1/5 La interna del Frente para la Victoria
Cada lista definió el modo en que presentará su propuesta electoral en el cuarto oscuro. Dentro de los márgenes legales, cuyo cumplimiento controló la autoridad electoral, cada una de las ocho boletas definió colores, símbolos, tipografía y, lo más importante, a quién mostrar en las fotografías y con qué tamaño (ver galería de fotos).

Los colores siguieron los criterios ya establecidos por cada partido o frente. La UCR, que esta vez volvió a su tradicional lista 3, sin aliados, adoptó su tradicional rojo y blanco, mientras que el Frente Justicialista para la Victoria continuó con su boleta azul, el Frente Amplio Progresista con su naranja y azul y la Nueva Izquierda con su rojo y verde.

En el caso del nuevo frente que compone Unión por Entre Ríos, se debieron ajustar los colores para evitar confusiones con otras propuestas. En lugar de rojo, se optó por un bordó que se combinó con un celeste lo suficientemente claro como para no emparentar con el azul.


Internas

Las PASO del 11 de agosto tendrán en Entre Ríos dos internas: la del Frente Amplio Progresista (FAP) en la que se presentan tres listas, y la del Frente para la Victoria, en el que compiten dos listas.

En el FAP, la principal diferencia en las tres boletas pasa por el modo en que se presentan los candidatos. La lista Unidad Progresista es la más personalista, la que tiene las fotos y los nombres más grandes de sus dos cabeza de lista: Lisandro Viale y Américo Schvartzman, dos dirigentes del Partido Socialista.

En el otro extremo, sus competidores internos en el socialismo con la lista Paso al Frente, dan la idea de un equipo o de un acuerdo político mayor al mostrar cuatro candidatos, los dos primeros de cada lista.

Y el GEN, con su lista No a la re reelección adopta un diseño más clásico, con dos fotos, pero más chicas, que dejan lugar para que se lea mejor al resto de los candidatos.

Pero el dato más saliente de la opción gráfica es, sin dudas, el del Frente Justicialista para la Victoria. A diferencia del resto de las boletas, muestra sólo dos senadores: el titular, Pedro Guastavino y el suplente, Sergio Urribarri. Y deja sin foto la lista de candidatos a diputados. El mensaje político es claro: Urribarri, que sólo podría ser senador en caso de renuncia o muerte de Guastavino, apuesta en esta elección a plebiscitar su gestión. El diseño de la boleta refuerza lo que quedó claro desde un primer momento: esta es la lista de Urribarri que, como conductor político del espacio, viene cerrando todos los actos de campaña.

A la nómina del oficialismo le salen a competir Héctor Maya y Aníbal Vergara, dos peronistas que nunca fueron kirchneristas, cuyas fotos se muestran en un diseño de boleta clásico, que remite en su escaso colorido a las boletas de las épocas del blanco y negro. A diferencia de la lista de Urribarri, que a la imagen de Perón y Evita suma la de Néstor Kirchner, la lista “¡Basta!” ilustra con una foto blanco y negro de Perón y Evita, acompañado del escudo del PJ.

Entre las 20 fotografías que en total poblarán los cuartos oscuros de Entre Ríos el 11 de agosto, Maya y Vergara son los únicos que no exhiben un gesto sonriente.


Listas únicas

Tras haber fracasado en sus intentos de alianzas, la UCR vuelve a su tradicional Lista 3, identificada con los colores rojo y blanco del radicalismo. Es, de todos, el diseño más personalista, con las fotos más grandes de todas las boletas del cuarto oscuro exhibiendo a los dos candidatos que encabezan las listas: Atilio Benedetti para el Senado y Jorge D’Agostino para diputados. Los demás nombres de la lista están escritos en una tipografía sensiblemente más chica, en la que no se destaca ningún nombre, como podría haber sido el de la segunda candidata a diputada, Hilma Re, que va como extrapartidaria y expresa el acuerdo de Benedetti con la diputada Elisa Carrió.

No es el caso de Unión por Entre Ríos. Aquí el segundo nombre de la lista de diputados, Luis Leissa (Nuevo Espacio) se destaca del resto de la lista que encabeza Cristina Cremer de Busti (Frente Entrerriano Federal). Lo mismo ocurre con Marithe Sciberras (del PRO) que secunda a Alfredo de Ángeli en la de senadores; aunque cuesta detectar gráficamente la otra presencia importante de PRO: Josefina Etienot, tercera en la lista de diputados.

Pero el dato saliente de la boleta de Unión por Entre Ríos es que no contiene ningún nombre o ícono que permita detectar la identidad política de sus candidatos. Nada informa respecto a que la boleta está compuesta, básicamente, de peronistas antikirchneristas y macristas. Es, en este aspecto, el único caso entre las ocho boletas, ya que todas las demás dejan en claro su identificación política.

En este sentido y aunque las fotografías de De Angeli y Cremer no sean tan grandes, la de Unión por Entre Ríos termina siendo la más personalista de todas, no ya desde la gráfica, sino desde el mensaje escrito. No propone votar un partido, sino sólo nombres que, se supone, el elector sabrá identificar políticamente.

La lista de la Nueva Izquierda optó, en cambio, por destacar su logo nacional y las fotos de los dos primeros candidatos de cada lista.
Fuente: Página Política -El Diario

Publicá tu comentario

¡Tu comentario fue enviado con éxito!

La publicación del mismo está sujeta a la aprobación del moderador. Muchas gracias.

¡Escribí tu comentario!

* 600 caracteres disponibles

Comentarios

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

Publicá tu comentario

¡Tu comentario fue enviado con éxito!

La publicación del mismo está sujeta a la aprobación del moderador. Muchas gracias.

¡Escribí tu comentario!

* 600 caracteres disponibles