Otro frente en la relación Nación-provincia: la Ley de Salud Mental

Las reformas que se impulsan a la instrumentación de la norma provocaron una rápida reacción de organizaciones sociales, gremiales y políticas. También del gobierno de Bordet, a través de la ministra Velázquez. Hubo una asamblea en defensa de la ley. Participó edil de Cambiemos que rechaza los cambios.
La próxima Asamblea será en Plaza 1° de Mayo.

Asoma un nuevo frente en la relación entre Nación y provincia. Ahora, a raíz de la difusión por parte del gobierno nacional del anteproyecto de decreto que modifica de raíz el paradigma que ha dado a luz la Ley de Salud Mental, de reciente aplicación plena en Entre Ríos.

En este marco, por un lado, organizaciones profesionales, representantes de las universidades públicas, referentes gremiales y políticos se convocaron en asamblea, el miércoles en la Facultad de Trabajo Social. Allí se planteó un plan de acción con medidas concretas de rechazo a los cambios, junto con la convocatoria a un nuevo encuentro previsto para el miércoles próximo, a las 19, en Plaza 1° de Mayo.

Por el otro, rápidamente hubo una respuesta oficial de parte del gobierno de Gustavo Bordet, a través de la ministra de Salud, Sonia Velázquez, y el equipo de la Dirección de Salud Mental de la provincia que encabeza Carlos Berbara.

La asamblea se inició con la lectura de los documentos alusivos al conflicto que se inicia. Hubo un texto de la Asociación de Usuarios, Familiares y Amigos de la Salud Mental; otro del Órgano de Revisión de Salud Mental de la Provincia; y finalmente el del Ministerio de Salud, un texto extenso que desmenuza en cuatro ejes la serie de observaciones que la Provincia hace a los cambios impulsados por Nación.

En la reunión, de la que participó Berbara, se enmarcó la reforma en otras políticas en materia de salud como la instrumentación de la CUS (Cobertura Universal de Salud); se repasaron las dificultades y resistencias que se han planteado a la plena vigencia de la ley; se plantearon acciones concretas como la interpelación a los legisladores nacionales del Frente Para la Victoria y de Cambiemos para que fijen posición sobre el tema.

Se instó a “salir del ghetto” que se suele consolidar en torno a la problemática de la salud mental. En este marco, se dispuso la declaración del estado de asamblea permanente, una campaña que instaure la pregunta en la comunidad respecto del número de la ley (26.657). En pos de instalar el tema, se decidió “sacar” la asamblea próxima a la plaza.

Llanes, en la asamblea
La concejal de Cambiemos, Karina Llanes, se hizo presente en la reunión. Pidió la palabra para desentonar con la política impulsada por el gobierno nacional en materia de Salud Mental.

“Me costó venir acá, que ustedes se pregunten qué hago pero quiero expresar que estoy en contra de esto que se está haciendo. No puedo quedarme callada. No puedo hacer oídos sordos”, dijo la edil, referente del varisquismo, que sugirió que la iniciativa impugnada “es inconstitucional”.

Se puso a disposición “para llevar este debate al Concejo Deliberante” y para contactar a legisladores nacionales y provinciales para que fijen posición sobre el tema. Contó además que impulsa, por proyecto de ordenanza, la creación en la Municipalidad de Paraná de una dirección de salud mental. “No puedo no hacer nada”, insistió la edil que es tesista de la Licenciatura en Psicología en Uader. Algunas voces valoraron su decisión de participar, pero se insistió en remarcar la posición política que inspiraría los cambios impulsados por la gestión Macri.

Más sobre el tema

Claves

Gestión Macri + Bordet + NACIÓN-PROVINCIA +