El Rector de la Universidad Nacional de Entre Ríos (UNER), Andrés Sabella, rubricó una declaración pública respecto de la situación de las universidades nacionales y el contexto de la protesta por presupuesto y mejores salarios.

El texto, que también lleva la firma de la vicerrectora Gabriela Andretich, defiende en primer lugar la posición que han sostenido los rectores en rechazo a las políticas de ajuste, justo en una jornada como la del miércoles, marcada por un fuerte debate en torno al levantamiento de la toma de la Facultad de Trabajo Social, la sede que inauguró la modalidad en todo el país.

“En el año del Centenario de la Reforma Universitaria, quienes estamos al frente del gobierno de las universidades nos oponemos al ajuste que se lleva adelante sobre el sector educativo y, en particular, sobre las universidades públicas. Sostenemos con convicción que la Educación Superior es un bien público social, un derecho humano y universal y un deber indelegable del Estado”, remarca el documento en primer lugar.

Se apuntó que las autoridades de la UNER, en el mes de agosto, expresaron el apoyo al reclamo de docentes y no docentes y se realizaron gestiones al respecto ante la Secretaría de Políticas Universitarias, el Gobierno Provincial y legisladores nacionales entrerrianos.

Se evalúa que “ante la falta de conocimiento de la real situación presupuestaria que se enfrentaba, fue oportuna la amplia difusión que hicieron todos los actores de la comunidad (docentes, no docentes, estudiantes y egresados) por distintos medios radiales, televisivos, digitales y redes sociales; y especialmente la movilización lograda en marchas, abrazos simbólicos, disertaciones y otras acciones. Esto posibilitó romper el cerco mediático que mantenía ausente el tratamiento de la problemática universitaria por parte de los principales medios nacionales de comunicación y puso en la agenda nacional el tratamiento de nuestros problemas”.
Salarios
Sabella y Andretich consideran que “hoy los docentes han logrado parcialmente el reconocimiento de la recomposición salarial que demandaban (5 de los 6 gremios universitarios aceptaron la propuesta del Ministerio de Educación), siendo fundamental que se cumpla el compromiso de renovar el diálogo en diciembre y febrero para analizar la situación laboral a la luz de lo que ocurra durante el 2018 (inflación realmente registrada y pérdida del poder adquisitivo de los salarios). Los no docentes se encuentran en una situación similar y están esperando la apertura de diálogo en el mes de octubre”.

“La abrupta devaluación del peso en estas últimas semanas y la suba de la expectativa inflacionaria para lo que resta del año agrava los problemas presupuestarios que venimos señalando un grupo mayoritario de rectores de universidades nacionales, haciendo peligrar los sistemas de becas, la renovación de equipamiento (en muchos casos importados), el desarrollo de acciones vinculadas a la extensión, la investigación, la continuidad de planes de infraestructura”, se diagnostica.

Se agrega que “esto último, unido a distintas medidas de ajuste, tales como la eliminación de ministerios (en especial los de Ciencia y Tecnología, Trabajo y Salud) y despidos de trabajadores (Télam, Agricultura Familiar, etc.) interpela como Universidad en general y como autoridades en particular”.
Nuevo escenario
Así las cosas, para las autoridades de la UNER habría un “rol que nuestra comunidad entrerriana necesita que se cumpla” a los fines de “no agravar aún más la situación socio-económica que se atraviesa”. “Es en función de esto que desde la Universidad se profundizarán muchas de las acciones vinculadas con los sectores más vulnerables de nuestra población y se seguirán apoyando aquellas acciones que realicen los distintos claustros universitarios en defensa de la Universidad, garantizando el máximo respeto a los derechos individuales y laborales de nuestros trabajadores y de toda la sociedad y sosteniendo el desarrollo de las actividades académicas, de extensión e investigación previstas para este año”, se afirma.

“Como responsables de la gestión, creemos necesario analizar la necesidad de reorientar nuestro presupuesto universitario a la luz de las urgencias del corriente año”, dice el documento que en este marco da cuenta de las acciones en materia de fortalecer las políticas de bienestar estudiantil.

“Sabemos que en momentos de crisis a nuestros estudiantes se les multiplican las dificultades para seguir cursando, les resulta muy difícil afrontar los costos de sus estudios. Es por esto que desde la Universidad, a las políticas de bienestar estudiantil previstas para el 2018 que implicaban el otorgamiento de 754 becas le hemos adicionado 162 becas extraordinarias para que los alumnos beneficiarios tengan asegurado el almuerzo desde agosto a diciembre en los comedores de la universidad”, se repasa.

“A los $782.000 de fondo para comedores vamos a proponer al Consejo Superior adicionar una partida extraordinaria de $500.000 que permita cubrir la diferencia entre el valor de cada comida que se cobra actualmente y el costo del servicio, para garantizar que hasta marzo de 2019 no se aumente el valor del plato a los estudiantes”, agrega Sabella y no olvida mencionar la entrega “a las fotocopiadoras de partidas extraordinarias de resmas de papel para que se pueda seguir accediendo al servicio de fotocopiado a los mismos valores que en el primer cuatrimestre (esto generará una inversión adicional a la prevista de aproximadamente $100.000)”.

“Estamos trabajando junto a la FUER y los coordinadores de bienestar estudiantil en el estudio completo del actual sistema de becas de la universidad con el objeto de realizar las reformulaciones que se consideren necesarias. Este proyecto será consensuado con los consejeros superiores estudiantiles ante de ser elevado al Consejo Superior en el mes de octubre”, se adelanta.

“Con respecto al valor de las becas, vamos a proponer al Consejo Superior el aumento extraordinario de las mismas a partir de octubre, tomado como referencia los aumentos que se otorguen para los auxiliares alumnos y respetando las relaciones porcentuales y topes que oportunamente aprobara la Comisión de Bienestar Estudiantil del Consejo Superior”, agrega el documento.

Sabella y Andretich, finalmente, afirman: “Vamos a seguir comprometidos con nuestra comunidad, manteniendo las actuales actividades y generando nuevas propuestas académicas, de investigación y extensión”.
Fuente: Página Política

Claves

Universidad UNER Sabella

Publicá tu comentario

¡Tu comentario fue enviado con éxito!

La publicación del mismo está sujeta a la aprobación del moderador. Muchas gracias.

¡Escribí tu comentario!

* 600 caracteres disponibles

Comentarios

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

Publicá tu comentario

¡Tu comentario fue enviado con éxito!

La publicación del mismo está sujeta a la aprobación del moderador. Muchas gracias.

¡Escribí tu comentario!

* 600 caracteres disponibles