Los cambios en el gabinete serán graduales

Es un hecho en Casa de Gobierno. Se lo insinuó el Gobernador a Página Política. No hay precisiones y una consigna se impuso este domingo: no habrá caza de brujas. Lo que viene.

El miércoles 23 de agosto en un encuentro que no se difundió y que Página Política dio a conocer, Gustavo Bordet anunció, tajante, que si se perdía en las elecciones de este domingo les pediría la renuncia a todos. Fue, claro, una puesta en escena y una reacción espontánea al calor de los resultados.

La derrota fue más profunda de lo pensado. Se perdió por 15 puntos y el frente Somos Entre Ríos apenas se impuso en Feliciano, Federal e Islas. Paréntesis: A Rogelio Frigerio la aplastante ola amarilla no lo empujó para imponer a Cambiemos en su domicilio electoral.

Si el enojo del Gobernador en aquel miércoles fue por haber perdido por cinco puntos, estas horas lo debe tener aún más mufado, según la lógica. Sin embargo, el mandatario tuvo palabras de agradecimiento al militante y al funcionariado en general en la sede del PJ, donde instaló el bunker central y reconoció ante los periodistas la derrota minutos después de las 20. El velorio estaba anunciado en las encuestas de la última semana. Un repaso por la geografía nacional lo comprueba, encorsetando algunas excepciones, como los Rodríguez Saa en San Luis.

Página Política lo consultó por posibles cambios en el gabinete y la respuesta fue que los mismos se darían, pero evitó pegarlos a los resultados que se procesaban por esas horas aciagas. La respuesta de Bordet, sin detalles, es ratificada en Casa de Gobierno por estas horas. Habrá cambios. El Gobernador no quiere hacer de los próximos días una caza de brujas. Lo de este domingo lo enrola en la inapelable ola amarilla y en el marco de un proceso de hartazgo de un sector de la sociedad a ciertos liderazgos y repetición de nombres a lo largo y ancho del país. Pero los cambios están en carpeta y serán graduales.

La reforma política asoma como la herramienta para encarar un 2019 que se ve con profundas dificultades, pero con un elemento que esperanza al mandatario: el hartazgo no intoxicó su imagen. Lo que viene – o por lo menos es lo que está en carpeta - es una nueva construcción.

Claves

Lo que viene + Bordet +