urribarri a ir “por afuera” del PJ, ahora se busca lo contrario: contener, encolumnar, tras la boleta de Urribarri, ahora como candidato a presidente.

Los cálculos indican que no alcanzará con una reforma política en la Legislatura para recuperar expectativas y evitar fugas en todo el territorio provincial. En ese marco se piensa en habilitar disposiciones partidarias que permitan la inclusión de las minorías.

Parece que llegó la hora, finalmente, de concretar la reforma de la carta orgánica del PJ de la que se habla cada tanto en las últimas dos décadas. Quienes elaboran la reforma electoral estiman que sólo así se podrán ordenar las disputas internas planteadas en todo el territorio provincial, con la inclusión de minorías en listas de vocales de junta, listas de concejales, listas de diputados provinciales.

Con relación a las nóminas para la Legislatura, la carta orgánica de la UCR aparece como un modelo. Se podría imitar el distrito único que acompañe al candidato a gobernador, pero especialmente se ha echado el ojo al “orden de mérito” departamental.
Fuente: Página Política

Claves

Reforma electoral

Publicá tu comentario

¡Tu comentario fue enviado con éxito!

La publicación del mismo está sujeta a la aprobación del moderador. Muchas gracias.

¡Escribí tu comentario!

* 600 caracteres disponibles

Comentarios

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

Publicá tu comentario

¡Tu comentario fue enviado con éxito!

La publicación del mismo está sujeta a la aprobación del moderador. Muchas gracias.

¡Escribí tu comentario!

* 600 caracteres disponibles