La reforma política despertó al peronismo

Surgieron voces disonantes en el seno del oficialismo respecto a la Boleta Única Papel. Quienes se pronunciaron tuvieron un encuentro este fin de semana largo. Romero, aliada de Bahl, el centro de las críticas por un soldado de Báez.

En los últimos días empezaron a surgir opiniones a favor y en contra de la reforma política circunscripta, hasta ahora, a la implementación de la Boleta Única Papel (BUP). Lo que era un reclamo casi unánime, pasó a ser sectorial. Aparecieron las dudas.

La BUP, que se aplica en Santa Fe, estuvo durante buen tiempo fuera de discusión y polémica. No así el voto electrónico, sistema que se ha cuestionado en varias partes del mundo, donde incluso se dio marcha atrás. Un alto espectro político y académico coincide en que es vulnerable.

La preocupación que surgió en estos días de carnaval por parte de Eduardo Jourdan y Gustavo Guzmán –con razón – es que la BUP va en contra del fortalecimiento de los partidos políticos y, por ende, en contra de lo que manda la Constitución. Y como si fuera poco – agregaron los críticos que se reunieron este fin de semana – el PJ ingresaría en un túnel peligroso de ser vaciado por cooperativas electorales de tinte vecinalistas conformadas para la ocasión. Esta advertencia la hizo Jourdan, seguramente con el anuncio de Rubén Virué, con quien tiene un diálogo cotidiano.

Fabián Rogel también planteó dudas. El radicalismo tiene mucho para decir. Es una fuerza, guste o no, que ha hecho del funcionamiento de los órganos partidarios una religión. Cualquier decisión relacionada a la vida partidaria debe ratificarla un congreso.

El funcionario nacional y ex convencional fue a la Justicia para peticionar por la inconstitucionalidad de un artículo de la Lay Castrillón por impedir la integración de las minorías establecidas en la carta orgánica de la UCR. La ganó. No hubo un solo peronista que recoja esa jurisprudencia.

¿Qué sucedió en el PJ durante estos 10 años de vigencia de la Ley Castrillón? Silencio y al que no le gustó tuvo que pegar el portazo.

Lo más democrático que hubo en la última década ocurrió en 2011 cuando se estableció un método novedoso para elegir el orden en la lista de diputados poniendo cada uno de los elegidos por Sergio Urribarri su nombre en un papel y luego volcarlo en una bolsa para ser sorteados. Ocurrió. No es literatura.

El futuro de la Ley Castrillón/anti Julio Solanas que pergeñó Jorge Busti para convertirlo a Urribarri en gobernador sin mayores inconvenientes a cuesta de sepultar las internas territoriales es lo que realmente evaluará el impacto de la reforma política. ¿Se la volverá a emparchar? ¿Se la derogará? No se sabe. Sin cambios respecto a esa norma no habrá reforma de fondo. En todos estos años, la ley produjo dos grandes quiebres en el peronismo: la Lista 100 (donde tributó Guzmán) y el Frente Entrerriano Federal (en el que participó y fue candidato Jourdan). Antes sobraba, ahora falta.

Contra Romero

Guzmán fue el primero en salir a cuestionar la reforma, en rigor la BUP. Aprovechó la volada para cuestionar en duros términos a Rosario Romero, que se convirtió en la vocera de la iniciativa que impulsa Gustavo Bordet.

Cuando el diputado provincial fue elegido presidente del PJ Paraná, en este sitio se contó por qué Guzmán era un soldado de Pedro Báez y no de Adán Bahl, a quien se le adjudicó el armado de la lista de consenso para conducir al peronismo local.

La principal aliada de Bahl en Paraná es Romero. Y la primera envestida contra la ministra de Gobierno llegó por parte de Báez. La reforma política fue por estos días un tema por el cuál asomaron diferencias internas que el planteo sobre la crisis de representatividad de la política a través de los partidos.

También podría estar sonando de fondo una música de fondo ya conocida: la interna de Paraná.

Claves

internas PJ + Jourdan + Reforma política + Guzmán + Bahl + Báez +