El inicio del tratamiento de la reforma electoral en el Senado exhibió con claridad los puntos más críticos del proyecto del oficialismo. Durante cinco horas, representantes de 14 espacios políticos expusieron este jueves sus opiniones ante la comisión de Asuntos Constitucionales y Acuerdos, que preside el senador Lucas Larrarte.

La jornada permitió conocer, en especial, la opinión de los partidos que no poseen representación parlamentaria y, en consecuencia, carecen de voto para introducir reformas al proyecto del Poder Ejecutivo.

Este primer pantallazo general permitió ubicar los puntos más cuestionables de la iniciativa oficial. A la cabeza: la exigencia de acompañar la presentación de la fórmula de gobernador y vice con 17 candidatos a senadores, más 17 postulantes a la intendencia de las cabeceras departamentales, junto a sus respectivas listas de concejales.

Casi todos los partidos consideraron “restrictiva” a esa exigencia que, ciertamente, es superior a lo dispuesto en la Ley Castrillón, actualmente en vigencia.
Reparto de bancas
También mereció una crítica generalizada el cómputo de los votos en blanco para la asignación de bancas en la Cámara de Diputados, que perjudica la posibilidad de los partidos chicos de alcanzar un escaño en la legislatura provincial.

En la misma línea, se escucharon varios cuestionamientos a la llamada cláusula de gobernabilidad, que otorga mayoría de las bancas al partido más votado, o “partido mayoritario”, aunque no haya alcanzado la mitad más uno de los votos. Pero aquí la restricción deriva de una cláusula constitucional (artículo 91).

Hubo un pedido de Armando Sánchez (Políticas para la República) para que desde la legislación se interprete a la expresión constitucional “partido mayoritario”, como aquel que obtenga el 50% más uno de los votos. Si no es así, que todas las bancas se repartan por sistema D’Hont.

En similar sentido se expresó Javier Schnitman, del Movimiento por Todos. “La experiencia ha demostrado que la cláusula de gobernabilidad no es efectiva”, dijo, para recordar casos en los que la Cámara baja se terminó enfrentando al Ejecutivo por razones internas. Pidió un D’Hont puro, dado que, en definitiva “si el gobernador saca muchos votos, va a tener muchos diputados”. Pero la propuesta más interesante en este punto vino del lado del PRO. Su apoderado, Mario Moine planteó pasar de las cinco papeletas separadas del proyecto de Boleta Única (gobernador, diputados, senadores, intendentes, concejales) a tres: 1) gobernador y diputados, 2) senadores, 3) intendentes y concejales.
Agrandar imagen
Pisos
Bajar el piso de votos exigido en las PASO para participar en las elecciones generales y también disminuir el porcentaje de votos en la interna para obtener representación de minorías, fue un planteo repetido durante la jornada.

Desde el Frente Grande, por caso, se consideró que un 10% de los votos (en lugar del 15% estipulado en el proyecto) sería adecuado para conformar minoría.

El PRO, en cambio, pidió que el criterio de integración de minorías no se determine por ley, sino que quede como facultad de los partidos para fijar en sus cartas orgánicas.
Fecha
Hubo también un mayoritario reclamo para que la fecha de las elecciones se fije por ley y, de ese modo, deje de ser un instrumento de especulación del Ejecutivo. “Una norma que no se preste a picardías”, en palabras de Osvaldo Fernández, del GEN. Para que el momento de las elecciones “no quede al arbitrio del gobernador”, según las expresiones de Martín Lombardo, del partido Fe.
Desdoblamiento si, desdoblamiento no Pablo Bizai 06 Jun, 2018
Para el Partido Socialista, el desdoblamiento tendría que ser la regla, a fin de que la discusión de los proyectos locales no quede tapada por la campaña nacional. “La simultaneidad debería ser la excepción”, dijo Patricio Cozzi. José Luis Dumé, en representación de los intendentes vecinalistas, se mostró especialmente preocupado por la extensión de la transición a la que habilita el proyecto, que permitiría votar en abril para cargos que se van a ocupar en diciembre. Recordó, en este sentido experiencias negativas del año 2007, cuando se votó en marzo.
Independencia
Hubo también reiteradas apelaciones a la necesidad de que el Tribunal Electoral guarde independencia del poder político de turno, como lo advirtió oportunamente Página Política: El socialista Marcelo Haddad advirtió sobre la fuerte influencia del poder político en la máxima autoridad electoral. Y desde el GEN, Fernández habló de buscar mecanismos similares a los del Consejo de la Magistratura para su integración.

Ya fuera de lo que dispone el proyecto, casi todas las fuerzas políticas –pero en particular las más chicas- plantearon la necesidad de instrumentar un mecanismo de financiamiento estatal de los partidos políticos que iguale las condiciones de competencia electoral y evite aportes que puedan afectar la institucionalidad, como los del narcotráfico. “No nos pueden decir que no hay dinero para financiar la democracia”, dijo Haddad.

Estas fueron algunas de las principales inquietudes que dejó la extensa jornada. La UCR no avanzó mucho en la crítica y anunció que pronto dará a conocer un proyecto alternativo de reforma política. Su presidente, Pedro Galimberti, comunicó que el partido considera que los cambios en las reglas de juego deberían empezar a aplicarse para las elecciones de 2023.

También dejó en claro el total rechazo de la UCR a un sistema de lemas como el que se ha comentado entre algunos legisladores kirchneristas. El más duro crítico del proyecto oficial fue, de lejos, el representante de la izquierda, Luis Meiners: El más oficialista –en ausencia de representantes del PJ- fue el Frente Entrerriano Federal. Nicolás Parera Déniz defendió el proyecto como si fuese propio. El delegado del partido del ex gobernador Jorge Busti comparó los resultados electorales de Entre Ríos con Córdoba y Santa Fe con el propósito de demostrar que la boleta única no significa un “sálvese quien pueda”, como se critica desde sectores del PJ vinculados al kirchnerismo.

Cotejó porcentajes de votos de distinta categoría de cargos para afirmar que la dispersión de votos dentro de un mismo partido no es mucho más grande en las provincias vecinas donde se vota con boleta única.

El PJ, como se dijo, no participó de la jornada. La voz oficial corrió por cuenta de la ministro de Gobierno, Rosario Romero: Un fiel representante de las posiciones que conviven en el PJ hubiera significado para el oficialismo desnudar las diferencias internas que llevan a muchos a pronosticar que la reforma no pasa la Cámara de Diputados. Salvo, claro, que se firme un acuerdo entre el gobernador Gustavo Bordet y su antecesor Sergio Urribarri.
Críticas a una ley “proscriptiva” Pablo Bizai 03 May, 2018
Fuente: Página Política

Claves

Debate Reforma política Senado

Publicá tu comentario

¡Tu comentario fue enviado con éxito!

La publicación del mismo está sujeta a la aprobación del moderador. Muchas gracias.

¡Escribí tu comentario!

* 600 caracteres disponibles

Comentarios

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

Publicá tu comentario

¡Tu comentario fue enviado con éxito!

La publicación del mismo está sujeta a la aprobación del moderador. Muchas gracias.

¡Escribí tu comentario!

* 600 caracteres disponibles