La promesa de incluir a las minorías en las listas de candidatos sigue siendo en el PJ nada más que eso: una promesa. La posibilidad de convertirla en una ley cayó cuando el oficialismo provincial acordó con los legisladores de Cambiemos la última versión de la reforma electoral abreviada, que se votó el pasado 28 de agosto. El peronismo, en sus distintas vertientes, había acordado otra iniciativa, en la que se fijaba un piso del 15% de los votos para alcanzar la minoría. Pero Cambiemos pidió retirar esa disposición, que entendió como una injerencia de la ley en la vida interna de los partidos. El oficialismo accedió bajo el argumento de evitar eventuales planteos judiciales sobre la nueva norma.

Así las cosas, el criterio para fijar la representación de las minorías quedó en manos de los partidos políticos. En Cambiemos se sigue la tradición radical, que contempla en su carta orgánica un piso del 25% para obtener minoría y entrar en el reparto de cargos.

Pero en el PJ, esa es una tradición ajena. La historia indica que el sector que gana la interna se queda con todo. Y su carta orgánica está escrita para asegurar ese propósito.

Así quedó a la vista en 2017, cuando el entonces diputado nacional Jorge Barreto fracasó en su pedido para ingresar como candidato por la minoría, luego de haber encabezado en las PASO la lista más votada, detrás de la oficial que avalaron el gobernador Gustavo Bordet y sus antecesores Sergio Urribarri y Jorge Busti. La experiencia de 2017 es bastante gráfica para entender este asunto. En la elección general quedó demostrado que una buena porción de votos que acompañaron al kirchnerismo “puro” que expresó la lista de Barreto, no acompañaron luego a la lista oficial que encabezó el actual diputado Juan José Bahillo. Se supone que otra hubiera sido la contención de esos votos si las reglas de juego del PJ hubieran sido más generosas para incluir a las minorías.
Para 2019
De cara a las elecciones de 2019, la representación de las minorías se vuelve mucho más importante que en 2017, por dos razones: 1) el año que viene se vota todo en la provincia, desde gobernador a concejal y en cada pueblo se juega poder; 2) porque la unidad del PJ ha pasado a ser vital en una provincia donde Cambiemos viene ganando las últimas tres elecciones (las dos de 2015 y la de 2017) y podrían replicarse las divisiones que el peronismo expone en el orden nacional.

El peronismo de Entre Ríos tiene antecedentes recientes de división electoral, en 2011 y 2007. Esas dos veces le fue bien y la división terminó sumando por izquierda y por derecha para un PJ que luego se unificaría en la Legislatura. Pero ahora y a pesar de todas las adversidades que afronta Cambiemos, muchos sostienen que para retener la provincia es clave la unidad. En ese sentido parecen ir los movimientos que ha dado el bordetismo en las últimas semanas, al entablar diálogos con expresiones kirchneristas.

Para franjas del kirchnerismo como las que integra Barreto, esa unidad solo se garantiza con reglas claras de integración de las minorías. Y esas reglas sólo pueden fijarse en la carta orgánica partidaria, que necesita para ser reformada de la reunión del congreso provincial del PJ de Entre Ríos. Algo que, de tan descuidado, ya nadie recuerda cuando fue la última vez que ocurrió.
Pedido
“Si no se contiene a las minorías, sea cual fuera esa minoría, el peronismo pierde el año que viene”, pronostica Barreto, que lleva un año sin hablar con Bordet, esto es, con el preside el PJ de Entre Ríos.
Agrandar imagen
“Oficialmente no nos han dicho nada, pero nosotros estamos trabajando con algunos congresales del PJ para que activen el llamado a un congreso partidario. En teoría, con el 10% de los congresales se puede habilitar el congreso. Estamos trabajando en varios departamentos”, contó.

Barreto ni siquiera pertenece al PJ. Se desafilió en 1998. Fue diputado nacional por ser parte de la corriente Martín Fierro, una de las expresiones que integraron el kirchnerismo, en una lista que armó en 2011 el, por entonces, todopoderoso gobernador Sergio Urribarri.

Es más, este año Barreto ha iniciado trámites para conformar un nuevo partido, Unión Ciudadana. Ese nombre fue impugnado por el Frente Grande, socio del PJ en Entre Ríos, bajo el argumento que se presta a confusión con Unidad Ciudadana, la fuerza política por la que Cristina Fernández fue electa en 2017 senadora nacional por la provincia de Buenos Aires. El Frente Grande integra Unidad Ciudadana; es cristinista en Buenos Aires, pero bordetista en Entre Ríos.

Hacia el interior del PJ, quien está trabajando desde el sector de Barreto para que se reúna el congreso del PJ es el presidente del PJ de Gualeguay, Carlos Gálligo.

Según contó Barreto a Página Política, detrás de esta inquietud no sólo hay kirchneristas sino también “compañeros de sectores del peronismo que son funcionarios” con quienes “compartimos una preocupación genuina, más allá del cargo que nos toque ocupar, y es que está en juego la posibilidad de que la provincia termine siendo gobernada por el PRO. Y eso puede pasar si no se contempla a las minorías”.
Fuente: Página Política

Claves

Peronismo minorías Interna PJ Bordet Barreto

Publicá tu comentario

¡Tu comentario fue enviado con éxito!

La publicación del mismo está sujeta a la aprobación del moderador. Muchas gracias.

¡Escribí tu comentario!

* 600 caracteres disponibles

Comentarios

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

Publicá tu comentario

¡Tu comentario fue enviado con éxito!

La publicación del mismo está sujeta a la aprobación del moderador. Muchas gracias.

¡Escribí tu comentario!

* 600 caracteres disponibles