Esa podría ser la principal novedad de la sesión preparatoria para el 138° periodo de sesiones ordinarias que el Senado provincial tiene previsto realizar el miércoles 15 de febrero a las 11.

Por lo pronto no hay nada definido y se espera que eso ocurra en una reunión del bloque que sería el mismo miércoles, un rato antes de la preparatoria. Se habla de un cambio en la conducción de la bancada de Cambiemos, que en el primer año de gobierno de Gustavo Bordet estuvo en manos del senador radical Raymundo Kisser.

El cambio se inscribiría en el mismo contexto que se dio la puja en la Cámara de Diputados, donde el radical Sergio Kneeteman retuvo la presidencia: El dirigente de Paraná campaña repite a quien lo consulte que no está “atornillado” al cargo para el que lo designaron y que no necesita de ese espacio de poder para seguir haciendo política.

Por eso en el PRO afirman que la situación en el Senado es distinta a la de Diputados y que Kisser se mostraría dispuesto a “cumplir” con el “compromiso” asumido al inicio de la gestión dentro de Cambiemos de rotar las presidencias de los bloques en la legislatura.
¿Un peronista?
Pero lo curioso es que el rumor no señala como reemplazante de Kisser a un hombre de PRO. Se habla que el cargo sería para Roque Ferrari, el único senador de extracción peronista que le queda a Cambiemos tras la salida de Héctor Blanco, producida a fines del año pasado.

No sería tan importante que sea un hombre de PRO el que encabece el bloque como que deje de ocupar ese lugar Kisser. En esa lógica, si el reemplazante no es un hombre del macrismo, el cambio no aparecería públicamente enmarcado en una puja entre el PRO y la UCR.

Nadie duda que Kisser ha sido un buen legislador, que ha ejercido su rol opositor con una iniciativa política y un estilo directo y frontal que lo han llevado en varias oportunidades a ocupar el centro de la escena política. Pero a los ojos del ministro del Interior y jefe del PRO entrerriano, Rogelio Frigerio, el senador de Paraná tiene demasiado vuelo propio y no ha sido fácil de contener dentro de una estrategia colectiva de Cambiemos.

Algunos roces se dieron por avances que produjo el legislador en la investigación de casos de corrupción y que en la mirada de algunos dirigentes de Cambiemos debieron ser previamente consensuados. “Yo no voy a cambiar nunca impunidad por gobernabilidad”, le escucharon decir al radical.
Votos
Aunque, en rigor, Kisser no llegó a ser senador como parte de las conversaciones orgánicas entre la UCR y PRO (fue de los legisladores radicales que, como los diputados Ricardo Troncoso y Alberto Rotman hicieron sus propios acuerdos con el macrismo), no deja de ser un senador radical y se supone que, llegado el caso de que se plantee una disputa, contaría con el aval de sus pares de la UCR, que son mayoría en el bloque.

Entre los 7 senadores de Cambiemos, cuatro son radicales: Kisser, Miguel Piana (Federación), Omar Schildt (Diamante) y Beltrán Lora (Nogoyá); dos son del PRO: Nicolás Mattiauda (Gualeguaychú) y Francisco Morchio (Gualeguay); y uno es peronista: Ferrari (Victoria).

Así las cosas, en teoría Kisser podría continuar con el apoyo de la mayoría radical de su bloque, en una relación de 4 a 3.

Pero, de darse el caso de una pulseada, se duda del voto de Piana. Aunque es afiliado radical, su arribo a la legislatura responde más a su cercanía con el senador Alfredo de Angeli, con quien compartió la protesta rural de 2008 en la resistencia a la resolución 125.

Si Piana vota con Morchio, Mattiauda y Ferrari, se invierte la relación 4 a 3 en contra de Kisser.

¿Decisión tomada?

Otra versión, en cambio, es menos optimista para Kisser. Refiere directamente a la interna radical que determinaría una quita de apoyos de parte de los propios senadores radicales, enrolados en la corriente Illia, en el caso de Schildt y Lora, y muy cercano al presidente de la UCR, Pedro Galimberti, en el caso de Piana.

Aunque Galimberti proviene del grupo que lideró el ex diputado Fabián Rogel, llegó a ocupar el año pasado la presidencia del partido en un acuerdo con la Illia para evitar la interna y postergar los debates que hacia el interior de Cambiemos proponía el candidato Marcelo López, a quien impulsaba Kisser.

Según esta versión, la decisión ya estaría tomada.

En cualquier caso, nadie espera que por su desplazamiento Kisser termine sacando los pies del plato de Cambiemos. Y tampoco que baje su perfil político.

Fuente: Página Política

Claves

Senado

Publicá tu comentario

¡Tu comentario fue enviado con éxito!

La publicación del mismo está sujeta a la aprobación del moderador. Muchas gracias.

¡Escribí tu comentario!

* 600 caracteres disponibles

Comentarios

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

Publicá tu comentario

¡Tu comentario fue enviado con éxito!

La publicación del mismo está sujeta a la aprobación del moderador. Muchas gracias.

¡Escribí tu comentario!

* 600 caracteres disponibles