Nada es lo que era en el peronismo de Entre Ríos desde que, en diciembre, el cambio de color político del gobierno nacional obligó a seguir un nuevo parámetro de acción política: la gobernabilidad.

Nada es lo que era en el peronismo de Entre Ríos desde que, en abril, volvió Cristina y demostró que no está lo políticamente muerta que muchos suponían.

Esos son los dos polos de tensión que ordenan la dinámica política del peronismo de estos días y que se expresan en una serie de fotografías tomadas en las últimas semanas:
Agrandar imagen
-El debate parlamentario por el acuerdo con los fondos buitre ubica a los cinco diputados nacionales por Entre Ríos del FpV alineados con su bloque y fuera de la conducción política del Gobernador, que en los códigos tradicionales del peronismo es quien manda en cada territorio.

-Esto último es tan así, que en la renovación de autoridades partidarias nadie dudó en ubicar a Gustavo Bordet en la presidencia del PJ de Entre Ríos. Pero, junto a él, en lugar del vicegobernador (como indicaba la costumbre partidaria) se sentó el ex gobernador Sergio Urribarri, en lo que implicó un reconocimiento hacia quien ha sido el claro conductor político del peronismo entrerriano en los ocho años de mando de Cristina.
Agrandar imagen
-A pesar de integrar la fórmula con Bordet para el partido, Urribarri se mantuvo al margen de la pública discusión en torno a las razones de gobernabilidad que el actual mandatario provincial invocó para pedir en el Congreso los votos a favor del acuerdo de Macri con los holdouts. No se trataba sólo de un guiño hacia el presidente de otro partido que había auxiliado económicamente a Entre Ríos y con quien se estaba negociando la devolución de la coparticipación retenida por la Nación desde los años 90.
La definitiva salida del default del país le permite a Bordet tomar deuda a tasas razonables y soñar con una gestión más desahogada que la que le posibilita la complicada herencia financiera recibida de manos de quien lo eligió como sucesor. Objetivamente, el silencio de Urribarri en este asunto, lo terminó ubicando más cerca de los cinco diputados entrerrianos que votaron en contra del acuerdo con los fondos buitre.

-Sin embargo, Urribarri terminará sumándose a la posición de Bordet, aunque de un modo silencioso, acompañando con su firma una declaración conjunta de las autoridades peronistas en la Legislatura provincial a favor del acuerdo con los fondos buitre.
Agrandar imagen
-Luego, los senadores entrerriano del FpV, Pedro Guastavino (kirchnerista de la primera hora) y Sigrid Kunath (dirigente muy cercana a Urribarri) votarán a favor del acuerdo con los holdouts. Ya la vereda política en la que se paraba Urribarri y los senadores no estaba tan clara. Consolidaba a los cinco diputados (Julio Solanas, Juan Manul Huss, Jorge Barreto, Carolina Gaillard y Lautaro Gervasoni) como miembros de lo que el propio Bordet había calificado como una “estudiantina” política que bajo la ligera disyuntiva de “patria o buitres” no atendía las serias razones de la gobernabilidad de la provincia a la que representaban en el Congreso.
Agrandar imagen
-Sin embargo, los miembros de esa “estudiantina” no serían los únicos en acompañar el regreso político de Cristina. En el acto frente a los tribunales de Comodoro Py, Urribarri no dudó en ratificar su lealtad hacia la jefa del espacio político que más resistió el acuerdo con los fondos buitre. También jugaron en ese sentido los senadores que habían votado el acuerdo y el intendente de Concordia, Enrique Cresto. Para el mandatario de la ciudad más importante de la provincia gobernada por el peronismo, la gobernabilidad no fue un problema a considerar.

-Mientras tanto, el PJ armaba una lista de unidad para la renovación de su conducción nacional en la que no tenía lugar La Cámpora, como expresión más pura del cristinismo. Sin embargo, en esa lista estuvo Urribarri, el primer cristinista de Entre Ríos que ratificó esa condición con su presencia en el acto de Comodoro Py, a pesar de que unos días antes supo atender la razones de gobernabilidad de Bordet en el tema holdouts.
Agrandar imagen
-Última foto, la del jueves pasado: Kunath ubicándose dentro de los 22 senadores leales a Cristina. Una escena de la que posiblemente hubiera sido parte también Guastavino si no fuera que ese día se produjo el fallecimiento de su madre.

Cristina regresó de sus cuatro meses de retiro en el sur para declarar como imputada y terminó polarizando la escena política nacional con Macri. A pesar de la objetiva debilidad de su posición (los factores de poder reales como los gobernadores del PJ y los sindicatos la ignoran) su figura terminó opacando a los dirigentes que se proyectan para la renovación del peronismo desde un lugar menos fundamentalista, como Juan Manuel Urtubey o Sergio Massa. Al menos por ahora.
Fuente: Página Política - El Diario

Publicá tu comentario

¡Tu comentario fue enviado con éxito!

La publicación del mismo está sujeta a la aprobación del moderador. Muchas gracias.

¡Escribí tu comentario!

* 600 caracteres disponibles

Comentarios

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

Publicá tu comentario

¡Tu comentario fue enviado con éxito!

La publicación del mismo está sujeta a la aprobación del moderador. Muchas gracias.

¡Escribí tu comentario!

* 600 caracteres disponibles