1/5
Eran las 20 frente a Tribunales. La concentración seguía siendo multitudinaria y se celebró con aplausos el final.

Las mujeres se expresaron de modo contundente en Paraná. La consigna de vestir de negro y violeta fue acatada en los niveles suficientes para hacer una presentación impecable del reclamo en las calles. Un reclamo que es amplio, inabordable, que encuentra puntos de alta disonancia, que no conviene encorsetar pero que se puede resumir en el lema “Ni una menos/ vivas y libres nos queremos”, que coincide en reclamar al Estado políticas activas de prevención y de seguridad contra la violencia de género, educación sexual para decidir, políticas de equiparación de derechos, de inclusión.

Después, para algunas “el patriarcado debe caer junto con el capitalismo”; para otras se trata de restaurar políticas que el gobierno de Mauricio Macri habría desarticulado y señalaron al intendente Sergio Varisco como su referente en Paraná o cuestionaron también al gobierno provincial de Gustavo Bordet por la ausencia de políticas. Un sector mayoritario de las convocantes pone el acento en el aborto legal para garantizar la soberanía de los cuerpos; hay quienes privilegian el reclamo por el Estado laico; hay quienes fueron a la plaza pensando más en los niños, el abuso y la trata; también las que marcaron a Milagro Sala como ejemplo y pidieron su libertad. Estuvieron las que tenían para contar su propia historia de sobrevivientes, también las que tienen una víctima bien cerca; estuvieron las que tienen por bandera la no marginación y la inclusión de “sexualidades disidentes”.

Con mucho esfuerzo, en los días previos a este miércoles, se consensuó un documento al que se dio lectura en Plaza de Mayo. Después pasaron ante el micrófono 17 representantes de organizaciones que dejaron sus consignas y fueron escuchadas con respeto por toda la concurrencia. Hubo intervenciones urbanas, tambores, danza, pintadas en el camino y un juego teatral, al cierre, que puso de manifiesto los rótulos y mandatos con los que vive una mujer en este país desde que nace. Hubo también la crítica al vallado metálico con que se cerró la catedral, delante de una decena de mujeres de la policía de Entre Ríos.

Las dirigentes sindicales tuvieron su espacio, las vecinalistas que contaron la realidad de los barrios donde “además de la violencia de género se ve la desnutrición”, las artistas, las profesionales. También los partidos políticos tuvieron su presencia. Fundamentalmente, las organizaciones de izquierda como el MST -“Juntas y a la izquierda”-; el Partido Comunista Revolucionario; el Partido Obrero; el Partido Comunista; el Partido Comunista Congreso Extraordinario; el Partido Socialista. El PJ no adhirió como organización pero sí estuvieron la agrupación Descamisados, La Cámpora, el Partido Solidario y el Movimiento Evita.

Entre otros dirigentes, estuvieron presentes la ex intendenta Blanca Osuna; las concejales Cristina Sosa y Stefanía Cora; y el presidente del Partido Socialista, Marcelo Haddad.
Ante la catedral
Por la mañana, el MST realizó una intervención frente a la Catedral reclamando la separación de la iglesia y el Estado, entre otras consignas.
Fuente: Página Política

Claves

Violencia de género Mujeres

Publicá tu comentario

¡Tu comentario fue enviado con éxito!

La publicación del mismo está sujeta a la aprobación del moderador. Muchas gracias.

¡Escribí tu comentario!

* 600 caracteres disponibles

Comentarios

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

Publicá tu comentario

¡Tu comentario fue enviado con éxito!

La publicación del mismo está sujeta a la aprobación del moderador. Muchas gracias.

¡Escribí tu comentario!

* 600 caracteres disponibles