Cambiemos estudia un proyecto que elimina la Sala Penal del STJ

El proyecto reformula la composición y funcionamiento del Superior Tribunal de Justicia. El texto también refiere a los mandatos del presidente y vicepresidente del alto cuerpo. Cuántos vocales prevé el texto en estudio y una obligación para los integrantes del alto cuerpo en caso de mora. Similitudes con una iniciativa de Salduna.

En la Cámara de Diputados se comenzó a estudiar un proyecto que reformula la composición y funcionamiento del Superior Tribunal de Justicia (STJ), es decir la cabeza del Poder Judicial.

El borrador en cuestión- al que tuvo acceso Página Judicial - está en varios despachos de legisladores de Cambiemos que son quienes están trabajándolo para incorporarlo a la reforma judicial que prometió el gobernador Gustavo Bordet.

La primera reforma refiere al número de integrantes. Se reduciría de 9 a 7. Se llegaría a esa integración con la jubilación de dos miembros. El segundo cambio es la división de las salas. En la actualidad son tres y la iniciativa plantea dos: la Sala Nº 1 en lo Civil y Comercial; y Sala Nº 2 del Trabajo. Desaparece la Sala Penal y de Asuntos Constitucionales. Las atribuciones que hoy tiene ese organismo – según el proyecto – las tendrá el pleno. Al respecto hay dos ítems: a) En el recurso extraordinario en materia penal sobre lo resuelto por las Cámaras de Casación Penal, cuando se invocare la violación de un derecho o garantía constitucional; b) En caso de existencia de fallos disímiles sobre un mismo tema por parte de las cámaras de Casación Penal, el Superior Tribunal de Justicia en pleno será competente para fijar la doctrina casatoria definitiva que será de aplicación obligatoria para casos análogos en toda la provincia”, dice uno de los articulados.

Una cuestión que no queda claro es que cada una de las salas las integrarían tres vocales. Sucede que sobraría uno.

La eliminación de la Sala Penal es una idea del vocal Bernardo Salduna que plasmó en un proyecto y que Página Judicial dio a conocer en marzo pasado. Lo que propone es volver a un esquema que instauró Sergio Montiel cuando le sacó la exclusividad a Omar Carubia, Miguel Carlín y Carlos Chiara Díaz la resolución de amparos y las pasó al pleno. Jorge Busti, nuevamente en el poder, se la devolvió al trío. El texto de Salduna y de los legisladores de Cambiemos es similar, pero el vocal se imagina un cuerpo de cinco miembros.

Presidencia y vice

El proyecto de los diputados plantea cuestiones referidas a los mandatos del presidente y vicepresidente del alto cuerpo. No permite la reelección.

“La Presidencia y Vicepresidencia del Superior Tribunal de Justicia serán rotativas. Será presidente aquel de sus miembros con mayor antigüedad como miembro del Superior Tribunal y que no hubiera ejercido con anterioridad el cargo de presidente. En la misma forma se elegirá un vicepresidente que reemplazará al presidente en caso de ausencia o impedimento. El presidente y vicepresidente durarán dos años en su mandato y no podrán ser reelectos en el mismo cargo. En caso de ausencia o impedimento de ambos, serán reemplazados por el vocal que tenga mayor antigüedad como miembro del Superior Tribunal”, dice el artículo 32 que se pretende cambiar.

Al presidente del STJ se le impone un deber vinculado a la información. “Deberá informar mensualmente acerca de la circulación de los expedientes cuyo tratamiento corresponda al pleno del cuerpo. En caso de existir vencimiento del término en el despacho de cada vocalía, se indagará al respectivo vocal acerca de los motivos del retardo y se requerirá su puesta al día. El retraso injustificado y será motivo de juicio político”, dice el texto.

No es un dato menor que se exija información a cada una de las vocalías para saber a ciencia cierta cuál es el estado de situación del máximo órgano de justicia de la provincia.

Claves

Reforma judicial + Cambiemos +