La Constitución entrerriana que se incumple y la tribuna

A una década de la reforma constitucional no se reglamentó el tema que tiene entretenida a la política por estas horas. Un proyecto de ley propone prohibir en la provincia la designación de parientes del gobernante, una tradición de la comarca. Casos concretos, el tratamiento de los medios y un poco de historia.

La semana comunicacional de verano encontró una vedette: el nepotismo. La iniciativa fue impulsada por el gobierno nacional durante la polémica con el ministro de Trabajo, Jorge Triaca, luego de que los principales columnistas de los diarios oficialistas machacaran el fin de semana sobre la necesidad de que el funcionario dé un paso al costado. Jaime Durán Barba le encontró la vuelta. Instaló al tope de la agenda el nepotismo. Enseguida las hermanas del ministro cuestionado dieron un paso al costado de los cargos que ocupaban.

El nepotismo en Entre Ríos, o la costumbre de que familiares integren un gabinete o se conviertan el colaboradores del gobernante, tiene tradición en la comarca y en los principales partidos. Humberto Varisco designó a su esposa Magda Mastaglia, quien aún sobrevive en la función pública como secretaria de Cultura en la gestión de su hijo Sergio. En la actualidad, Humberto hijo y la hija del intendente, Lucía, forman parte de la gestión local. Julio Solanas, al frente del Departamento Municipal, nombró a su hermano Raúl. José Carlos Halle hizo lo propio con Rosario Romero. Sergio Montiel, Jorge Busti y Sergio Urribarri continuaron la tradición con hijos y esposas. La de Gustavo Bordet, Mariel Ávila, aunque participa de la gestión, no tiene cargo. Siguen las firmas.

¿El nepotismo es un problema de la política?

En la Convención Constituyente de 2008, Entre Ríos incorporó un artículo a la carta magna. Fue un proyecto de la expresión minoritaria de aquel proceso. Lo impulsó Martín Acevedo Miño, de Recrear. Hubo otra propuesta de la Coalición Cívica.

En la sesión del 15 de abril de ese año se aprobó, en el pleno, el artículo 12: “Todos los habitantes son admisibles a los empleos públicos provinciales, municipales o de otros organismos en los que tenga participación el Estado, sin más requisito que la idoneidad, sin perjuicio de las calidades especiales exigidas por esta Constitución. Sólo serán designados y ascendidos previo concurso que asegure la idoneidad, la igualdad de oportunidades de los aspirantes y la no discriminación. En ningún caso, las razones étnicas, religiosas, ideológicas, políticas, gremiales, sexuales, económicas, sociales, fundadas en caracteres físicos o de cualquier otra índole, serán motivo para discriminar o segregar al aspirante. La Ley determinará las condiciones de concurso para los ingresos y ascensos y establecerá los funcionarios políticos sin estabilidad que podrán ser designados sin concurso. No podrán incluirse entre éstos los cargos de directores de hospitales y directores departamentales de escuelas”.

A una década de la puesta vigencia de la nueva carta magna, los mandatos constitucionales no se respetan en buena medida por la inoperancia de la Legislatura en no dictar leyes reglamentarias, lo que transforma las cláusulas transitorias en eternas. Es el caso del nepotismo. No hay ley, porque precisamente no hay norma que regule el ingreso o ascenso en el Estado. El Régimen Jurídico Básico, es el anhelo de ATE, aunque esto no alcanza al gabinete político.

El diputado de Cambiemos, Esteban Vitor, propuso a través de un proyecto de ley prohibir la designación en el Estado entrerriano a personas que mantengan alguna relación de parentesco por consanguinidad o adopción, en línea recta (ascendiente o descendente) en cualquier grado y en línea colateral hasta el cuarto grado; del cónyuge o conviviente. Si se aprobara en el ámbito municipal, crecería la desocupación en el interior.

El debate en la Convención Constituyente que sesionó en el salón del Consejo General de Educación tuvo discursos atendibles y sinceros sobre el tema. A la idea de que el nepotismo supuestamente degrada la política se interpuso el argumento de la confianza del gobernante depositada en un familiar. Julio Federik interpeló a sus pares en el recinto preguntando si algunos de los presentes se convertía en gobernador y su persona de confianza o compañero de ruta en la política era su hermano estaría incurriendo en un delito en caso de ser designado funcionario. Radicales y peronistas, que estuvieron en el poder, asintieron, pero todos votaron para la tribuna. Con los argumentos de Federik cuesta no imaginarse que en caso de que Nadia Burgos y Luis Meiners, en caso que cualquier llegue a la Gobernación, el otro no forme parte del gobierno en un lugar expectante. Ambos son pareja.

¿El nepotismo es un problema de la política? La cláusula, que el Presidente aplicó por decreto, tuvo más relevancia en los medios nacionales que otro decreto: el de corregir una ley para permitirle a los familiares del jefe del Estado y funcionarios a blanquear dineros que estaban en paraísos fiscales.

Claves

Nepotismo +