Rossi con su esposa y ex diputada, Patricia Díaz.
Rossi con su esposa y ex diputada, Patricia Díaz.
Domingo Daniel Rossi explotó. Fue el primer vicegobernador de Jorge Busti. Compartió, entonces, el primer gobierno peronista después de la dictadura. No estuvo en el Salón Blanco de Casa de Gonierno este miércoles, en la que se le entregó los tributos de mando al tres veces gobernador. “El día 6 de septiembre de 1.987 fue para mí y para muchos entrerrianos el comienzo de una esperanza, con mucha ilusión y luego de haber ganado la interna a quienes eran la vieja guardia por aquel entonces del peronismo, conseguíamos gobernar la provincia convencidos que la renovación traería a Entre Ríos vientos de cambio y mejoraríamos la vida de los entrerrianos”, lanzó Rossi en un comunicado que luego se fue poniendo más picante.

Enseguida nomás, el santalenense asestó: “Ese sueño de jóvenes políticos se vio truncado porque Jorge Busti tenía otros planes para la provincia, para sí y para su entorno político: el de perpetuar en el poder un grupo de dirigentes inescrupulosos. Y para eso precisaba un pacto político judicial, que asegurara la impunidad, controlara la prensa, la oposición interna y externa, la Legislatura, y todos los rincones de poder de la provincia”. El dirigente hace tiempo viene insistiendo con la teoría del “pacto político judicial”.

Rossi cuestionó también a Gustavo Bordet por haber “utilizado la Casa de Gobierno para un encuentro partidario de lanzamiento de campaña y el festejo de 30 años de bustismo”.

El ex vicegobernador, condenado por enriquecimiento ilícito, que apeló hasta la Corte Interamericana de Derechos Humanos, puso la lupa en la presencia de vocales del Superior Tribunal de Justicia (STJ), entre ellos su amigo Emilio Castrillón. “El STJ dio su presente ya que es parte fundamental de esta enfermedad que padece Entre Ríos, que la relegó a ser una provincia devastada”.

Rossi dijo que lo “honra” no haber sido parte del convite de este miércoles. Destacó la figura de Mario Moine, a quien definió como un “baluarte de la decencia en la provincia”. En la lista negra que le adjudica a Busti están el procurador de la provincia Jorge García, a quien le otorgó el rango de “dueño de la justicia penal, que tantos favores le hace al poder”.

Cuestionó la Ley Castrillón, “que no solo dinamito al PJ, sino que acabó con la Legislatura, ya que antes la mayoría de la Cámara de Diputados se componía con diversos matices dentro del partido, y de esa discusión y del debate salían las leyes, hoy no son más que un puñado de regalones del gobernador de turno”.

Despegue

El final se lo dedicó a Bordet. “Está andando un camino de despegue de Sergio Urribarri, que son todas expresiones del bustismo, pero en vez de intentar hacer las cosas bien, transparentar las cuentas públicas, levantar el nivel de la dirigencia; hace bustismo a ultranza”, lamentó.

De todo esto los entrerrianos tendrán un acabado trabajo realizado por el mismo Rossi. Anunció su libro, que llevará el siguiente nombre: “Entre Ríos, enferma de bustismo”. “Quiero relatar en extenso cómo un hombre hizo de una provincia pujante y con potencial, una secta política que la saqueó y que hoy la puso entre las provincias más postergadas del país, donde tenemos que vivir mendigando en Nación créditos, adelantos o re financiaciones para pagar sueldo, sepultando así los sueños que teníamos los jóvenes dirigentes de la Unidad Renovadora Peronista”, adelantó. Habrá que esperar.
Fuente: Página Política

Claves

Peronismo Rossi

Publicá tu comentario

¡Tu comentario fue enviado con éxito!

La publicación del mismo está sujeta a la aprobación del moderador. Muchas gracias.

¡Escribí tu comentario!

* 600 caracteres disponibles

Comentarios

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

Publicá tu comentario

¡Tu comentario fue enviado con éxito!

La publicación del mismo está sujeta a la aprobación del moderador. Muchas gracias.

¡Escribí tu comentario!

* 600 caracteres disponibles