Tras unos días complicados para el ex gobernador Sergio Urribarri -que viene de recibir una denuncia en su contra por supuesto enriquecimiento ilícito y de observar como el gobernador Gustavo Bordet le abrió las puertas de la casa de Gobierno a su enemigo Jorge Busti-, llegó la foto componedora.

Como una “nueva reunión de trabajo entre Bordet y Urribarri” presentó la prensa oficial al encuentro que mantuvieron este martes Bordet y el presidente de la Cámara de Diputados para dialogar “sobre temas vinculados a la actividad legislativa y los proyectos de la nueva administración”.

Resulta curioso como presenta la comunicación oficial a la reunión. El parte de prensa enviado a Página Política afirma que “se enmarca en los encuentros que el titular del Ejecutivo provincial viene manteniendo en estos primeros días de gestión con los distintos sectores políticos, empresariales y gremiales, en los que se abordan los principales proyectos de gobierno”.

No parece, a juzgar por la redacción del comunicado, un encuentro con un aliado político; con el aliado político principal, que definió la interna del PJ a favor de Bordet y que impuso buena parte de su gabinete. Pero quizá se trate solo de un defecto de redacción.

El Gobernador –continúa informando la prensa oficial- consideró “muy importante poder tener siempre ámbitos para trabajar juntos, porque más allá de la responsabilidad que cada uno hoy tiene nos une la pasión por Entre Ríos, los dos queremos una provincia que siga las transformaciones, la industrialización, que las cadenas de valor tengan rentabilidad. Y para eso necesitamos un Estado con equilibrio financiero, que pueda apoyar y promover a nuestro sector productivo”. Si, equilibro financiero, dijo Bordet.


Soldado

Luego de la reunión, Urribarri expresó su “apoyo total a la gestión de Gustavo Bordet, soy su primer soldado”, afirmó.

Urribarri hizo referencia a las primeras medidas del gobierno nacional, considerando que “tanto la devaluación como la apertura de la economía deben ser observadas con cuidado”, opinó. Pero no las criticó con la dureza de un dirigente del cristinismo que hubiera decidido pasar a “resisitir” el gobierno de “la derecha”.

Al contrario, valoró “la necesidad de mejorar la competitividad de las economías regionales, que se consigue con el tipo de cambio y ganando nuevos mercados”. Aunque, rápidamente, mencionó que “junto a Daniel Scioli lo habíamos planteado en la campaña electoral, pero teniendo en cuenta la mesa de los argentinos, que no se dispare la inflación para que todos puedan acceder al pan, la carne y los alimentos esenciales siempre”.

Con relación a la apertura de las importaciones el ex mandatario señaló que “hubo un esfuerzo enorme en estos años para impulsar la recuperación de la industria nacional, de las pequeñas y medianas empresas, logrando el desarrollo científico y tecnológico junto a la sustitución de muchos productos manufacturados que ahora se fabrican en el país. No debemos ponerlo en riesgo” expresó, con prudencia política.

Por último, Urribarri pudo colar en el parte oficial un párrafo del credo kirchnerista, aunque en su versión más moderada. Mencionó que “las políticas de Néstor primero y Cristina después permitieron a millones de argentinos conseguir trabajo, planificar una familia, tener su vivienda propia. Debemos cuidar todo eso porque pertenece al patrimonio de un país que fue reconstruido desde las cenizas a partir de 2003”.
Fuente: Página Política

Publicá tu comentario

¡Tu comentario fue enviado con éxito!

La publicación del mismo está sujeta a la aprobación del moderador. Muchas gracias.

¡Escribí tu comentario!

* 600 caracteres disponibles

Comentarios

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

Publicá tu comentario

¡Tu comentario fue enviado con éxito!

La publicación del mismo está sujeta a la aprobación del moderador. Muchas gracias.

¡Escribí tu comentario!

* 600 caracteres disponibles