Ese es el panorama que dejó la reunión que en la tarde de este miércoles mantuvieron los senadores de la comisión de Asuntos Constitucionales, donde está radicado el proyecto de reforma electoral abreviada que ahora el oficialismo está dispuesto a modificar para sumar consenso político.

Previo a la reunión, el presidente de esa comisión, Lucas Larrarte participó en horas del mediodía de un encuentro junto a los jefes de los bloques políticos del Senado y el presidente de la Cámara, Adán Bahl.

De ambas reuniones surgió la voluntad de alcanzar consenso para la iniciativa que ingresó el miércoles de la semana anterior con pedido de tratamiento preferencial para la sesión del miércoles 22 de agosto, con o sin despacho de comisión.

Tras la reunión de comisión, Larrarte confirmó el anticipo de Página Política, en torno a que el núcleo del acuerdo con la oposición pasa por permitir a Bordet desdoblar, pero con una fecha precisa establecida por ley: Asuntos Constitucionales pasó a un cuarto intermedio hasta el martes. Pero en estos días habrá una suerte de “comisión permanente” en la que, en contactos informales, se seguirá avanzado en la posibilidad de un entendimiento. Eso se sabrá el martes, a las 16, cuando se vuelva reunir la comisión.

Por reglamento, tienen tiempo de ingresar el dictamen hasta la hora 19 del martes. Pero si no lo consiguen, el tema se trata de cualquier modo en la sesión del miércoles, a las 19.
Negociaciones
La oposición plantea tres modificaciones para acompañar con su voto la ley que le permitiría a Bordet convocar a elecciones provinciales en forma separada de las nacionales:

Fecha. El proyecto del oficialismo le da a Bordet la posibilidad de convocar a elecciones dentro de un amplio rango temporal, que va de abril a noviembre del año electoral. Cambiemos quiere que la ley fije una fecha precisa (se habla de internas en abril y generales en junio), para reducir los márgenes de especulación por parte del Ejecutivo.

Minorías. El proyecto obliga a los partidos a dar representación en las listas a los candidatos que en las primarias hayan obtenido un piso del 15% de los votos. Cambiemos, que internamente sigue el histórico criterio radical del 25%, quiere que el porcentaje no se fije por ley, y se deje para que cada fuerza política lo establezca en su carta orgánica.

Financiamiento. Los vecinalistas pretenden que se contemple el financiamiento estatal para solventar gastos electorales, como la impresión de las boletas que, caída la reforma con boleta única, seguirán siendo sábanas, con impresión a cargo de los partidos. Hay un proyecto del diputado del PRO, Esteban Vitor, que contempla esa posibilidad:
Expectativas
“Hoy la legislación electoral tiene muchas normas que están dispersas. Para poder elaborar un proyecto hay que hacerlo con mucha atención, a fin de no generar contradicción o alguna inconsistencia dentro del texto de la reforma que después pueda traer algún problema”, comentó Larrarte.

-Por lo que se vio en la reunión de comisión ¿cree que se está cerca de llegar a un acuerdo?
-Creo que si. Para posibilitar un acuerdo debe haber un poquito de cesión de cada espacio político.

-¿Qué tendría que ceder el oficialismo y qué la oposición?
-La posibilidad de adelantar las elecciones sería como una concesión que haría Cambiemos, frente a la posibilidad de establecer fechas predefinidas para ese adelantamiento, que sería como una concesión del proyecto que presentamos nosotros. La posibilidad de financiar a los partidos vecinales que hoy no está dentro de la ley también sería una concesión para mejorar las performances del vecinalismo.

- ¿El porcentaje del 15% para que las minorías tengan representación también es tema de negociación?
-También. Porque la pretensión de Cambiemos es que se deje para regulación de los partidos en sus cartas orgánicas. Nosotros entendemos que al ser la participación de las minorías un mandato constitucional con carácter de cláusula programática, es la ley la que le tiene que dar un contenido para desarrollarlo prácticamente y después las cartas orgánicas ajustarse a esa ley. Podían darle más participación, pero no menos. Esa es la idea que teníamos nosotros con este proyecto.
Agrandar imagen
-La representación de minorías se puede interpretar como una respuesta a la necesidad de contención de la interna peronista en la actual coyuntura política. ¿El peronismo no podría resolver este tema simplemente reformando su carta orgánica?
-Políticamente se puede acudir a la modificación de la carta orgánica para contener a las distintas agrupaciones. Pero otra cosa es la cuestión jurídica. Para mi se trata de una cláusula programática de la Constitución, que debe ser reglada por la ley estableciendo pisos mínimos de participación que se consideren por el legislador razonables. Y a partir de allí los partidos políticos deberán brindar más participación, pero no menos que esa. Los partidos políticos son instituciones que actúan dentro del sistema democrático ajustado a derecho. Los derechos en base a los cuales se produce la participación política no son de regulación exclusiva por los partidos políticos en cuanto a su faz interna. También el Estado está interesado en que aquellas expresiones minoritarias de los partidos tengan participación. Es lo que expresó el constitucionalista de 2008.

El proyecto oficial

El proyecto de reforma electoral abreviada que ingresó la semana pasada al Senado desata las manos a Bordet para convocar a elecciones provinciales en la fecha que mejor le convenga.

Por un lado, deroga la modificación a la Ley Castrillón (Nº 9.659, de internas simultáneas) que impulsó en 2015 el entonces gobernador Sergio Urribarri, fijando fecha de las PASO para el segundo domingo de agosto del año electoral. Sin esta modificación, no habría desdoblamiento: las elecciones provinciales sólo podrían ser en octubre, en simultáneo con las nacionales.

Por otro lado, el proyecto modifica la vieja ley electoral provincial Nº 2.988, del año 1934, que ordena votar en marzo, aunque permite también la simultaneidad con las nacionales. Se trata de la norma que usó el entonces gobernador Jorge Busti para convocar a las elecciones del 18 de marzo de 2007. Sin esta modificación, Bordet sólo podría convocar para el “tercer domingo” de marzo. No podría definir una fecha.

La reforma electoral abreviada quita este doble corset: permite desdoblar y fijar la fecha.

Ahora, lo que pretende Cambiemos es que la fecha la fije la Legislatura y que Bordet pueda, en todo caso, optar entre esa fecha (si quiere desdoblar) o la de octubre, para votar en forma simultánea con las elecciones nacionales.

Fuente: Página Política

Claves

Elecciones 2019 Bordet Cambiemos vecinalismo desdoblamiento minorías

Publicá tu comentario

¡Tu comentario fue enviado con éxito!

La publicación del mismo está sujeta a la aprobación del moderador. Muchas gracias.

¡Escribí tu comentario!

* 600 caracteres disponibles

Comentarios

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

Publicá tu comentario

¡Tu comentario fue enviado con éxito!

La publicación del mismo está sujeta a la aprobación del moderador. Muchas gracias.

¡Escribí tu comentario!

* 600 caracteres disponibles