Se definen los primeros votos ante la elección de decanos y rector

Ya están las listas para la elección de consejeros estudiantiles en las 9 facultades. Son los primeros “porotos” para el tablero de la renovación de autoridades en UNER. En marzo se votan decanos, en abril el rector. El fin de la “era Gerard”. Los decanatos.

La elección de consejeros directivos estudiantiles, el 30 de octubre, tiene en esta ocasión la particularidad de impactar en la relación de fuerzas planteada para la renovación de autoridades de la Universidad Nacional de Entre Ríos.

Los estudiantes electos serán parte de los consejos directivos que voten a los decanos de las nueve facultades, en marzo del año próximo; y también serán parte de la Asamblea Universitaria que en abril de 2018 votará rector.

Las fichas terminarán de organizarse de aquí a diciembre, con la renovación de consejeros docentes, graduados y administrativos que completan el cogobierno en facultades y en la Universidad.

En busca de sucesor
Jorge Gerard cumple ya sus dos mandatos al frente del Rectorado y no tiene reelección. En un intento de alianza con los actuales decanos, busca dejar un sucesor a su gestión.

Arrancó con una acusación concreta de haber sido funcionario durante de la dictadura, y hasta el año pasado hubo denuncias que no han prosperado por supuesta malversación de fondos. Las acusaciones se enmarcaron en una serie de impugnaciones que en todo el país se sucedieron por supuestas irregularidades en convenios firmados entre el gobierno nacional y las universidades públicas.

Aun así, en años en que estuvo al frente de la Universidad hubo avances que se miden en materia de infraestructura y con el viento a favor que supuso una apuesta fuerte del gobierno nacional a la inversión en educación superior. Se cuentan, en ese repaso, el edificio nuevo de la Facultad de Trabajo Social, las refacciones en Económicas, el nuevo edificio de la Facultad de Salud, el comedor nuevo y los polideportivos de Oro Verde, Concordia y Uruguay. Además, se hicieron obras en Bromatología y hubo políticas de Bienestar Estudiantil con la promoción de becas de ayuda económica.

Políticamente, jugó en la cancha con los rectores peronistas, en el marco del Consejo Interuniversitario Nacional. Esta ala de entre el conjunto de autoridades de las universidades públicas, fijó posición ante distintos temas y desde el inicio de la gestión de Cambiemos, por caso, se embanderó entre otras con la causa del pedido de liberación a Milagro Sala. Gerard firmó documentos y hasta integró la comitiva que fue a visitar a la cárcel a la fundadora de la Tupac Amaru.
Veredas
Por supuesto, al calor de los nuevos tiempos políticos, enfrente viene reverdeciendo el tradicional radicalismo en la universidad pública. También en la UNER, de la mano del exrector Eduardo Asueta entre otros promotores.

Así las cosas, mientras Gerard busca la mejor opción entre dos decanos de perfil más independiente, aunque de su confianza, para la sucesión, enfrente también se intenta una opción.

Los nombres posibles para Gerard son el del decano de Económicas, que ya no tiene reelección allí, Andrés Sabella; o el del decano de Ingeniería, Gabriel Gentiletti que también cumplió ya dos mandatos al frente de la unidad académica.

Enfrente, Asueta conversa con los docentes -que constituyen el claustro con más peso en el cogobierno de la Universidad- para ver si se conviene un nombre para el Rectorado, iniciativa que sería alentada por la Secretaría de Políticas Universitarias del Ministerio de Educación del gobierno de Mauricio Macri. Un nombre en danza es el de otro decano que ya no puede quedarse en su puesto, Sergio Lassaga, de Ciencias Agropecuarias, de más llegada con la vereda radical del mundo universitario y que fue parte del equipo de Asueta en tiempos de su gestión al frente de la UNER como secretario de Investigaciones Científicas, Tecnológicas y de Formación de Recursos Humanos.
Por las facultades
Económicas. Suenan dos nombres para suceder a Sabella. De un lado, y de algún modo como continuidad, se menciona la vuelta al puesto de Eduardo Muani. Enfrente, arma Sebastián Pérez, un referente del CEI, espacio estudiantil que hace varios años que retiene el centro y el consejo de la facultad de calle Urquiza, casi sin disidencia. Pérez, entre los estudiantes, tendrían ventaja: el CEI es otra vez lista única para las elecciones de octubre. El grupo ha tenido a distintos referentes juveniles de los gobiernos de Sergio Urribarri y de Gustavo Bordet, como es el caso del secretario de la Juventud, Nicolás Mathieu.

Educación. Hubo dos listas para cuando llegó al decanato pero esta vez no habría quien le dispute a Gabriela Bergomás un nuevo mandato al frente de la unidad académica. Educación, junto con Trabajo Social, serán las dos únicas facultades en que habrá disputa electoral en el claustro estudiantil ya que en el resto hay listas únicas. En Educación hay tres nóminas: La Colectiva (más cercana al peronismo y a nivel nacional asociado a espacios kirchneristas), Indignados (referenciado en la izquierda del MST) y La Fede + Independientes (vinculado a la juventud comunista). También existe el FUP pero la agrupación sólo presentó nombres para el Centro de Estudiantes.

Trabajo Social. Laura Salazar lleva un sólo mandato. Sin embargo, no habría quien se oponga a la vuelta de quien fuera su antecesora, Sandra Arito. Arito fue decana a lo largo de ocho años, período en el que se logró el nuevo edificio de la unidad académica y la apertura de nuevas carreras. Quienes fueron críticos de su gestión, vieron con expectativas la llegada al decanato de Salazar pero, en buena medida, esta etapa pareció sólo ser una transición para la vuelta de Arito al decanato. En lo que refiere al claustro estudiantil, las listas son cuatro: el FUP, que tiene el centro; La Mella (grupo vinculado al feminismo y a la izquierda nacional) que viene ganando terreno en la unidad académica; Franja Morada; y la agrupación Felipe Vallese.

Ingeniería. Gentiletti no tiene chance de otro mandato. Y vio complicadas dos opciones que se había planteado para la sucesión. Uno de los nombres posibles era el de la secretaría General, Carla Mántaras, pero el problema vendría por la no titularización de una cátedra; otro nombre era el de Pedro Tomiosso, quien fuera secretario de Extensión de Gentiletti y que asumió hace un mes al frente de la Dirección General del Fondo Argentino Sectorial del Ministerio de Ciencia y Tecnología de la Nación. En la unidad académica se presentó una sola nómina, de la misma agrupación que hace varios años retiene el centro y el consejo.

Agropecuarias. Una de las opciones para el decanato, que deberá dejar Lassaga, es el de Pedro Barbagelata. Para el Consejo Directivo se presentó una sola lista, independiente, que se llama Resiliar.

En la otra costa. También se han presentado las listas para las unidades académicas de la Costa del Uruguay. Hay una sola lista, independiente, para el claustro estudiantil de la Facultad de Ciencias de la Alimentación; Franja Morada (brazo del radicalismo en la Universidad) es lista única en Administración y en Bromatología; en Salud, los estudiantes se representan en la agrupación denominada La Renovadora que se presentó como única opción para el Consejo.

Claves

UNER + Universidad +