La Justicia se interpuso en el futuro político de Etchevehere

Al ministro se le presenta un futuro complicado para sus aspiraciones electorales. Pesan sobre él denuncias en las que se lo acusa de haber cometido delitos graves. El hombre que se dio el gusto de la mano de Macri y que era visto como la contracara del radicalismo en Cambiemos de cara al 2019.

Luis Miguel Etchevehere tiene pretensiones políticas. Las tuvo siempre y Mauricio Macri, su amigo personal, le dio el gusto. Lo convirtió en ministro de Agroindustria de la Nación, pese a recomendaciones de un ruralista taquillero de esta comarca.

El actual funcionario tuvo la peor de sus semanas sobre el final del 2017. Aparte de quedar expuesto por el auto cobro del “bono compensatorio” de 500 mil pesos que le otorgó la Sociedad Rural Argentina (SRA) y que luego integrantes de la comisión directiva reclamaron su devolución, Etchevehere fue atrapado por pesquisas que lo tendrán en los próximos meses en las primeras planas de las páginas judiciales.

Para peor, todo lo acontecido aparece como el comienzo de una saga. El ministro tiene 17 causas en su contra tanto en el fuero civil y comercial como en el penal, en la Justicia ordinaria y Federal. El principal expediente que lo tiene como denunciado lo originó su hermana Dolores, lo que despeja cualquier maniobra política o partidaria.

La mujer denunció a su familia (hermanos y madre) por vaciamiento de empresas. La semana pasada el fiscal Alejandro Cánepa solicitó información en oficinas de algunas de las empresas y en su domicilio materno y lo llamó a indagatoria. El ministro cerró el año entregando información a la Justicia por una causa en la que se le imputan delitos graves. Paréntesis: como si fuera poco, el hombre también aparece entre los contribuyentes que estafaron al fisco en la causa ATER por las compensaciones móviles.

El nombre del funcionario estuvo el último tiempo en la agenda de Macri como referente de Cambiemos (más visto como del PRO que de la UCR) para encabezar alguna propuesta electoral en Entre Ríos.

Para las elecciones legislativas, Etchevehere fue estudiado en los laboratorios de Jaime Durán Barba. La figura del ruralista tenía- según los sondeos- un alto porcentaje de conocimiento en la provincia por sus apariciones en medios masivos de alcance nacional, pero esos porcentajes daban de bruces con su imagen positiva. Este dato desechó la candidatura a diputado nacional y con la que él mismo coqueteara cuando se lo consultaba al respecto.

La designación como ministro al frente de la cartera de agroindustria despertó expectativas en el dirigente, pero ya con vistas al 2019. En algunos sectores de la UCR local leyeron la incorporación al gabinete nacional como un guiño para la Gobernación. En otros, también del radicalismo, como un candidato que evite dejar en la grilla solo a los boinas blancas.

De Etchevehere se sabrá más en los tribunales que en otro lugar. Los trabajadores de El Diario, empresa que lo tiene como accionista y deudor de salarios y aportes, tendrán al tanto a la tribuna.

Claves

Justicia y política + Etchevehere +