La cláusula que le dio aire a la interna

Un artículo en la reforma a la Ley Castrillón, que permite a los candidatos a intendente pegar con más de una fórmula, alimenta las perspectivas de la interna. En el oficialismo, todo suma para Urribarri en un cuarto oscur

Quienes son precandidatos a distintos niveles, o estuvieron más o menos cerca de la cocina de la reforma política, aseguran que era “lo esperado” que se habilite a los aspirantes a intendente a pegar con una, dos, tres fórmulas. Pero que tal cláusula entre en vigencia, tras la promulgación de la reforma a la Ley Castrillón de internas abiertas y simultáneas, tiene importantes implicancias en los armados y perspectivas del oficialismo y la oposición.

En el caso del oficialismo, es difícil hacer una estimación más o menos certera acerca de cuántas boletas en el cuarto oscuro llevarán el nombre de Sergio Urribarri si como todo lo indica –y como él lo afirma- será finalmente precandidato a presidente.

Hay, al momento, cinco precandidatos a gobernador. Aun pensando que no lleguen todos al proceso de las PASO, habrá que imaginar que con la cláusula mencionada en plena vigencia lo previsible será que la mayoría de los precandidatos a intendente intenten pegar con más de una fórmula. ¿Por qué no? ¿Por qué perder presencia en una boleta? ¿Por qué encorsetar una propuesta municipal a una sola fórmula pudiendo ir con dos o tres? ¿Con qué motivo si, hasta el momento, no ha surgido ningún asunto en debate, ningún punto ni ideológico ni programático que marque diferencias entre los aspirantes a suceder a Sergio Urribarri? ¿Por qué si todos se ocupan de abrir sus discursos con una alusión a la postulación presidencial del mandatario entrerriano?

En este contexto, no se ve por qué, por ejemplo, José Carlos Halle no pueda pegar con Adán Bahl pero también con Gustavo Bordet, con Juan José Bahillo, con Marcelo Bisogni. Por qué no con Julio Solanas incluso, con quien ha sabido “limar asperezas”. Allí no más, cuatro boletas distintas, todas con el nombre de Urribarri encabezando la papeleta.

De igual modo puede presumirse que puede pasar con Leonardo Centurión, con Daniel Elías, con Ariel De la Rosa. Tal vez sea más difícil pensarlo en el caso de la intendenta Blanca Osuna, si finalmente fuera por otro mandato, o con Gastón Grand. De antemano puede suponerse que pegarían con Bordet y con Solanas, respectivamente, -y con Urribarri por la Presidencia, por supuesto-, aunque de antemano no puedan descartarse más opciones. ¿Cuántas boletas van ya?

¿Cuantas más si los precandidatos urribarristas para la banca en el Senado del departamento Paraná son más de uno?

El escenario no es distinto en Concordia, con eventuales postulaciones de Mauro Urribarri, de Enrique Cresto, de Ángel Giano, aspirantes a la intendencia, con la única variable distinta de que una posición del hijo del gobernador terminaría por leerse como una postura de su padre.

En suma, la cláusula abre las expectativas de la interna. En el mar de las especulaciones y las indefiniciones, quienes intuyan no correr con el caballo del comisario podrán poner a jugar lo que tienen, sin “comprometer” a nadie en una adhesión exclusiva de boletas que suponga riesgos.

“En el peronismo vamos a ir todos juntos, uno encima del otro, como mejor nos podamos acomodar, pero vamos todos”, graficó la situación un aspirante a la intendencia. Todos, sumando para Urribarri.

Así parece que será. Un escenario sólo posible en una interna en la que no se ha puesto ninguna cuestión en debate, donde no hay diferencias en el discurso y lo que se dirime es, exclusivamente, la distribución de espacios de poder en el peronismo, a partir de diciembre.

Claves

Halle + Bahl + Urribarri + Blanca Osuna + Centurión + Grand + Ley Castrillón + Solanas + Bordet +