Eduardo Lauritto está preocupado por el peronismo. El apretado triunfo en la provincia y la derrota nacional dejó al PJ sin rumbo. El proceso de reorganización y “renovación”, como se le dice ahora, es inevitable. En Entre Ríos, el intendente de Concepción del Uruguay decidió trabajar en eso.

Lauritto tejió un ámbito de conversaciones fluidas con los intendentes de la costa del Uruguay. Sobre todo Enrique Cresto (Concordia) y Martín Piaggio (Gualeguaychú). Pero el diálogo también tiene recepción por estos lados. Adán Bahl es un interlocutor muy cercano al uruguayense. En su momento se habló de una fórmula. El presidente del Senado no es sólo Paraná, su radar llega a los alrededores.

Estos tres nombres tienen una condición en común. Aparte de ser caras nuevas en el PJ, ninguno de ellos tiene pretensiones de pelear la gobernación en 2019. Los intendentes cumplen su primer mandato y el vicegobernador está apuntando la brújula para la Municipalidad de Paraná.

Lauritto, al juzgar por su edad y su carrera política, no encarnaría la renovación. Pero bien puede continuar un proceso de moderación política que hoy lleva adelante Gustavo Bordet. Hace años que está en la función pública y no tiene causas en la Justicia. Un elemento que por tiempo cotizará.

El intendente de Concepción del Uruguay rechaza cualquier candidatura o pretensión que se le endilgue para el 2019. Es obvio, quién cometería una torpeza de esa característica. Quienes lo frecuentan aseguran a Página Política que su única preocupación es el peronismo y que –según su perspectiva- no están dadas las condiciones para otra cosa que no sea abrirles la puerta a todos. En eso está. La gestión y la política le consumen todo el tiempo en el duro trance personal que atraviesa tras el fallecimiento de su esposa, Flavia Mena.

Lauritto es un político impermeable. Los años y los hechos ratifican esta condición. No hay encuesta provincial que no marque la buena imagen que lo acompaña. No es un dato temporal, sino permanente. Encuestadores y dirigentes coinciden en que “el Pato Lauritto siempre mide”. Esto ocurre desde el momento mismo en que Jorge Busti lo ungió compañero de fórmula de Sergio Urribarri. El ahora ex gobernador y presiente de la Cámara de Diputados recurrió al uruguayense en varias oportunidades con el objetivo de que traccione votos. Fue intendente entre 1999 - 2003. Al dejar el palacio municipal se convirtió en diputado nacional en 2005 y en 2007, en vicegobernador. En 2011 encabezó la lista de diputados (luego lo bajaron y le dieron el Ministerio de Educación) y en 2013 volvió a encabezar la lista de diputados nacionales. Tampoco asumió la banca. Tres campañas provinciales quizás expliquen el nivel de adhesión y conocimiento de su figura.

Lauritto es respetado en el ámbito tribunalicio, por su pasado como magistrado; y también en el ámbito del deporte. Fue éste el que más le aportó a su capital político.

Cerrada la interna en Concepción del Uruguay, donde el clan Scelzi lo acompaña, Lauritto está dispuesto a charlar con todos los peronistas de la provincia. ¿Hay algo para 2019? Un colaborador lo resumió así: “Fue todo, menos gobernador”.
Fuente: Página Política

Claves

Lauritto

Publicá tu comentario

¡Tu comentario fue enviado con éxito!

La publicación del mismo está sujeta a la aprobación del moderador. Muchas gracias.

¡Escribí tu comentario!

* 600 caracteres disponibles

Comentarios

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

Publicá tu comentario

¡Tu comentario fue enviado con éxito!

La publicación del mismo está sujeta a la aprobación del moderador. Muchas gracias.

¡Escribí tu comentario!

* 600 caracteres disponibles