El tema es viejo, urgente y a la vez fundante de las reglas de juego de la vida partidaria por estos días (o años). La Ley Castrillón –de internas abiertas y simultáneas- fue cuestionada desde su misma sanción pero tiene siete años de pleno vigor. Su reforma estuvo en la agenda pero el 2014 llega a su fin sin que se le haya tocado una sola coma.

La norma es la garantía de encolumnamiento tras las hegemonías partidarias, consolida mayorías, expulsa minorías y disidencias internas.

Se la criticó siempre, pero nunca hubo condiciones para que las fuerzas con votos suficientes en la legislatura la derogaran.

El 10 de febrero se impuso con fuerza en la agenda política del año que termina; el 23 de septiembre, en la Legislatura, reconocieron que el tema dejo de ser de interés.

Origen

Fue sancionada en 2007 para imponer a todo o nada, en el PJ, la candidatura de Sergio Urribarri como sucesor de Jorge Busti. Partido el peronismo de entonces --merced a los movimientos del denominado Grupo Talleres sublevado con la postulación del actual mandatario-- se intentó primero con tentar a los disidentes con resguardarse en los municipios.

La reforma de la Ley 3001 Orgánica de Municipios se cambió para consagrar la reelección de los intendentes y de ese modo se le ofreció esa opción al intendente de Paraná, Julio Solanas –precandidato a gobernador- y a la famili Cresto para que retuvieran su poder en Concordia, retrayendo las aspiraciones del entonces diputado provincial y luego compañero de fórmula de Solanas, Enrique Cresto.

La iniciativa no logró desactivar a los “rebeldes”. La Ley Castrillón aseguró que las minorías partidarias tuvieran por destino el desierto absoluto. Solanas y Cresto, con el grupo Talleres, inauguraron la larga tradición –ya abierta a nivel nacional- de “ir por afuera” con la Lista 100, aunque eso sólo durara para la campaña y el día de la elección. Solanas resignó otro mandato; los Cresto decidieron no desaprovechar otro período para Juan Carlos en Concordia. Pero también llevaron a Enrique como vicegobernador de los disidentes. Al día siguiente de la derrota se mostró con Busti. En una adaptación forzada del “el que gana conduce y el que pierde acompaña”, aunque no haya competido en internas contra nadie, hizo la venia con Urribarri. Pasada esa historia, la Ley Castrillón volvió a ser de utilidad en 2011. Jorge Busti y su tropa encabezaron el proceso del peronismo “por afuera”.

Con el tiempo, y como pasó con la Lista 100, toda la tropa se encolumnó en el PJ y Busti quedó solo, flameando la bandera de lo que se llamó Frente Entrerriano Federal.

2014, ahora sí, la reforma

• 10 de febrero. El vicegobernador José Cáceres dice que se viene el tiempo de contemplar las minorías. Se entusiasma con una interna en la que participen todos, hasta Busti. Y opina que debe abrirse lugar a las minorías porque, asume, “uno no participa cuando sabe que va a perder todo”.

• 15 de febrero. Urribarri abre un nuevo período de sesiones ordinarias. Anuncia reforma política ante los legisladores. También ratifica lo que es un secreto a voces: ya es precandidato a presidente. En los hechos, esta postulación del gobernador como sucesor de Cristina –o el sueño entrerriano, como se prefiera- le puso la tapa a la olla en que se caldearon durante todo el año las expectativas del peronismo en cada punto de la provincia.

• 16 de febrero. Navarro se entusiasma. Anuncia lo que no sucedió nunca: “Diputados y senadores trabajarán en conjunto la reforma electoral”.

Versiones posibles

• 18 de febrero. La primera versión. Navarro agua la fiesta de la “sana disputa” peronista. Divulga que la idea del oficialismo es “abrir la fórmula” en el marco de las internas pero no la lista sábana de diputados que es la que, históricamente, logró canalizar las expectativas de poder en los departamentos.

• 25 de febrero. Página Política accede a un primer borrador que circula en no más de tres despachos oficiales. La reforma es una mera adaptación al régimen de las PASO. Obligatoriedad de votar, opción del sufragio a los 16 y, lo más importante, no se contemplan lugares para las minorías.

• 16 de marzo. Se pone la lupa en la carta orgánica del PJ. Mientras el estatuto partidario de la UCR previó distrito único para el gobernador electo, minorías y hasta un régimen de premios a las dirigencias departamentales, el peronismo sostiene una carta orgánica que contempló la disputa departamental. En alguna cabeza surgió la idea que sea el estatuto del PJ el que ordene la vida interna y que el peronismo, entonces, deje de dirimir sus internas en la elección general. No pasó nada. Ni reforma política por ley ni debate dentro del PJ.

• 6 de abril. Los precandidatos a gobernador ensayan sus opiniones, aunque un tanto a ciegas respecto de lo que se define en el entorno más cercano a Urribarri. Bahillo, por ejemplo, cree que no debiera abrirse la fórmula pero si eliminaría la lista sábana de Diputados.

• 20 de abril. Bordet, en cambio, confiesa que le gustaría elegir a su compañero de fórmula si fuera electo candidato a gobernador en una interna.

• 21 de mayo. A todo esto, los radicales piden alguna precisión acerca de la fecha de elección y las reglas de juego.

La candidatura de Urribarri, tema excluyente

• 21 de mayo. Urribarri arengó a los legisladores del oficialismo. Les pidió más compromiso con su campaña ya en pleno desarrollo. En la reunión, poco y nada se habló de reforma política. A los legisladores les corren el arco. Se les anuncia que en la próxima reunión la Ley Castrillón sí será tema principal.

• 26 de mayo. Bordet se reúne con la dirigencia del Frente Grande que pide reforma política con integración de minorías.

• 29 de mayo. Daniel Rossi decide agitar un poco las aguas. Presenta su propio proyecto de reforma.

• 5 de junio. Urribarri también decide arengar a los intendentes. Les pide más apoyo en la campaña presidencial. De la reforma política, poco y nada se habla. El gobernador vuelve a mencionar la necesidad de una mera adecuación al régimen nacional.

Más propuestas

• 5 de junio. Viale, del socialismo, reflota su propuesta de reforma política integral, con boleta única.

• 6 de junio. Al día siguiente, extraoficialmente, se divulga el borrador del proyecto oficial. Una mera adaptación a las PASO.

• 6 de junio. Bahl recibe a la UCR. Dice que a esa fecha no está previsto un desdoblamiento y presenta el proyecto divulgado el día anterior. Un mes después, el 2 de julio recibe al socialismo que le presenta su propuesta de reforma. momento no se prevé desdoblamiento.

• 30 de junio. Página Política accede al proyecto oficial. No es una mera adaptación a las PASO porque, a la vez, se obvia aplicar en Entre Ríos los avances que supusieron las PASO como la distribución igualitaria de espacios de publicidad en radio y televisión.

• 23 de septiembre. Fin del asunto. Navarro asume que la reforma política ya no está en la agenda de prioridades de la Legislatura. Termina el 2014 sin novedades en materia de cambios a la demonizada y siempre útil Ley Castrillón. Para la dirigencia del peronismo, a lo largo de todo el año, la consigna fue la de Perón: “Desensillar hasta que aclare”. Llega el 2015. Y nada.
Fuente: Página Política

Claves

Ley Castrillón

Publicá tu comentario

¡Tu comentario fue enviado con éxito!

La publicación del mismo está sujeta a la aprobación del moderador. Muchas gracias.

¡Escribí tu comentario!

* 600 caracteres disponibles

Comentarios

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

Publicá tu comentario

¡Tu comentario fue enviado con éxito!

La publicación del mismo está sujeta a la aprobación del moderador. Muchas gracias.

¡Escribí tu comentario!

* 600 caracteres disponibles