Llegan en distintas condiciones, tras haber prometido distintas cosas. El 6 de diciembre juran los legisladores nacionales electos el 22 de octubre.

Tres son de Cambiemos, tal como surgió del triunfo en la provincia: Atilio Benedetti, Alicia Fregonese y Jorge Lacoste.

Dos son del peronismo que fue a las urnas como Somos Entre Ríos: Juan José Bahillo y Mayda Cresto.

Los cinco, inician su mandato el 10 de diciembre y, sin respiro, se prepararán para la agenda más intensa que se haya dado la Cámara baja a lo largo del año que termina. Se trata de aprobar la serie de normas –que primero deben ser tratadas en el Senado—implicada en el Pacto Fiscal que firmó Mauricio Macri con los gobernadores, Gustavo Bordet incluido.

Fueron electos por distintas fuerzas pero todo hace suponer que los cinco nuevos legisladores llegan para “honrar el pacto” levantando la mano para legitimar el acuerdo, asunto que en Casa Rosada dan por descontado.

Ya tienen lugar protagónico en el temario del Congreso la Reforma Tributaria, la Reforma Previsional --indispensable para sostener el pacto ya que golpea fundamentalmente al Anses-- y la Reforma Laboral.
Promesas de campaña
Los legisladores electos por Cambiemos tienen poco y nada por decir. Llegan a la Cámara de Diputados para acompañar “el cambio”, para permitir que fluya el plan económico, cultural y social que tiene la gestión de Macri para la Argentina y que ha cobrado inusitada velocidad tras el triunfo electoral.

No se pide otra cosa ni otra cosa han votado quienes eligieron la boleta de la alianza de radicales y dirigentes del PRO.

Del lado del peronismo, es más difícil. De un lado, Bahillo y Cresto son “los candidatos de Bordet”, quien ya firmó el Pacto Fiscal. Hicieron campaña con el gobernador como figura excluyente del mensaje proselitista y se supone que no tendrán desencuentros con la voluntad expresa del titular del Ejecutivo entrerriano.

Del otro, se sabe de antemano que los debates en ciernes en el Congreso Nacional dividirán las aguas en el peronismo que, por cierto, ya se fragmenta en cuatro bloques distintos: el del massismo (que tiene hasta el 10 de diciembre a Cristina Cremer); el bloque justicialista referenciado en Diego Bossio; el Frente Para la Victoria hoy sostenido mayoritariamente por el kirchnerismo (bancada en la que cesan Carolina Gaillard, Jorge Barreto y Lautaro Gervasoni y permanecerán hasta 2019 Juan Manuel Huss y Julio Solanas); y el bloque representado por el Movimiento Evita, Peronismo Para la Victoria.

Por el modo en que se han expresado las posturas al momento, todo hace pensar que los diputados electos por el peronismo engrosarán la tropa de Bossio que se convierte en espada de la “liga de los gobernadores” e interlocutor preferido de Macri en Diputados, así como lo es Miguel Angel Pichetto en el Senado.

Además de ser empujados, a pocos días de asumir, a una agenda que divide al peronismo, Bahillo y Cresto se encuentran además con la necesidad de fundar que es “defender el trabajo”, tal como fue la consigna de campaña, aprobar este paquete de medidas, incluida la reforma laboral que propios y extraños resumen bajo la consigna “generar blanqueo, resignando derechos”.

Será una explicación a dar al electorado, pero también a las organizaciones gremiales nucleadas en la CTA Entre Ríos y en expresiones de la CGT que pusieron contra las cuerdas a los candidatos del peronismo y a los diputados en funciones hasta el 10 de diciembre. Fue pocos días antes de las elecciones cuando se les pidió la firma de un acta compromiso de no votar contra los trabajadores.
Agenda
Es pretensión del gobierno de Macri y de su dirigente peronista preferido, Pichetto, que el debate del polémico paquete de normas excluya la voz disonante de la senadora nacional electa, Cristina Fernández de Kirchner.

Con el paquete de proyectos ya formalmente ingresados en la Cámara alta, sería cuestión de días su media sanción, con la actual composición del Senado que integran los entrerrianos Alfredo De Angeli por el PRO y Pedro Guastavino y Sigrid Kunath por el peronismo, que desde diciembre de 2015 votan en acuerdo con Bordet.

Guastavino, sin embargo, cree que podría demorar unos días más y que habrá que escuchar a Cristina desde una banca. Barreto, Gaillard y Gervasoni terminan su mandato esquivando este incordio. Llegan Bahillo y Cresto que se suman a Huss y Solanas en representación de Entre Ríos y que se sabe de antemano que expresarán sus disidencias, desacatando la voluntad de la Casa Gris.

Desde Presidencia de la Cámara de Diputados de la Nación ya se ha convocado formalmente a las sesiones para tratar las normas contenidas en el Pacto Fiscal. Serán los días 13, 20 y 27 de diciembre, jornadas que incluirían, también el tratamiento del Presupuesto, esa ley de leyes que tendrá la huella de los nuevos tiempos.
Fuente: Página Política

Claves

NACIÓN-PROVINCIA Bahillo Benedetti Gestión Macri Bordet reforma laboral Reforma previsional

Publicá tu comentario

¡Tu comentario fue enviado con éxito!

La publicación del mismo está sujeta a la aprobación del moderador. Muchas gracias.

¡Escribí tu comentario!

* 600 caracteres disponibles

Comentarios

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

Publicá tu comentario

¡Tu comentario fue enviado con éxito!

La publicación del mismo está sujeta a la aprobación del moderador. Muchas gracias.

¡Escribí tu comentario!

* 600 caracteres disponibles