Desdoblamiento. Especulaciones sobre su impacto

La posibilidad del desdoblamiento en Entre Ríos -y en buena parte de las provincias peronistas- abre una partida distinta a la esperada. Con la foto actual, sería el mejor escenario para los oficialismos nacional y provincial. En cambio, hay incertidumbre en los municipios.

Está claro que 2019 no es 2017. La ola amarilla que arrasó suelo argentino en 2015 ha aminorado su fuerza, fundamentalmente desde fines del año pasado, al calor de medidas de ajuste y golpes al bolsillo de tal impacto que no hay blindaje mediático que aguante.

El escenario político, sin embargo, está verde para poner en escena una alternativa potente. Como tal sólo podría venir de un peronismo que se entretiene, en plena temporada estival, en alguna foto, algún gesto o declaración pública que abone o entierre la unidad.

Así las cosas, no está mal para los oficialismos de turno -en Casa Rosada y en Casa Gris- sacar la carta del desdoblamiento. Para Mauricio Macri, será poner menos en juego tras su imagen, llegar con los jirones, -previsibles con más proyectos de medidas impopulares-, prendiéndole una vela a las inversiones, pero llegar al fin.

La ola amarilla llegará al 2019 más o menos golpeada, con más o menos costos para la gente, pero llegará. Y enfrente -prenderá Macri otra vela- se seguirá puliendo “la mejor alternativa”.

La garantía para que esto sea así, para que se dilate, se demore, es desdoblar en las provincias controladas por el peronismo, desestimular una “ola nacional” potente que sea opción, dejar que cada gobernador haga su juego.

Son los gobernadores -y los legisladores nacionales que les responden- los interlocutores preferidos de la Rosada. Se los requiere en la mesa de definiciones del país donde Macri corta “el pasto” para que las empresas “hagan los goles”, tal la elocuente metáfora que eligió en Davos.

Por casa
Contra el “sentido común” del mundillo político entrerriano, en el riñón del PRO se empecinan en ver con buenos ojos al ministro Luis Miguel Etchevehere como candidato para la Casa Gris. Sin embargo, reconocen que no es fácil y que el ex titular de la Rural no ha ayudado en esa empresa.

Así las cosas, “marche” el desdoblamiento para Entre Ríos y que Bordet haga su juego. Es el mejor escenario para el gobernador que es el anotado más firme para 2019, el único hasta el momento por el lado del peronismo.

Enfrente hay poco y nada. En los últimos años ---y con la nebulosa que deja el fantasma de Rogelio Frigerio bajando a la provincia como candidato-- sólo emergieron un puñadito de nombres: el siempre presente de Atilio Benedetti, que se quedó con las ganas en 2015; el del intendente de Chajarí y presidente de la UCR, Pedro Galimberti; y el del diputado Ricardo Troncoso, quien sí mostró sin vueltas su voluntad recientemente.

Para la dirigencia de Cambiemos, el desdoblamiento es asumir que deberá esperar otro turno. Ese es el escenario, sin la marca de la alianza de Macri empujando en todo el país y contra un Bordet que tiene la ventaja de tener que ocuparse de que su buena imagen redunde en votos. No es poco, pero ya es mucho.

Nadie lo dice pero es verdad instalada que el “adelantamiento” electoral supone que la Rosada ponga en juego después un supuesto derecho a meter la cuchara en las listas para el Congreso. Las del oficialismo y las de la oposición.

Pero además en el tablero está impacta la decisión de Bordet de promover fuertemente la reforma política, con un solo ítem conocido hasta el momento: la Boleta Ùnica Papel (BUP). Esa variable, sumada al desdoblamiento, seguramente se hará sentir antes que nada en la realidad política de los municipios.

Tierra adentro

La BUP -ponderada por todo quien sea consultado, del partido que sea- supone para el elector la posibilidad de expresar claramente su voluntad, con una cruz, junto a la foto del candidato. Así en cada categoría de cargos, a nivel provincial y local.

Del lado de la dirigencia política, supone desistir de las ventajas y desventajas que traiga en cada caso el arrastre de la boleta sábana. Con menos incidencia del partido, los candidatos ponen en juego casi de modo excluyente su trayectoria personal y su imagen.

Estas nuevas reglas de juego, -añadidas al desdoblamiento- implican particularmente un desafío para los intendentes.

Del lado de los intendentes de Cambiemos, la “ola amarilla” que los puso en el poder casi sin esperarlo en muchos casos, ya no estará en juego. El capital será el que hayan acumulado en gestiones que, en general, vienen transitando sin demasiados sobresaltos, con buena imagen y con atención predilecta en la Rosada.

También los intendentes peronistas tendrán que dejar todo en la cancha que ahora tiene exclusivamente el tamaño de la ciudad que gobiernan. Sin la impronta de un peronismo en el poder, expresado en la boleta sábana, el escenario es más incierto para estos dirigentes, busquen la reelección o pretendan definir un sucesor.

Por un lado, encuentran que enfrente ganan peso referentes de Cambiemos que se han convertido en funcionarios nacionales y que canalizan políticas públicas para la región desde esos puestos.

Por el otro, cargan en la mochila con una derrota reciente en sus territorios, en las elecciones legislativas de octubre. En efecto, el peronismo debió digerir la derrota en distritos que gobierna como Concordia, Gualeguaychú, Concepción del Uruguay, Villaguay, Colón.

Del lado de los intendentes radicales, Sergio Varisco avaló la BUP y remarcó que el adelantamiento es facultad del gobernador. Enfrente, desde el peronismo, el intendente Enrique Cresto dijo más o menos lo mismo y bendijo la BUP como expresión de la reforma electoral que hace falta.

Quién sabe, de todos modos. Quién sabe si se llega a instrumentar a tiempo -con un cronograma de desdoblamiento- y si conviene a los partidos, agrupaciones y dirigentes políticos que tienen en sus manos la posibilidad de habilitar la BUP.

Quien sabe si se atiende al reproche, casi inaudible, que reclama que la BUP pone a bracear solos a quienes en 2015 remaron -en el bote de la boleta sábana- para que el peronismo persistiera en el poder.

Claves

cronograma electoral + Bordet + Macri + Gobernadores del PJ + Cresto + Varisco +