No estaba previsto que ATE quede en manos del sindicalismo opositor

Urribarri en Casa Gris, Pelandino en ATE. Con esos actores en la mesa de negociaciones, caminó en los últimos casi ocho años la realidad estatal. Pero la elección marcó que ha cambiado el viento: será el ala

Del 2007 al 2015. Han pasado casi ocho años en que la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) estuvo a cargo de la agrupación Verde y Blanca “Unidad Federal”, liderada por Miguel Pelandino. Y en Casa de Gobierno el dueño ha sido Sergio Urribarri en todo ese lapso.

La relación con los estatales –con ATE y con UPCN del diputado oficialista José Allende- ha sido más que pacífica a lo largo de este tiempo. Hubo una conducción dialoguista que logró algunas cosas en el marco de las paritarias, a la vez que fue haciendo acuerdos salariales, cuestionados a veces por los magros aumentos, escalonados.

En línea con la tradición que ha tenido ATE, el gremio fijó postura respecto de algunas políticas públicas, más allá de lo salarial. Pero en general, en los últimos años, lejos del ojo crítico a algún lineamiento político, se levantaron consignas compartidas con el gobierno provincial, con la agenda oficialista.

Por eso, ATE fue, por ejemplo, la base social que defendió la denominada “reforma tributaria” que tenía por consigna “que paguen más los que más tienen” con una serie de ítems para una recaudación que hiciera posible un incremento para los estatales.

A poco de andar, se dio marcha con la polémica norma, en el aspecto más progresista que tenía que ver con la aplicación con ingresos brutos a industriales y al campo. Los industriales lograron, poco tiempo después de la sanción de la celebrada norma, que se los eximiera. Y el campo, en el marco de su virulenta protesta, hizo levantar el piso del monto no imponible del tributo de 4 a 6 millones este año y de 6 a 8 millones el año próximo.

Los reclamos, sostenidos en distintas áreas de la administración del Estado como Salud, por ejemplo, han sido motorizados por sectores críticos a la conducción de ATE en la mayoría de los casos, sectores críticos que ahora, liderados por Oscar Muntes, asumirán la conducción del gremio el 6 de noviembre.

Así surge de las elecciones que ganó Muntes, secundado por el municipal Francisco Garcilazo en la lista Verde Unidad “Anusate”. En el espacio es clave el aporte de la Corriente Clasista y Combativa (que partidariamente se asocia con el PCR- PTP) que lleva, entre otros dirigentes, a Esteban Olarán y Víctor Sartori.

Enfrente se ubicó el candidato para la continuidad, Osvaldo Blanco, secundado por José Telias.

Datos

Este lunes estaría el escrutinio provisorio. Mientras, los datos que aportó la lista ganadora son los siguientes:

Uruguay: 867votos Lista Verde Anusate; 193 votos Lista Verde y Blanca
Diamante: 315 votos Lista Verde Anusate; 98 votos Lista Verde y Blanca
Islas: 85 votos Lista Verde Anusate; 118 votos Lista Verde y Blanca
Feliciano: 78 votos Lista Verde Anusate; 92 votos Lista Verde y Blanca
Paraná: 795 votos Lista Verde Anusate; 913 votos Lista Verde y Blanca
Villaguay: 75 votos Lista Verde Anusate; 300 votos Lista Verde y Blanca
Nogoyá: 44 votos Lista Verde Anusate; 170 votos Lista Verde y Blanca
La Paz: 316 votos Lista Verde Anusate; 170 votos Lista Verde y Blanca
Concordia: 550 votos Lista Verde Anusate; 850 votos Lista Verde y Blanca
Federal: 208 votos Lista Verde Anusate; 229 votos Lista Verde y Blanca
Gualeguay: 155 votos Lista Verde Anusate; 168 votos Lista Verde y Blanca
Gualeguaychú: 452 votos Lista Verde Anusate; 52 votos Lista Verde y Blanca
Colón: 554 votos Lista Verde Anusate; 19 votos Lista Verde y Blanca
San Salvador: 35 votos Lista Verde Anusate; 89 votos Lista Verde y Blanca
Victoria: 344 votos Lista Verde Anusate; 67 votos Lista Verde y Blanca
Federación: 113 votos Lista Verde Anusate; 228 votos Lista Verde y Blanca
Tala: 22 votos Lista Verde Anusate; 154 votos Lista Verde y Blanca
San Jaime: 9 votos Lista Verde Anusate; 21 votos Lista Verde y Blanca
Bovril: 15 votos Lista Verde Anusate; 87 votos Lista Verde y Blanca.

Sorpresa

Referentes de los dos espacios, afirman que no se esperaba el resultado de la elección. Sobre todo, el impacto fue en el oficialismo gremial.
Sobre todo, porque se contó con algunas ventajas. Un par de días antes de la elección, Pelandino fue parte del anuncio del pase a planta de mil agentes, junto al gobernador Urribarri que se jugó al micrófono, en el acto, en favor de su sector, ante la inminencia de la elección.

Unos días antes, además, ATE se dio el lujo de presentar la promesa del Estado provincial de construir 74 viviendas para afiliados de Concordia, Villaguay y Gualeguay. Pero no alcanzó.

La derrota del oficialismo de ATE también se dio a nivel nacional. ATE nacional seguirá en poder del sector identificado con Víctor De Gennaro (candidato a presidente de Unidad Popular) y Pablo Micheli. Fue otro golpe para Pelandino que fue compañero de fórmula del candidato a secretario General derrotado, el jujeño Fernando Acosta.

CTA Entre Ríos

La elección de ATE tiene, además, su impacto en la realidad de la CTA, también fracturada en Entre Ríos.

El festejo de Anusate fue el festejo de la denominada CTA Autónoma que tiene a Olarán como secretario General. Allí conviven con la agrupación Rojo y Negro de la Agmer.

La otra expresión de la CTA, la más cercana al kirchnerismo con Hugo Yasky a nivel nacional y el estatal Luis Gálligo como titular de la organización den Entre Ríos, se verá seriamente golpeada. Sus dos patas más firmes son las conducciones provinciales de ATE y de Agmer. A partir de noviembre, la CTA Yasky se asentará casi exclusivamente en el gremio docente.