Llegó el día. Un día soleado, concurrido, brillante. Había un estallido de colores por los aportes de la naturaleza y los aportes de los hombres. El verde del entorno parquizado estaba pleno, el azul intenso pintaba la totalidad del cielo, y el dorado se derramaba sobre todas las cosas desde lo alto del astro mayor. Así ilustró el periodista Jorge Riani la crónica de un suceso político de relevancia histórica que sucedió este sábado en Paraná y que fue publicada en El Diario.

Masones de Paraná, Buenos Aires, Salta, Chaco y otras provincias, inauguraron la columna en homenaje a Justo José de Urquiza, situado a metros del monumento al Vencedor de Caseros.

Se trata de un monumento masónico realizado por la Asociación Civil Filantrópica “La Acacia”, que la donó a la Municipalidad, con la intención de que se integre al patrimonio cultural e histórico de la ciudad, y con el objeto también de difundir los principios y valores masónicos. Está frente al Monumento a Urquiza, porque los donantes de la columna ven en la figura del Presidente de la Confederación Argentina, que gobernó al país desde Paraná, el arquetipo del masón y sus valores.

El acto de ayer estuvo regido por el protocolo que sigue cualquier acto público, donde se cantaron el Himno Nacional Argentino y la Marcha de Entre Ríos, pero donde también se mencionaron a las autoridades masónicas con sus referencias institucionales internas. Es así como en los discursos se mencionaron al soberano “Gran Comendador del Supremo Consejo Grado 33 para la República Argentina, ilustre hermano Roberto Rossini, y al pro Gran Maestre de la Logia Argentina de Libres y Aceptados Masones, muy respetable hermano Pablo Lázaro”, quienes llegaron a Paraná ambos con sus comitivas.

Historia

El intendente Sergio Varisco fue invitado a hablar. Lo hizo como presidente municipal en representación de la ciudadanía, y fue desde allí que explicó cuál fue el criterio que primó para la autorización de la columna de los masones.

Haciendo gala de un discurso muy nutrido de datos históricos, Varisco hizo un repaso sobre el aporte de la masonería en la construcción del país.

Pero también explicó que el rol que le cupo a él, como máxima autoridad política de la ciudad, fue “simplemente autorizar el emplazamiento del monumento y preocuparme por su construcción”. “Ser electo por el pueblo de la ciudad nos obliga a sentirnos los más humildes servidores, y cuando se me propuso esto lo acepté de inmediato porque quién se puede negar cuando se recorre la historia y se piensa en masones como San Martín, que nos dio la independencia territorial, que forjó la república porque fue un general republicano frente al único ejército del mundo que no conquistó sino que liberó pueblos. Cuando se piensa en Urquiza que nos dio la Constitución y forjó la unión nacional, cuando después de Caseros dijo aquello de ‘ni vencedores ni vencidos` y tuvo la grandeza tras derrotar en Pavón a Mitre, de retirarse para constituir la unión nacional”, dijo Varisco.

“O cuando se piensa en Leandro Alem –continuó–, que trajo la idea de la soberanía popular en el cuarto oscuro, donde el patrón no te ve cuando vos votás, y que forjó esta idea de la soberanía popular. Pero aparte yo tenía la íntima convicción de que el emplazamiento de este monumento iba a generar un debate rico en esta ciudad, sobre la historia, porque a las cosas hay que transparentarlas, sacarlas a la luz, a mi entender. Pensé que se podía generar ese debate y así fue, aunque no con el impacto que hubiese pretendido. Se logró sí un debate sobre nuestra historia, sobre la ciudad de Paraná, sobre los masones y su relación con la Iglesia, que parecía un tema tabú, y sobre lo que significa la masonería en la historia argentina”.

“Es mentira –dijo el presidente municipal paranaense– que murieron las ideologías, es mentira que ha terminado la historia. Lo que se termina es la historia de los que se creen dueños de la historia, lo que se termina es la historia de los que quieren dividir a los argentinos, pero es bueno el debate ideológico, saber de dónde venimos, qué cosas nos parieron en la historia, a nosotros, los argentinos, que no nacimos de una idea religiosa. La Nación Argentina no nació de una confrontación racial, no nació de un conflicto económico. Los argentinos nacimos en Mayo de 1810 en las ideas de la libertad, de la igualdad, de la fraternidad. Fueron las ideas las que movieron a la generación de nuestra Nación Argentina”.

“Son las ideas, en definitiva, las que deben mover al mundo, y no la plata, ni los intereses personales y sectoriales. Esa gran historia argentina creo que se ve reflejada en lo que ha sido la masonería argentina y aquí en la ciudad de Paraná ocurre lo mismo”, continuó.

“Debemos entender que no hay dos o tres pueblos, hay un solo pueblo al que, cada tanto y por una cuestión electoral se les presentan propuestas, pero somos un solo pueblo diverso desde todo punto de vista. Porque como diría otro gran masón, Hipólito Yrigoyen, los hombres deben ser sagrados para los hombres, y los pueblos deben ser sagrados para los pueblos”, remató.

El acto se completó con el corte de la cinta inaugural del monumento, la firma de un acta y la toma de una fotografía frente al Monumento a Urquiza.
Fuente: Página Política

Claves

Debate Historia y política Varisco

Publicá tu comentario

¡Tu comentario fue enviado con éxito!

La publicación del mismo está sujeta a la aprobación del moderador. Muchas gracias.

¡Escribí tu comentario!

* 600 caracteres disponibles

Comentarios

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

Publicá tu comentario

¡Tu comentario fue enviado con éxito!

La publicación del mismo está sujeta a la aprobación del moderador. Muchas gracias.

¡Escribí tu comentario!

* 600 caracteres disponibles