No hay señales de interna en Cambiemos

Aunque la interna radical de Entre Ríos está caliente, no hay planteos firmes para saldar las diferencias en las PASO. Lo central: no se observan acuerdos para unificar candidato entre las facciones que estarían quedando fuera de la lista única.

A dos días de la presentación de candidatos para las elecciones legislativas no se atisban en Cambiemos de Entre Ríos señales firmes de una posible competencia interna en las PASO.

La razón central que define este escenario es que los sectores del radicalismo que estarían quedando fuera de la lista única no consiguen ponerse de acuerdo en sostener un candidato único, como lo ha hecho la corriente Illia con Atilio Benedetti.

Sobre el final del proceso, se ha consolidado un esquema que se manejaba desde un principio: el primero de la lista sería el radical Benedetti. El segundo lugar sería para una mujer del PRO y desde Paraná se impulsa a la diputada Ayelén Acosta, aunque no es el único nombre dentro del macrismo.

Para el tercer lugar hay una decena de dirigentes anotados y menos certezas que con Benedetti en el primer lugar, aunque parece quedar claro que es para un radical. Atrás habría quedado la idea de completar los lugares expectantes de la lista con una pata peronista.

Es que lo que está resolviendo el armado de Cambiemos es la interna radical, el principal partido de la coalición en el distrito.

Cualquier cosa que se diga por estas horas puede perder vigencia de un momento a otro. Pero con el paso de los días se ha ido asentando un idea sobre la que se producirá el cierre de listas este sábado a la noche: es muy difícil imaginar una pelea interna.

No hubo lanzamientos lo suficientemente potentes y decididos como para suponer que estarían dispuestos a dar pelea incluso a una lista oficial.

Entre la docena de nombres en danza hay de todo, menos dirigentes con ganas de enfrentarse al gobierno nacional. Tampoco se ve a nadie dispuesto a pagar un costo tan alto –simbólico y material- con el sólo propósito de posicionarse políticamente.

Resistencias
Si todos preferirían una lista de consenso –o, lo que es casi lo mismo, a nadie le estaría conveniendo una interna- las tensiones se resumen en el armado de la lista única que, como tal, dejará a muchos disconformes, tomando en cuenta que no son más de dos los posibles lugares expectantes para la UCR y que los anotados en la carrera superan la docena.

Nadie puede afirmar hoy cómo terminará la historia, pero un ejercicio que puede arrojar presunciones sobre quiénes tendrían más chances de integrar la lista única consiste en observar quiénes son los dirigentes/candidatos que patalean por estas horas.

Los que están resistiendo el esquema de armado son, por un lado, el conjunto de dirigentes que vienen anunciando hace tiempo el lanzamiento de una nueva línea interna, entre los que se cuentan Sergio Varisco, Luis Kirpach, Raymundo Kisser, Rubén Villaverde, con nombres que se proponen para la lista como Gracia Jaroslavsky, Marcelo López, Carlos González, Eduardo Solari, sin que ninguno de ellos se imponga sobre el resto como para convertirse en candidato del sector.

Por otro, el denominado “grupo de los intendentes”, que en rigor no opera como una línea interna, pero del que ha surgido el nombre de Jorge Lacoste. Aunque tampoco aquí hay consenso.

El mapa radical se completa con el sector que lidera Fabián Rogel y que lo tiene a él mismo como candidato, con un perfil bajo y una actitud de suma mesura en la discusión interna.

Claves

Elecciones 2017 + Cambiemos + Interna UCR +