La UCR debate en congreso su nueva realidad política

El análisis de la situación política y el rol de la UCR en Cambiemos serán temas ineludibles del cónclave que sesionará en marzo. Además, podría tratarse la demorada reforma de la Carta Org&aac

La Unión Cívica Radical retoma lentamente la rutina institucional partidaria, tras el triunfo de Cambiemos en diciembre. No hay línea interna partidaria que boicotee la alianza con el PRO. Todo lo contrario. Las consultas entre la dirigencia derivan siempre en lo mismo: la apuesta es fortalecer Cambiemos. De todos modos, la decisión que prima es la de hacerlo desde el sello radical y desde sus ámbitos partidarios.

Así surgió de la reunión que este martes tuvieron en la casa de calle San Martín la Mesa del Congreso partidario y el Comité provincial. El encuentro debiera hacerse en marzo. La fecha quedó a definir por parte de la mesa pero será hacia fines de ese mes y evitando coincidir con la Semana Santa.

Afirman que será “un congreso eminentemente político” en el que los radicales debatirán la situación nacional que los encuentra en el poder aunque en un papel secundario en un gobierno de Mauricio Macri.

También hablarán, sobre todo, sobre la realidad provincial que ha cambiado sustancialmente desde 2003 a la fecha con 27 de los 29 intendentes de Cambiemos; con los presidentes de bloque en ambas cámaras de la Legislatura; y con expectativas todavía frustradas respecto de ocupar puestos claves en organismos nacionales con dependencias en la provincia.

Al momento, desde el PRO, la explicación es que aún hay áreas a cargo de funcionarios kirchneristas que tienen contratos hasta bien avanzado el año. Mientras, los nombramientos que se han hecho, no colmaron las expectativas del partido radical. Entre paréntesis: stá planteada, para los próximos días, una reunión con el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, que desde el armado de listas de Cambiemos para acá no ha cesado de ganar preeminencia en el escenario político entrerriano.

Se intentará otra vez que el congreso pueda también avanzar en la reforma de la Carta Orgánica partidaria, largamente demorada en la vida institucional de la UCR. Entre otros temas en juego, está el modo en que se debe armar la lista de candidatos a diputados provinciales (cláusula casi siempre violentada en función de las alianzas); el piso alto de votos (el 66%) en una interna para ser candidato a ser reelecto en el mismo puesto; y la integración del Congreso partidario.

Otro contexto

Fines de marzo, algún sábado, probablemente el 19. Será el momento para que el máximo organismo partidario de la UCR vuelva a sesionar.
El escenario es sustancialmente otro del que se dio la última vez, hace casi un año, el 28 de marzo de 2015. El radicalismo se reunía ese día en San Salvador para ratificar, por mayoría, la alianza con el PRO dispuesta por la Convención Nacional que había deliberado cuatro meses antes en Gualeguaychú sellando la suerte radical para el período institucional que se inició en diciembre de 2015.

En aquel congreso, quedaba en minoría otra moción que propiciaba una redacción más laxa. En concreto, intentaba abrir la puerta, además, a la negociación con el espacio político de Sergio Massa.

A esa altura, ya nadie ponía en discusión otra opción electoral que se desplomó a muy poco de levantarse: el Frente Amplio UNEN que intentó una coalición orientada hacia la centroizquierda, con eje en la UCR y con el socialismo como principal socio.

Está claro que ha pasado mucha agua bajo el puente. La nueva realidad, sustancialmente otra, será motivo de debate para el próximo cónclave partidario.

Claves

UCR +