Las últimas semanas parecían dar la sensación de haber trastocado cualquier libreto de campaña. Si es que se estaba escribiendo. Además de “el volver al pasado o apostar al futuro” que propone Cambiemos en las usinas proselitistas de Buenos Aires; y el “somos Entre Ríos” que se teje en la provincia; las causas judiciales por la Cumbre del Mercosur y el narcotráfico en Paraná serán muy difíciles de obviarlas.

Sergio Varisco no fue procesado en la causa por la que se investiga el accionar de una banda narco criminal con vínculos probados con la dirigencia política que hoy administra la Municipalidad. Así lo puso en el auto de procesamiento de la escudería Celis el juez federal Leandro Ríos.

En la causa en la que se investigan los delitos de negociaciones incompatibles y peculado durante la organización del evento diplomático, Sergio Urribarri estaba imputado hace un tiempo. Sin embargo, en los últimos días se aceleró todo cuando declararon Pedro Báez y luego Jorge “Corcho” Rodríguez. Los fiscales Santiago Brugo y Alejandro Cánepa fijaron fecha para el 31 de agosto. Ese día el ex gobernador deberá presentarse a declarar. Habrán pasado las PASO, pero el camino a las elecciones generales de octubre estará al rojo vivo.

En ambos campamentos vieron el avance de la Justicia con cierta sospecha. En Tribunales dirán, con razón, que no están para medir tiempos electorales, sino para investigar y seguir los pasos que establece el Código Procesal Penal.

Las noticias judiciales, tanto en el ámbito federal (con el narcotráfico) como en el provincial (con Urribarri y Báez), surgieron luego de la visita de Rogelio Frigerio, el hombre fuerte de la oposición en la comarca, enrolado en el PRO, que quisiera ser gobernador de Entre Ríos. Por lo menos en el oficialismo y la oposición coinciden con esas supuestas presentaciones del ministro del Interior.

Lo cierto es que en ambos campamentos, el radical y el peronista, no se escuchó una sola voz en público cuestionando las decisiones de la Justicia o defendiendo a los dirigentes de su espacio que quedaron en la lupa judicial. ¿Se estarán midiendo los tiempos o hay una especie de acuerdo tácito de reconducir la campaña por otro camino?

En toda esta historia hubo una coincidencia. Los funcionarios tuvieron mejor suerte que, por ejemplo, los legisladores. La secretaria de Seguridad de la Municipalidad, Griselda Bordeira; y el concejal radical Pablo Hernández, pese a las tenebrosas escuchas que se revelaron, no fueron procesados como sí sucedió con los integrantes de la banda narco. Algo similar ocurrió con la directora provincial de Vialidad, Alicia Feltes, quien tuvo un lugar preponderante en la organización, ejecución y licitación de obras de infraestructura en la Cumbre del Mercosur. No fue imputada.

La campaña está en marcha, tibiamente, por los candidatos. No hubo pase de factura por los casos judiciales. En los bunker, de uno y otro lado, esperan el cachetazo para responder. Si es que llega.
Fuente: Página Política

Claves

Justicia y política Urribarri Varisco Corrupción Narcotráfico

Publicá tu comentario

¡Tu comentario fue enviado con éxito!

La publicación del mismo está sujeta a la aprobación del moderador. Muchas gracias.

¡Escribí tu comentario!

* 600 caracteres disponibles

Comentarios

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

Publicá tu comentario

¡Tu comentario fue enviado con éxito!

La publicación del mismo está sujeta a la aprobación del moderador. Muchas gracias.

¡Escribí tu comentario!

* 600 caracteres disponibles