Radicales y macristas hicieron las paces

En una reunión de la cúpula entrerriana de Cambiemos, de la que participó Frigerio, hubo pases de factura y algo de catarsis entre la dirigencia de la UCR y PRO. Entienden que la integración de una mesa de conducció

Fue en la noche del jueves. Mientras los intendentes de Cambiemos se reunían en el octavo piso del Hotel Howard Johnson de Paraná con el secretario de Viviendas del gobierno nacional, Domingo Amaya, el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, encabezaba una reunión política con una docena de dirigentes de la primera línea de Cambiemos de Entre Ríos.

Como anticipó Página Política, la reunión tuvo como propósito acordar la conformación de una mesa provincial de Cambiemos que le aporte organicidad al desarrollo político de la coalición en Entre Ríos. Pero no se formalizó su integración, sino que se acordó que cada partido designe sus representantes para constituirla en lo inmediato.

La dirigencia de Cambiemos no tenía una reunión de este tipo desde la campaña electoral. Y el norte planteado por todos fue reconstruir la confianza que reconocen que se vio afectada en estos primeros meses de gobierno.

Hubo críticas cruzadas entre radicales y macristas respecto a cómo se ha venido llevando la relación entre los dos principales socios políticos políticos del frente que son, básicamente, las conocidas y tienen que ver directamente con el reparto de poder.

Qué se reprochan

A la UCR ha molestado en particular la poca participación que ha tenido en la conducción de las delegaciones locales de organismo nacionales (ver apartado "Funcionarios de Macri"). Pero en PRO se entiende que ese reclamo está sobredimensionado, si se toma en cuenta los espacios institucionales que ya controla el radicalismo en Entre Ríos.

Los radicales siempre han dicho que sin el aporte de su estructura territorial, el PRO no hubiera pasado nunca de ser una expresión minoritaria y que prueba de ello es, justamente, que de las 29 intendencias de primera categoría de Cambiemos, sólo una es de PRO.

En suma, desde un sector del macrismo, cercano a Frigerio, se cree que los radicales deberían darse por satisfechos con la recuperación de poder que obtuvieron a partir del acuerdo con el PRO y que se expresa en haber más que duplicado el número de intendencias y de bancas en la legislatura.

En particular ha molestado en el entorno de Frigerio el modo en el que algunos dirigentes radicales han planteado públicamente el tema. Las diferencias en este tema se vieron con claridad en el congreso partidario del 19 de marzo que discutió el asunto. Fue muy distinto el tono que usaron, por caso, Varisco, Kneeteman o Kisser, para nombrar algunos de los seguros miembros de la futura mesa de conducción de Cambiemos.

Bajo esa mirada, destaca la posición más frontal de Kisser. Y en el PRO no dejan pasar aquellas declaraciones formuladas a principios de abril en las que se anotaba tempranamente para la gobernación.

Pero, tras la reunión, parece haber regresado la paz a las filas de Cambiemos. Según comunicó Kisser, el encuentro de este jueves “fue muy positivo”, ya que se dio el “puntapie inicial para conformar la Mesa Entrerriana de Cambiemos. Esta fuerza política, que integramos radicales, un sector del peronismo y el PRO, no es efímera ni fue ganar una elección, sino que buscamos fortalecernos para poder ir resolviendo los problemas que tiene hoy la Argentina”.

Claves

PRO + UCR + Mesa política de Cambiemos + Frigerio +