El benedettismo se encolumna para retener la presidencia del bloque

La corriente Illia definió este fin de semana que no cederá la presidencia del bloque de diputados provinciales de Cambiemos. Ven a los pedidos para desplazar a Kneeteman como un intento por debilitar la candidatura a gobernador de Benedetti, alentada por Frigerio y con la complicidad de la interna radical.

La presidencia del bloque de diputados de Cambiemos deberá ser resuelta este martes. La principal bancada opositora no logró zanjar su interna para las sesiones preparatorias por diferencias entre radicales y macristas, que exigían una rotación en el cargo que viene ocupando desde diciembre de 2015 el radical Sergio Kneeteman.

La ausencia de entendimientos entre los socios de Cambiemos adquirió volumen político, más allá de los limitados espacios de poder de la Cámara, cuando fue quedando más claro que esa discordia se inscribía en la interna para 2019. Concretamente, en el hecho de que Kneeteman es un dirigente muy cercano al diputado nacional Atilio Benedetti, que quiere ser el candidato a gobernador de la coalición.

En este escenario, la corriente Illia, que lidera Benedetti, tuvo este fin de semana una reunión en Villaguay de la que participaron los seis diputados provinciales del sector, los dos diputados nacionales y un grupo de dirigentes.

La reunión fue cerrada, no hubo comunicado para la prensa y se acordó no hablar del tema hasta tanto se resuelva, según se espera, este martes al mediodía, o al menos antes de la sesión prevista para las 18.

No obstante, Página Política pudo confirmar de cuatro fuentes distintas que participaron de la reunión, que la decisión fue que los seis diputados de la Illia voten en el mismo sentido: por mantener en la presidencia del bloque a Kneeteman.

No es que lo quieran tanto. Es más, algunos opinan que dentro de los seis hay otros legisladores que podrían hacer mejor ese trabajo, con un mayor vuelo intelectual y político. Aunque tampoco tienen mucho para criticarle.

Ocurre que no se trata de Kneeteman. A esta altura, y luego de una serie de movidas al interior de Cambiemos y de la UCR –que implicaron llamados a intendentes y dirigentes de distintos espacios para convencerlos sobre la necesidad de renovar la presidencia de bloque como el mejor modo de evitar una fractura- en la Illia ya no dudan que asisten a una “embestida” contra Benedetti, que apunta a debilitarlo.

Lo ven, en suma, como una pulseada, que medirá la habilidad y el carácter de quien se postula para gobernar la provincia. Especialmente cuando le dan los números: los diputados de Cambiemos son once, de modo que los seis de la Illia son mayoría, contra los cuatro del PRO y el diputado radical Alberto Rotman, que se había manifestado a favor de la rotación.

Que se rompa
“Si se tiene que romper el bloque, que se rompa. Al que menos le puede interesar que se rompa es a (Rogelio) Frigerio”, desafió un experimentado dirigente de la Illia, en diálogo informal con Página Política.

A su juicio, una fractura del bloque entre macristas y radicales debilitaría al ministro del Interior y jefe del PRO, porque demostraría que no controla todo lo que ocurre en Cambiemos de Entre Ríos. Y podría tener un impacto nacional, si fuera imitado en otras provincias donde la relación entre los socios viene complicada.

En las preparatorias no hubo acuerdo porque se registraba un virtual empate, dado que la diputada Alejandra Viola se había entusiasmado con la posibilidad de presidir el bloque, a propuesta de PRO. También fue tentado el diputado por Diamante, Jorge Monge, pero en este caso sin éxito.

Ahora, Viola y Monge están alineados con la lectura que la Illia le otorga a esta pulseada interna.

Claves

Diputados Cambiemos + Interna UCR + Interna Cambiemos + Benedetti + Frigerio + Kneeteman +