Cambiemos frenó en Senado la ley que votó en Diputados

El Senado trató este jueves el proyecto de Endeudamiento a los Municipios votado por unanimidad 24 horas antes, el miércoles, en la Cámara baja. Mattiauda, del PRO, objetó el “trámite express” de la inic

El bloque de Cambiemos obligó a llevar a comisión el proyecto de Ley de Endeudamiento de los Municipios que se trató este jueves en el Senado.

La iniciativa, que caminó sobre rieles en Diputados, el miércoles pasado cuando se aprobó por unanimidad, no corrió la misma suerte en la Cámara Alta cuando el senador del PRO, Nicolás Mattiauda, objetó el “trámite express” del proyecto del oficialismo avalado por la oposición.

Dijo que “no está claro el destino que se quiere dar a los fondos”, remarcó que se trata de 103 millones de dólares que “serán herencia para los futuros gobiernos” y advirtió que “se acabó el tratamiento express de iniciativas que puedan comprometer el futuro de nuestros vecinos”.

Además, en su caso de gualeguaychuense, hizo notar que el intendente de su ciudad, Martín Piaggio, ni los otros presidentes municipales del departamento se comunicaron con él para debatir el proyecto. Reclamó que no le hayan explicado “para qué quieren la plata ni las urgencias que tienen”.

Este endeudamiento es sólo uno de los puntos del proyecto que supone la ratificación del convenio de la provincia con la Nación para la restitución del 15 por ciento de los fondos de coparticipación.

Contexto

Según supo Página Política, la buena sintonía en la Cámara baja obedeció al contacto del gobierno con el radicalismo y específicamente con los legisladores encabezados por Sergio Kneeteman. A ese partido pertenecen los casi 30 intendentes de Cambiemos que están necesitando la herramienta del endeudamiento para afrontar sus gestiones.

Pero Mattiauda se quejó por no haber participado de las conversaciones previas entre oficialismo y oposición. Puso sus reparos y el presidente del bloque, el radical Raymundo Kisser prefirió darle cauce a la inquietud de su par de Gualeguaychú. En este contexto, Kisser convino con el presidente de la bancada oficialista, Angel Giano, en desensillar hasta que aclare.

Se decidió el envío a comisión del texto que, todos dan por descontado, no demorará en convertirse en ley. Los cálculos indican que la iniciativa podrá ser aprobada en la sesión previa al receso.

Tampoco fue fácil en la bancada oficialista. Los nuevos integrantes del cuerpo prefieren marcar un “nuevo tiempo” en el período institucional iniciado en diciembre y argumentan la necesidad de despegarse del carácter de “escribanía” que ciertamente tuvo el Senado en gestiones anteriores con mayorías oficialistas abrumadoras.

Afirman que fue el vicegobernador Adán Bahl quien se ocupó de aplacar los ánimos y encauzar el clima para una sesión que, amén del pase a comisión del endeudamiento para los municipios, tuvo otros temas en agenda.

Desde el PRO

Mattiauda hizo conocer su malestar a través de un comunicado de prensa en el que informó de la decisión del bloque que se basó en sus argumentos.

“Como ni el intendente (de Gualeguaychú) Martín Piaggio, ni los demás presidentes municipales del departamento al que represento se han comunicado conmigo, para explicarme para qué quieren la plata, ni las urgencias que tienen, no voy a acompañar ningún endeudamiento”, afirmó Mattiauda que remarcó que la iniciativa exigía contar con los dos tercios de los presentes.

“Tomamos la decisión de no acompañar la iniciativa porque no estamos dispuestos a tratar leyes como esta de la noche para la mañana, sin estudiar las posibles consecuencias para los vecinos de nuestros departamentos sin al menos tomarnos el tiempo para estudiarla”, dijo.

“Son 103 millones de dólares que serán herencia para los futuros gobiernos locales. Si es así queremos hablarlo también con nuestros concejales para que trabajen en la ordenanza respectiva; queremos que los fondos sean con destino específico, si es para obra pública saber cuál y si es para equipamiento también", remarcó y agregó que la deuda que se tome ahora se empieza a pagar recién en cuatro años, “o sea que excede a esta gestión y lo deberá pagar el gobierno que venga y así cualquiera gobierna”.

Mattiauda concluyó: “No me van a llevar puesto con un trámite express en un tema tan importante y sensible como lo es un endeudamiento sin justificación”.