En el PRO se reprocha el voto a Urribarri

A los ojos de algunos militantes y dirigentes de PRO no hay razón “institucional” que justifique el voto que dieron los diputados macristas para ratificar a Urribarri al frente de la Cámara de diputados. Enojo partidario con los legisladores y otro motivo de roces en la interna con la UCR.

A nadie que conozca de tradiciones parlamentarias llamó la atención que en la sesión preparatoria de la Cámara de Diputados de Entre Ríos se haya ratificado por unanimidad al ex gobernador Sergio Urribarri como presidente del cuerpo. Es lo habitual: el presidente es elegido por el bloque oficialista y la oposición acompaña. Lo mismo hace el oficialismo con el diputado que el bloque más importante de la oposición selecciona para la vicepresidencia segunda.

Pero la mirada del grueso de la militancia de PRO –y buena parte de su dirigencia- no acepta razones de estilio parlamentario. Para ellos, votar a Urribarri como presidente de la Cámara posee un valor simbólico muy pesado para un legislador de un partido que propone el cambio. Es consentir que un dirigente con distintas denuncias por corrupción siga manejando una importante caja de fondos públicos.

En el partido
El voto de los cuatro diputados del PRO por Urribarri fue motivo de reproches en la reunión que el sábado siguiente a la sesión preparatoria tuvo la Mesa Directiva provincial del partido. Hubo presencia de autoridades departamentales y estuvo abierta a la participación de afiliados al PRO que quisieran intervenir en el debate político posterior al tratamiento formal de los asuntos partidarios.

Ayelén Acosta, Martín Anguiano, Joaquín La Madrid y Esteban Vitor, recibieron reproches además en las redes sociales los días posteriores a la preparatoria del miércoles 14 de febrero. Y también en distintos espacios de opinión, como el de los comentarios de lectores de Página Política, por no haber marcado una diferencia en la votación.

Lo único que pasó en ese sentido fue que Acosta y Vitor aclararon, en la votación nominal, que daban su apoyo a Urribarri “por una razón institucional”. La Madrid y Anguiano, en cambio, no dijeron nada. Lo que no quiere decir otra cosa que una ausencia de coordinación entre los cuatro para darle alguna forma a su disidencia.

En la reunión de bloque previa a la sesión, toda la discusión pasó por la irresuelta definición de la presidencia de la bancada.

Si hubieran atisbado el costo interno que pagarían, los diputados macristas tal vez hubiesen acordado al menos un gesto común. Pero en ese momento no había mucho margen para un voto en contra.

Las “razones institucionales” tienen mucho de materiales, vinculadas con decisiones que toma la presidencia sobre el presupuesto general de la Cámara. Además del riesgo de alterar la armonía en este plano entre oficialismo y oposición, un voto en contra de Urribarri de parte de los cuatro diputados de PRO hubiera dado cuerpo a las versiones de ruptura en Cambiemos, ya instaladas en la opinión pública por las noticas sobre las dificultades para acordar la presidencia de bloque, que oportunamente dio cuenta Página Política.

También hubiera situado públicamente una discusión que la mayoría de la dirigencia no tiene muchas intenciones de dar, en torno a qué rol opositor debería tener Cambiemos en esta etapa.

Claves

diputados + Interna PRO + Cambiemos + Vitor + Acosta + La Madrid + Anguiano +