La última vez que el radicalismo entrerriano reunió su congreso partidario fue el 28 de marzo, en San Salvador. Fue quince días después de que la Convención Nacional de la UCR aprobara en Gualeguaychú el acuerdo con el PRO.

En San Salvador los congresales radicales abrieron la puerta a una coalición electoral más amplio en la provincia, dando lugar a la temporaria incorporación del massismo, que abandonaría el frente opositor luego de que, en junio, los dos postulantes a la gobernación de la UCR, Atilio Benedetti y Fabián Rogel declinaran sus candidaturas.

Todo ese traumático proceso que dejó a la UCR sin candidato a gobernador por primera vez en su historia nunca fue discutido orgánicamente. Se juzgó entonces que no era oportuno convocar al congreso partidario hasta pasadas las elecciones en las que, como socia de PRO, la UCR terminó creciendo en el número de espacios de poder ocupados en intendencias y cargos legislativos provinciales y locales.

Por carta orgánica (los radicales se caracterizan por respetar el funcionamiento de la institución partidaria), el congreso debe reunirse antes de fin de año. Luego del 25 de octubre y antes del ballottage, la Mesa del congreso cumplió con esa normativa interna y convocó al máximo órgano partidario para el 5 de diciembre.

En principio se había barajado la fecha de este sábado 28, pero el corrimiento del feriado para el 27 lo convirtió en un fin de semana largo.


Dudas

Ahora surgen dudas sobre si es conveniente dar semejante debate pendiente en la UCR el 5 de diciembre, a tan poco del recambio de autoridades que involucra a 28 intendencias y varias juntas de gobierno, además de cargos en la legislatura.

A esto se suma la abrupta renuncia de Ernesto Sanz a la presidencia de la UCR, que motivó un plenario de delegados al Comité Nacional de todo el país para el viernes 4 de diciembre. Por Entre Ríos, deberían participar nada menos que Benedetti y Rogel, dos actores centrales del debate pendiente en el congreso provincial. No es que no podrían estar presentes el 5, pero lo habitual es que a un congreso de tamaña importancia se legue con un trabajo político en las horas previas que requiere presencia en el territorio.

Estas son algunas de las cosas que debe evaluar al Mesa de congreso, que se vuelve a reunir el lunes 30, al mediodía, en Paraná, junto al Comité Provincial. Si se resuelve la postergación, el congreso quedará para finales de febrero o marzo de 2016.

Personalmente, el presidente del congreso, Luis Kirpach, considera que “el radicalismo se debe una discusión y un debate”, pero por otro lado entiende que “hay que analizar que la fecha no es la más conveniente”.

Consultado por Página Política, el dirigente de Islas sostuvo “durante mucho tiempo el congreso no se pudo reunir porque consideramos que era como echarle nafta al fuego”, pero, pasado el proceso electoral “los radicales tenemos que analizar toda la situación política por la que hemos pasado y definir hacia dónde apuntamos dentro de Cambiemos”.
Fuente: Página Política

Publicá tu comentario

¡Tu comentario fue enviado con éxito!

La publicación del mismo está sujeta a la aprobación del moderador. Muchas gracias.

¡Escribí tu comentario!

* 600 caracteres disponibles

Comentarios

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

Publicá tu comentario

¡Tu comentario fue enviado con éxito!

La publicación del mismo está sujeta a la aprobación del moderador. Muchas gracias.

¡Escribí tu comentario!

* 600 caracteres disponibles